Las harinas en la mira: Lo que nadie te dijo sobre el consumo pero vos tenés que saber

SALUD

Las harinas en la mira: Lo que nadie te dijo sobre el consumo pero vos tenés que saber

Las harinas en la mira: Lo que nadie te dijo sobre el consumo pero vos tenés que saber

Barbie Vélez, Tomás Dente, Yanina Latorre y muchos otros famosos juran que desde que las desterraron de su dieta, 'les cambió el cuerpo por completo'. En PRONTO.com.ar fuimos a buscar a una nutricionista para que nos cuente la posta.

"Hoy en día está muy de moda eso de 'dejar las harinas' pero lo que no queda claro, es si se está demonizando a la harina en si, o a los alimentos ricos en hidratos de carbono", explica la Licenciada en Nutrición Agustina Murcho (M.N. 7888 / M.P. 3196).


"Lo importante es saber que no hay estudios científicos que avalen la teoría de que eliminar su consumo ayuda a bajar la panza, por ejemplo. La harina en sí no es mala, ni cancerígena ni nos va a hacer engordar si no hay excesos, ya que el aumento de peso viene cuando nos “pasamos”, cuando comemos más de lo que necesitamos".

¿Qué pasa si una persona destierra por completo los Hidratos de la dieta?

- Puede comenzar a sentir debilidad, mareos, dolores de cabeza y poca fuerza para seguir nuestra rutina . Hay que recordar que los hidratos son los que nos aportan energía. 

- Habrá un descenso de peso rápido... ¡pero cuidado! A continuación se dará el famoso 'efecto rebote'. Si dejamos los hidratos, perdemos agua y masa muscular pero no grasa. Un cuerpo no está bien alimentado tiende a 'reservar' grasa y por eso, no la quemamos. Así, cuando volvemos a consumir hidratos vamos a recuperar el peso en grasa ya que el organismo entra en un estado de “ahorro”.

- El metabolismo se hace más lento. En consecuencia, cada vez nos costará más bajar de peso.

- Aumenta la posibilidad del 'picoteo' y los atracones. Sin energía ni glucosa en sangre, vamos a tener ansiedad y obviamente HAMBRE. El cuerpo es sabio y no va a parar hasta conseguir lo que necesita.

Otra cosa que me gustaría aclarar es que tampoco está comprobado que las harinas generen adicción, eso es algo que se repite mucho pero que no se ha demostrado. Hay varios estudios realizados con ratas a las que les ponen comida o cocaína y van a esta última.

"La obsesión no es buena desde ningún punto de vista. No se trata de prohibirnos determinadas cosas para bajar de peso sino aprender a comer de manera sana, equilibrada e inteligentemente. Si me gustan los ñoquis, no hay razón para no consumirlos siempre y cuando ajuste la porción a mis necesidades para no consumir más de lo que mi cuerpo necesita".