MARIANO RECALDE:

MARIANO RECALDE, PRECANDIDATO EN CAPITAL DE FPV

MARIANO RECALDE: "Por culpa de Macri cada vez menos gente viaja en subte"

MARIANO RECALDE: "Por culpa de Macri cada vez menos gente viaja en subte"

El presidente de Aerolíneas Argentinas, quien competirá en las PASO porteñas el 26 de abril, asegura que las políticas del PRO de subir las tarifas de subte hicieron que los usuarios dejaran de usarlo: “En tres años, el boleto subió más de 300 % y 150 mil personas se pasaron al colectivo o al auto”.
Además, indica qué hará con la problemática de vivienda, las villas, los trapitos y las bicisendas.

Mariano Recalde (43) llega a la entrevista con casi una hora de retraso. Pide disculpas, pero su agenda está sobrecargada en estos días. Desde que se convirtió en precandidato a jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires por el Frente para la Victoria casi no duerme y debe combinar una campaña intensa con su trabajo al frente de Aerolíneas Argentinas. “Estos días los vivo con cansancio, pero es lindo porque hago lo que me gusta. Sumado al otro cansancio lindo que es el
bebé, Juan Pedro, que tengo en mi casa. Nació el once de marzo, es mi primer hijo varón.
Ya tenía dos nenas. Vivo la campaña con entusiasmo, me gusta, el desafío de ordenar y poner en funcionamiento me atrapa”, cuenta Recalde quien asegura que la fuerza para trabajar sin descanso se la da su mujer, María Cecilia y sus hijas más grandes, María Eva (8) y Sara (4), quienes ya entienden que papá tiene una larga campaña y mucho trabajo por delante.


-El electorado porteño es difícil para ustedes, pareciera proclive a oponerse al gobierno nacional. Está
el ejemplo de Martín Lousteau, al porteño opositor parece no importarle que fue el economista que creó la 125, si ahora le pega al Gobierno sube en las encuestas.

-No me gusta hablar de los otros, prefiero hablar sobre mí. Hay muchas contradicciones, pero yo soy muy porteño, nací en Buenos Aires, viví a una cuadra del obelisco, fui al Nacional Buenos Aires, soy bien porteño. Creo que los porteños no son de derecha y mucho menos macristas. Al porteño le gusta innovar, le gusta el cambio, lo nuevo y en esta elección lo nuevo somos nosotros.

-Los porteños no serán macristas pero ya hace ocho años que vienen eligiendo ese modelo para la ciudad.
-No siempre. Ganó Ibarra con más del 50% de los votos, en el 2011 ganó Cristina en Capital.
Lo que todavía no se consiguió es tener un proyecto que enamore para la conducción de la Capital como el de Cristina. Una gobernabilidad que garantice mejores condiciones de vida, que la gente pueda vivir mejor. Ahora nosotros ofrecemos, proponemos y lo garantizamos.

-Hablemos de propuestas para la ciudad, ¿cuál es la solución que tienen ustedes para el problema de la vivienda?
-El problema de la vivienda nosotros lo dividimos en tres partes. Uno es el problema de la población, que es el 10% el que vive en villas y no tienen viviendas ni las condiciones de vida necesarias para la condición urbana, los derechos urbanos.
Un segundo problema es el de los muchísimos porteños que quieren irse de la casa de sus padres, sobre todo los jóvenes, y no tienen posibilidad de alquilar, porque hay un problema muy grande a nivel
inmobiliario. El plan Alquilar se puede, del Pro, tiene un título título hermoso pero son muy pocos lo que pueden acceder a ese crédito, lo único que está haciendo el gobierno de la ciudad es prestarle el dinero cara a cara, a valores de mercado, algo muy distinto a Procrear.
El programa del PRO le sirve a las inmobiliarias para tener algunos clientes más. El tercer problema es que desde que está el PRO en el gobierno cada vez hay menos propietarios y más inquilinos en la Ciudad de Buenos Aires. El Banco Ciudad se rige con las condiciones del mercado, no da créditos hipotecarios, no se plantean planes de vivienda del Gobierno de la Ciudad, cada vez hay menos presupuesto. Nosotros respecto de los alquileres tenemos un plan: como hay mucha vivienda ociosa, hay que promover e incentivar a que el propietario ponga esas viviendas en el mercado con un impuesto. Juan Cabandié tiene un proyecto que es para eso, para que se pague un impuesto diferente por tener una vivienda sin alquilar. Esto haría que haya más oferta, se bajarían los precios; no es no dejar que el mercado funcione libremente sino corregir las desigualdades y los problemas que genera el mercado con políticas activas.


