ANIVERSARIO

"No tiene olvido el amor": a 28 años del atentado a la Amia, 23 familias conformadas por reconocidos artistas interpretaron esta canción para homenajear a las víctimas

El proyecto fue creado y dirigido por la entidad y busca transmitir de generación en generación el reclamo de justicia y memoria

Por
Escrito en ACTUALIDAD el

Este 18 de julio se cumplen 28 años del atentado terrorista contra la sede de la  AMIA. En el marco de la conmemoración de este doloroso hecho, fue presentado "De generación en generación”, el proyecto artístico que reunió a 23 familias conformadas por reconocidos artistas de nuestro país. Todos juntos interpretaron “No tiene olvido el amor”, la canción que Víctor Heredia compuso a pedido de la institución, para homenajear a las 85 víctimas fatales del atentado y transmitir a las nuevas generaciones el férreo compromiso por la justicia y la memoria.

Podría interesarte

La producción audiovisual puede verse a través de las redes sociales de AMIA, apela a la música como un canal de expresión del mensaje para alentar aquellas causas impunes que como sociedad no debemos olvidar. Transmitir de generación en generación este legado para que el reclamo de justicia y memoria continúe también en aquellos que por su edad no tienen recuerdos o no lo vivieron. ¿Cómo lograrlo? “La pregunta, que lleva implícita la necesidad y los esfuerzos para luchar contra el olvido, fue central para crear esta iniciativa que procura tender puentes con quienes no tienen memoria vivencial del ataque perpetrado el 18 de julio de 1994, y ayudar a cimentar la memoria colectiva, a partir de la transmisión compartida entre padres, madres, hijos e hijas de distintas generaciones”, destacó Elio Kapszuk, director de Arte y Producción de AMIA y responsable de esta acción.

Para interpretar la canción “No tiene olvido el amor”, AMIA convocó a 51 artistas, unidos no solo por los lazos de sangre y la pasión por la música, sino también por el compromiso con la transmisión de este legado.

El elenco coral lo conformaron: Víctor, Laura y Daniela Heredia; Teresa y Luciana Parodi; Alejandro Daniel Melingo y Félix Melingo Torre; Susana Rinaldi, Alfredo y Ligia Piro; León y Joana Gieco; Liliana Vitale y Juan Belvis; César y Dylan Lerner; Jairo y Yaco González; Adrián y Ruido Barilari; Marcelo “Corvata” y Juana Corvalán; Lito y Jano Vitale; Julia Zenko, Laura González y Elis García; Javier y Romeo Calamaro; Hilda Lizarazu y Mía Folino; Gladys “La bomba tucumana” y Tyago Griffo; JAF y Virginia Ferreyra; Peteco y Homero Carabajal; Sandra, Vane y Sol Mihanovich; Leo y Luna Sujatovich; Verónica Condomí y Emme; Juan Carlos, Joaquín y Fermín Baglietto; Paz Martínez y Mariano Paz y Ricardo y Vicky Soulé.

Jairo y Yaco González

“Esta iniciativa artística que unió a padres y madres, hijos e hijas de diferentes generaciones –muchos de los cuales cantaron juntos por primera vez en una presentación pública– es una acción que nos permite sembrar semillas para que la memoria colectiva siga creciendo. También deja un poderoso mensaje porque el recuerdo y el reclamo de justicia siempre estará si la transmisión persiste de generación en generación”, destacó Kapszuk.

Sandra, Sol y Vane Mihanovich

 Esta es la letra de la canción que rinde homenaje a las 85 personas que murieron en el atentado terrorista contra la sede ubicada en Pasteur 633 donde este 18 de julio se realizará el acto central conmemorativo“Ochenta y cinco silencios resuenan en mi canción/ Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.”

}No tiene olvido el amor

No tiene olvido el amor cuando construye esperanza,

Así es como la memoria funda una estrella sin par.

Pero también el dolor deja escurrir su nostalgia.

En ese espejo del tiempo se mira la humanidad.

En ese espejo del tiempo se mira la humanidad.

Toma mi mano con fuerza, acompáñame a mirar

Que aunque mil veces la rompan, sólo existe una verdad.

Ochenta y cinco silencios resuenan en mi canción

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Sé que mi abuelo soñó porque me contó mi padre,

así soñará algún día mi propia sangre al volar.

Nuestros hijos crecerán al amparo de esa historia.

En este espejo del tiempo se mira la humanidad.

En ese espejo del tiempo se mira la humanidad.

Toma mi mano con fuerza, acompáñame a mirar

Que aunque mil veces la rompan, solo existe una verdad.

Ochenta y cinco silencios resuenan en mi canción

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

No tiene olvido el dolor cuando hieren la esperanza

Por eso los que añoramos nos invitan a soñar

Que un día será el amor el que incline la balanza.

En ese espejo del tiempo se mira la humanidad. 

En ese espejo del tiempo se mira la humanidad. 

Toma mi mano con fuerza, acompáñame a mirar

Que aunque mil veces la rompan, sólo existe una verdad.

Ochenta y cinco silencios resuenan en mi canción

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Por eso cantamos hoy para que nadie se olvide

Que estamos hechos de historias que muchos quieren borrar

La justicia es una flor que tarda en crecer a veces.

Pero el día que florece marchita a la impunidad.

Pero el día que florece marchita a la impunidad.

Toma mi mano con fuerza, acompáñame a mirar

Que aunque mil veces la rompan, sólo existe una verdad.

Ochenta y cinco silencios… resuenan en mi canción

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Estrellas que no se apagan, que no dejan de alumbrar.

Créditos: Idea y producción general: Departamento de Arte y Producción de AMIA/Letra y música: Víctor Heredia/Dirección musical: Lito Vitale/Producción ejecutiva: Virginia Taranto/Realización: Juan Belvis, Luciano Vitale y Agustín Intile/Foto fija: Cleo Bouza