Las confesiones de Daniela Herrero

MÚSICA

Las confesiones de Daniela Herrero

Las confesiones de Daniela Herrero

La cantautora Daniela Herrero desembarcará el próximo viernes, a las 21, en el reducto porteño de La Trastienda con las canciones de su nuevo álbum "En un segundo", que marca un punto de inflexión en su trayectoria desde lo sonoro y la muestra en la etapa más madura de su carrera artística.

El show en la sala de Balcarce 460, segundo en Capital Federal luego de que presentara este sexto álbum en el ND Teatro, contemplará también un recorrido renovado por discos anteriores y covers con invitados especiales, entre los que se cuenta a Luciano Napolitano.

"Compuse este disco muy segura de lo que estaba haciendo y con un proceso muy artesanal. Empecé a idearlo en casa, tiene esa cosa hogareña y grabaciones caseras que se sumaron a lo que grabamos en un estudio. Es un disco diferente a los que hice. Tiene mucho carácter", expresa Herrero sobre las canciones que no repiten su fórmula.

En tal sentido, "En un segundo" combina el sonido moderno de la programación con elementos más tradicionales y orgánicos como el ukelele e instrumentos africanos, y se consagra en la trayectoria musical de Herrero como el tercer disco independiente de su discografía y el primero con ella al mando de la producción.

"Depende del momento de cada uno. Mis discos son un reflejo de distintas etapas, tienen esa personalidad. A mí me gusta todo, no soy prejuiciosa con los géneros, me gusta mezclar. 'En un segundo' resume todo lo que estuve haciendo, y esa mixtura de estilos es lo que lo hace distinto", afirma sobre esta puesta musical que relega el sonido crudo, tornándose por momentos más latino y por otros, más folk.

"En este plan independiente puedo llevar las riendas de mi camino y no tengo que lidiar con todas esas presiones y fechas que te impone el medio. Una empieza a querer otras cosas y a avanzar a su propio ritmo. Aunque no descarto la posibilidad de sacar un disco con una multinacional", contextualiza la cantautora, de 31 años, que desanda el camino de la autogestión desde sus 24.

"Me siento más realizada haciendo un disco a pulmón. A veces pasa también que los otros no quieren apostar a lo que vos querés, y cuando no es compatible, no sirve", profundiza Herrero sobre los pro y contras de su elección, y añade: "De esta manera se hace todo más a consciencia. Es importante trabajar una canción para que sea lo más universal posible porque es la música que a mí me gusta escuchar, sino haría otro tipo de música y no la editaría nunca".

En tal dirección comenta, sobre el sentido comercial de la música: "Hay que darle tiempo a las cosas y más viniendo del arte. Comprendo que la parte comercial tiene que estar, pero debe ser genuino. Tampoco trabajo bien bajo presión y las exigencias no me llevan hacia ningún lugar cuando se trata de algo que me gusta. La música tiene que tener frescura y compatibilidad con la gente, y eso lo hago con gusto".

Daniela Herrero comenzó a vincularse con la música a sus 14 años, y recuerda sobre aquel momento no estar "muy consciente de lo que estaba viviendo, lo tomaba como un juego. Fui a grabar de casa a España. Me sentí muy vulnerable, mi familia estaba conmigo pero sentía mucha presión por las decisiones".

Hoy, 17 años después de ese inicio, analiza: "Quemé etapas pero creo que tenía que ser así porque si no, no estaría donde estoy. En aquel momento iba siguiendo la marea. Aprendí un montón y también sufrí porque no pude hacer muchas cosas de la edad. No me disgustaban las responsabilidades propias del trabajo y estoy agradecida, había un talento que estaba bueno mostrar, sólo que tal vez la discográfica podría haberme cuidado un poco más".

Y de este modo reafirma su postura actual -aunque no inamovible- respecto del camino independiente: "Es muy difícil el sistema y hay que estar preparado para salir al mundo pero a los 14 años no estás preparado para nada. Es un mundo que se torna por momentos muy duro y caótico, y uno tiene que estar fuerte y sentirse lo más libre posible porque es la única manera de disfrutarlo. Por eso creo que también elegí el camino de la independencia, es más sano aunque haya que estar todo el tiempo lidiando y de alguna forma sobreviviendo, como también pasa en otros ámbitos".

Este sexto álbum, "En un segundo", no solo muestra un viraje sonoro en la producción de Herrero, más también la madurez como artista desde lo visual, con colores sobrios y una portada refinadamente despojada, en un intento por desvincularse de la figura de Mariana Pagliaro, personaje que interpretó en la novela "Costumbres argentinas", en 2003, mismo año en que publicó su segundo disco "No voy a mentirte", con el que ganó el premio Gardel como Mejor Álbum Artista Femenina.

"Quiero mostrar a la mujer que hay en mí porque siguen relacionándome con la chica naíf que canta y toca la guitarra en el cuarto de su casa, y esa etapa ya pasó. Crecí, me siento más mujer. La tapa me parece que va muy bien con lo que significa el disco. Lo humano y lo real", defiende Daniela.

Y sobre el tema de la naturalidad, que atraviesa uno de los ejes del álbum, trata el corte difusión 'Cuánto' en el que Herrero decidió involucrar a la pata femenina de su familia, como "símbolo de la mujer creadora de vida e ícono de la lucha, la mujer que se ganó un lugar en la sociedad".

"Hay una conexión muy fuerte de genética y eso también quería que aparezca", afirma la cantante que disfrutó de la experiencia de co dirigir el videoclip, en el que regala al espectador el brillo de lo genuino en momentos en que "todo el mundo está obsesionado con la estética".

 

 

 

 

Fuente: Télam