-Se está construyendo muchísimo en las villas, construcciones de varios pisos de altura sin ningún tipo de control, y ahí las tierras son algunas del gobierno nacional y otras de la ciudad, si ocurre un accidente podría ser muy grave para todos, ¿quién se va a hacer cargo?
-El control sobre la construcción, y la urbanización es del gobierno local, de eso no hay dudas. Lo que no quita que haya propuestas de proyectos para urbanizar. Pero lo que hay en la ciudad de Buenos
Aires es problema de la ciudad.
Se está avanzando con políticas de vivienda en todo el país y también en la ciudad de Buenos Aires, sobre todo en terrenos ferroviarios con la ANSES, pero esto es responsabilidad fundamental de la
ciudad.

-Pasemos a otra cuestión, ¿te animás a prometer diez kilómetros de subte por año?
-No creo que 10 kilómetros, pero si me comprometo a empezar a ver los subtes como prevé la Ley 261, que es la que Macri dijo que iba a cumplir y no cumplió. Si Macri hubiera hecho 5 km de subte por año, se hubiera hecho la linea G, la I y la F y se hubiera completado todas las lineas existentes como dice en la ley. Si lo hubiera hecho, a esta altura tendríamos una red de subtes como las de Madrid o París, que abarcaría toda la ciudad.
Nosotros, como hicimos en Aerolíneas, lo podemos hacer. Cuando llegamos teníamos una red con actividad aérea que era malísima, tuvimos que hacer muchas inversiones, trajimos aviones que cuestan mucho más que los kilómetros de subte que hay que construir, tanto en dinero como en trabajo. Agarramos una empresa desordenada, con problemas operativos, que brindaba un servicio malo y ahora es una empresa ordenada, con buen servicio y que llega a todos lados.
Con los subtes podemos hacer lo mismo, podemos hacer mucho más, en mucho menos tiempo.
Hay que planificar, y puede que se modifiquen los tiempos, pero es importante terminar las obras. Larreta dijo que no lo hicieron porque era muy caro y llevaba mucho tiempo. Al Pro cuando le
tocó administrar el subte aumentó la tarifa 127% el primer día, y 309% en 3 años. Después dicen que hay inflación, pero tiene que ver con que ellos suben las tarifas. Ese aumento generó como consecuencia que 150 mil personas por día dejen de usar el subte y vayan en auto. El subte perdió el 20% de sus pasajeros.

Cuando los opòsitores critica a Aerolíneas Argentinas reconocen que ha mejorado el servicio, pero señalan el déficit en sus cuentas. ¿Hay en el mundo ejemplos de línea de bandera que den ganancia?
-No hay línea aérea en el mundo que no reciba subsidio directo o sub directo del Estado. No hay quien no tenga una ayuda, en todos lados tienen un subsidio para el negocio. Yo me pongo mal cuando hablan de que el Estado pierde plata con Aerolíneas. El Estado gasta porque invierte, no pierde. Es como cuando te comprás un taxi, es una inversión para tu trabajo. Es un gasto pero no una pérdida. El estado ni siquiera gasta, solo invierte, como lo hace también en educación.
Con Aerolíneas la inversión se recupera porque con el turismo se genera mucho movimiento económico. Se mide científicamente.
Hablando sobre el déficit, cuando llegamos nosotros había un desequilibrio de 800 millones de dólares, eso lo fuimos mejorando creciendo con los ingresos más rápido que lo que crecen los costos. Nos fuimos acercando, en el 2013 hubo más de 200 millones de dólares, que era el 12% de la facturación y en el 2014, que hubo una devaluación, vendimos más pasajes, transportamos más pasajeros pero el resultado fue un poco peor, creció el déficit a 364 millones, porque el ingreso de la empresa es parte en dólares y parte en pesos, y los costos también son en pesos y en dólares.


