Waldo Wolff:

WALDO WOLFF, CANDIDATO A DIPUTADO POR CAMBIEMOS

Waldo Wolff: "Me amenazaron por oponerme al memorandum con Irán y por mis opiniones sobre Nisman"

Waldo Wolff: "Me amenazaron por oponerme al memorandum con Irán y por mis opiniones sobre Nisman"

Dirigente de vasta trayectoria en distintas organizaciones civiles de la comunidad judía argentina, mantuvo una fluida relación laboral con el fiscal Alberto Nisman. Y cuenta que por pedir que se esclareciera su confusa muerte  y por rechazar el pacto con el Gobierno iraní recibió intimidaciones hasta en su propia casa.

Con 47 años de una vida vivida a pleno, Waldo Wolff ha recorrido los más variados caminos. Fue futbolista profesional a comienzos de la década del ‘90, dirigente juvenil en distintas organizaciones ligadas a la comunidad judía hasta llegar a ser vice presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, empresario siempre dentro del ámbito privado y, desde hace unos meses, fl amante candidato a diputado nacional por Cambiemos. “Soy hijo de una periodista y de un sobreviviente
del holocausto. Mi padre escapó de la Alemania nazi. Yo me formé en una casa donde siempre se habló mucho de la defensa de las libertades individuales y colectivas y de las reivindicaciones de la identidad en función del lugar del que venimos. Desde muy chico activé en las distintas organizaciones de la sociedad civil que me tocó integrar, básicamente en la comunidad judía argentina: me formé en su red escolar, en su movimiento juvenil y ya como joven y dirigente en sus espacios deportivos. Fui arquero profesional, jugué en la primera de Atlanta, y también en Deportivo Italiano, hasta los 29 años. Después me empecé a formar como dirigente hasta que llegué a ser presidente por dos periodos de la federación que nuclea a los clubes de la comunidad (FACCMA) y un período fui vice presidente de la DAIA. En junio de este año renuncié para involucrarme en política nacional”, cuenta este hombre casado, con dos hijos. “Me defi no como licenciado en administración de empresas, martillero público, argentino y judío, en el orden que tus prejuicios lo permitan”, suelta con ironía antes de comenzar la charla.

-¿Cómo llegás a la política?
-Fui convocado por los distintos referentes del espacio Cambiemos en mi carácter de independiente y en función de mi posicionamiento muy combativo con el tema de la oposición a la firma del memorándum de entendimiento con Irán y la posición de exigencia del esclarecimiento del caso Nisman.

-¿A Nisman lo conocías?
-Sí, tenía con él una relación laboral fluida porque él era el abogado de la querella y nosotros éramos los querellantes. El me mandó la famosa última foto con el informe que había preparado.

-La aparición de algunas cuestiones que tenían que ver con la vida privada de Nisman, más las declaraciones de Lagomarsino diciendo que le daba la mitad de su sueldo y la aparición de cuentas en el exterior por de 660 mil dólares donde figura como co-titular esmerilaron la imagen del fiscal muerto, ¿eso complica la resolución del caso teniendo en cuenta que no hay hoy una presión ni mediática ni polpular como sí la hubo los días posteriores a su muerte?
-Yo no era amigo de Nisman sino que teníamos una relación en función al trabajo.
El era el abogado de la institución que representaba. No conozco su vida privada, y no debería importar para la resolución del caso más allá de que si se
comprobara que cometió o no un delito. Hay dos ejes que deben ser mantenidos:
saber si lo mataron o no y quién lo mató si se llega a comprobar que fue un asesinato. El otro punto es que no podemos dar por válido todo lo que se dice. Se da
por válido todo lo que dice Lagomarsino, a quien no conozco, que contó que le
daba la mitad de su sueldo a Nisman, que lo acompañaba al extranjero a comprarse
ropa y que era co-titular de una cuenta. Y por último dice que Nisman le pidió el arma de la que salió el disparo que lo mató. Todas estas cosas son imposibles de cotejar. Porque también hay dos testimonios de custodios que dicen que Nisman les pidió un arma. Y todo esto es sin testigos. Si hay algo en que es especialista este gobierno es en desviar el foco de la tensión. Hoy estamos investigando la vida privada de Nisman.

-El fallo de Rafecas, diciendo que hay inexistencia de delito en el memorándum de entendimiento con Irán y las posteriores escuchas, despegaron al gobierno de la muerte del fiscal. Aquí no podemos decir que únicamente el gobierno dijera que la acusación de Nisman al gobierno por el memorándum estaba floja de papeles porque incluso varios constitucionalistas y políticos de la oposición dijeron luego de leerla que le faltaba sustento a dicha acusación.
-Yo no puedo defender la denuncia de Nisman porque no soy jurista. Pero te cuento algo como para que veas un caso de distinta vara: miembros de la comunidad judía fuimos denunciados por traición a la patria por una nota periodística en Página 12 amplificada por las redes sociales que usa la señora presidenta. A raíz de mi oposición al memorándum y mi posición por el esclarecimiento de la muerte del
Fiscal Nisman fui hostigado desde distintos ámbitos. Fui amenazado vía telefónica
e intimidado en mi domicilio particular y laboral, y hasta aparecieron autos míos dañados. Tuve que explicarle a mis hijos que escucharon desde los medios de propaganda oficiales todas mentiras tales como que su padre era cómplice de la dictadura, de la apropiación de bebes, de golpista, cipayo, vendepatria y fondo buitre por el solo hecho de defender mis convicciones y de clamar por justicia y verdad.

-Te meto en la campaña de las elecciones que se nos vienen, ¿el caso Niembro
afectó las posibilidades de Macri y de Cambiemos para llegar al balotaje?

-Es un tema cerrado, Niembro se ajustó a derecho y renunció a sus fueros para que lo investiguen.

-Está cerrado para el Pro en lo referente a las elecciones, en lo que tiene que ver con la investigación de la justicia y la repercusión mediática tanto la causa sigue su curso.
-Nosotros ya hemos demostrado como espacio político que somos absolutamente
distintos a aquellos que nosotros hemos denunciado tantas veces. Nosotros no recusamos jueces, no recusamos fiscales y Niembro no se amparó en sus fueros. Y la gente se encargará de evaluar estas diferencias.

-Por último, ¿qué proyectos tenés para el Congreso en caso de quedar electo?
-Tengo un especial interés por la defensa de las libertades individuales y colectivas.
Me marcó mucho la historia de mi viejo, Guillermo, que era un niño de seis años cuando tuvo que escapar del pueblito del norte alemán con mis abuelos en el inicio del holocausto. Yo me crié escuchando las historias de las persecuciones nazi en primera persona en boca de mis abuelos. Así que entendí desde muy joven como la estigmatización, la denostación y la cosificación terminan insensibilizando a la sociedad. Por eso detesto los absolutismos. No creo que nadie sea un demonio total o un santo total. Y como siempre me encargué de defender las libertades individuales y colectivas en ámbito donde me movía, ahora lo quiero hacer en el Congreso. Quiero una sociedad más libre, donde todos nos podamos expresar. En ese sentido van a ir mis proyectos.

Waldo Wolff: "Me amenazaron por oponerme al memorandum con Irán y por mis opiniones sobre Nisman"