El abogado del endoscopista dice que Débora Pérez Volpin

El abogado del endoscopista dice que Débora Pérez Volpin "no estaba sana"

El abogado del endoscopista dice que Débora Pérez Volpin "no estaba sana"

Isaac Churba, el abogado de Diego Bialolenkier, el endoscopista que atendió a Débora Pérez Volpin antes de su muerte, aseguró que Débora "no estaba sana" y que su cliente no es culpable de su muerte.

Aunque el silencio de Diego Bialolenkier, el médico gastroenterólogo que le estaba realizando la endoscopía a la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin (50) cuando murió en el Sanatorio de La Trinidad, sí habló su abogado, quien no dudó en asegurar que su cliente es inocente y que la muerte de Pérez Volpin se produjo porque "no estaba sana".

"Como cualquier ciudadano común, el endoscopista tiene que buscar un abogado de confianza, lo que le llevó 48 o 72 horas", dijo Isaac Churba respecto a por qué el hombre no se autoimputó como sí hizo la anestesista, y se mantuvo en silencio hasta el momento. En concordancia con lo que ya había dicho la clínica, que habló de una "hepatitis fuerte" entre otras afecciones que aquejaban a la periodista y legisladora, el abogado insistió con qué ella "no era una persona sana". 

"Se lleva a cabo la endoscopía, que dura cinco minutos, y en el momento en que él llega al órgano que quería estudiar, le avisan que se produce una descompensación de la paciente. En consecuencia, él sale inmediatamente para que se empiecen las tareas de compensación y reanimación. Como él sale de urgencia, porque empieza a producirse una pérdida de saturación de oxígeno, no se detiene a sacar fotos. Normalmente, según los endoscopistas, algunos toman imágenes desde el inicio y otros toman en el momento que ya insuflaron el órgano y lo distienden, que es cuando tienen mejor posibilidad de hacerlo. [...] Las posibilidades de dañar [un órgano] son absolutamente remotas. Incluso, la pinza que va por adentro que es la que se usa para biopsiar cuando se encuentra alguna lesión que pretende analizarse, también es absolutamente flexible. Con lo cual, también con la pinza es remota la posibilidad de lesionar. Ahora, si hubieron lesiones previas al estudio, esto no lo sabemos, es todo presuntivo. Lo que se viene hablando es conjetural", aseguró. "La paciente no estaba sana, porque si no, no la dejan internada. Si la dejan internada, le ordenan exámenes de laboratorio y exámenes por imágenes, como resonancia, tomografías, y aún así no logran llegar a un diagnóstico y en consecuencia piden una intervención más invasiva, que es la endoscopía, es porque encontraron alteraciones y una patología que así lo requería", indicó.

Además, expresó que Bialolenkier estuvo en shock tras esa muerte el día martes, y que aún no volvió a ejercer, aunque aclaró que "no hay ninguna medida del sanatorio que le impida ir a trabajar". Sobre por qué el gastroenterólogo cerró sus redes sociales, el letrado dijo no saber las causas pero expresó que le parece "lógico", "para proteger a su familia de los ataques, ante tantas conjeturas". "Débora Pérez Volpin era muy querida. Eso genera mucha ansiedad. Pero hay que ser claros y esperar. Lo que se diga, hasta hoy, son conjeturas", sostuvo.

Finalmente, el abogado señaló que su cliente "tiene más de mil endoscopías hechas, sólo en el marco de La Trinidad" y lo calificó como "un endoscopista experto". "El no siente que su práctica haya tenido alguna incidencia o posibilidad de haber terminado en este desenlace", concluyó.

 

Con información de Clarín y La Nación

El abogado del endoscopista dice que Débora Pérez Volpin "no estaba sana"