-Después del fallo de Griesa, se decía que podrían embargar los aviones de Aerolíneas Argentinas que aterrizaran en cualquier lado, y ahí se dijo que los aviones todavía no están a nombre del Estado argentino y que por eso todavía no los podían embargar. Es decir que no están totalmente comprados
por el Estado sino que los están pagando con el sistema de leasing, ¿es así?

-Una parte de los aviones sí. Es a través del leasing, el contrato que tiene el Estado para comprar aviones: paga en cuotas y muchas veces antes de terminar de
pagarlo ya se cambia por otro.
Por eso muchos aviones figuran a nombre del que los está vendiendo en cuotas. Otros ya los compramos, ahora estamos pagando el crédito que nos prestaron para pagarlos. Ya hubo intentos de
embargos sobre aviones de aerolíneas y fueron todos rechazados.
14 intentos, uno de esos cayó en el juzgado de Griesa, y él mismo dijo que no se podía embargar.

-¿Coincidís en que una política buena del Pro fue la del Metrobús?
-No como política, es una medida política que puede ser útil en una política de transporte que no hay. En una política coordinada y amplia, sí. Por supuesto que a mi me cae simpático que se priorice el transporte público por sobre el particular, eso está bien, pero creo que la movilidad del transporte en la Ciudad de Buenos Aires deja mucho que desear. Hay mucho tránsito y no se agiliza. Principalmente
porque no se hicieron los subtes que había que hacer.

-¿Con las bicisendas qué harías?
-Estoy de acuerdo con promover el uso de bicicletas porque es más saludable. La bicisenda debería contribuir a que haya menos accidentes pero creo que hay cosas que están mal. Hay calles en donde no hay que poner bicisendas porque entorpece.
No hay que ponerles tachos de basura en el medio y hay que sacar la doble mano.

-Hay problemas con las motos, se vendieron más pero eso generó muchos accidentes.
-Otra política que el Gobierno de la Ciudad desmanteló son los puestos de control de alcoholemia, sacaron los controles de transito. No sé con qué finalidad, pero es un problema porque no hay una política para el control de tránsito. Salió hasta en Clarín. El tema de la seguridad vial es grave.

-¿Qué van a hacer con los trapitos?
-Hay una ley que los prohíbe, puede ser un delito. Tiene que haber una policía metropolitana numerosa que esté en todos lados controlando. Hoy tenemos una policía con otras funciones y se pierde la posibilidad de armar una policía de cero, como se armó con la policía de seguridad aeroportuaria, que tiene como función controlar los aeropuertos, pero que se utiliza para ocasiones especiales, porque es una policía confiable.

-¿Cómo ves la pelea Michetti – Larreta? ¿Es favorable para ustedes?
-La vemos desde afuera. Nosotros trabajamos distinto. No nos apoyamos en eso, tenemos bien claro lo que queremos y lo que somos con nuestros matices. No queremos una policía que reprima, no queremos una ciudad que no tenga casas, no estamos de acuerdo con usar armas contra la gente y todos estamos de acuerdo que queremos poner planes de educación para que no suba la tasa de mortalidad infantil.

-Pero si aumentó la tasa de mortalidad infantil es responsabilidad de todos.
-Los hospitales son de la ciudad, ellos desfinanciaron el hospital público y por algo no es casualidad que hay más mortalidad en la zona sur de la ciudad que en la zona norte.

-Hace poco contaste que cuando eras un niño eras igual que Casey Wander, el pequeño militante kirchnerista que se hizo conocido a través de los medios, ¿quién era tu Néstor Kirchner
cuando eras más joven?

-En el ‘83 tenía 11 años, mi líder era Perón. Era peronista y quería que ganara el peronismo, fui
al cierre de campaña. Fui también al de Alfonsín porque vivía cerquita del Obelisco y era un fanático de la política. En la primaria había peleas como si fuera Boca y River. En la primaria era muy pasional, era todo nuevo, incluso el tema de votar.
En el secundario empecé a leer, a militar en una organización y de a poco me hice cada vez más peronista. Después fui presidente del centro de estudiantes con una agrupación peronista en el ‘89, cuando el radicalismon estaba declinando y fue el comienzo de todo lo que siguió hasta hoy. Lo que siempre digo es que la pasión de aquel niño por la política sigue intacta.

MARIANO RECALDE: "Por culpa de Macri cada vez menos gente viaja en subte"