GABRIELA MICHETTI (49), PRECANDIDATA A JEFA DE GOBIERNO

"No soy la rebelde de Macri: Decidí mi candidatura por convicción"

"No soy la rebelde de Macri: Decidí mi candidatura por convicción"

La senadora porteña dice que quiere ser Jefa de Gobierno para que la transparencia en el ejercicio del poder sea una constante. Y sueña con una ciudad donde cada barrio tenga vida autónoma. Además, habla del dolor de perder a Bergoglio como confesor y de la contención que le da su novio, a quien conoció en un grupo de oración.

Los días de Gabriela Michetti (49) son puro vértigo. A poco de que finalice la campaña para las PASO en
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en las que compite con Horacio Rodríguez Larreta por el PRO, a
Michetti no le alcanzan las horas. Entrevistas de radio, televisión, diarios y revistas, recorridos por distintos puntos de la ciudad y debates hacen que la precandidata a Jefa de Gobierno no pueda descansar. “Hace varios días que estoy durmiendo tres o cuatro hora por noche”, dice recién llegada a su casa en la calle Pasco, a pocas cuadras del Congreso. Una casa que compró con su ex marido hace 20 años y hoy funciona como búnker de la campaña.

-¿Seguís dolida con la decisión de Macri de apoyar a Rodríguez Larreta en la interna del Pro?
-No, eso tuvo que ver con el día en que Mauricio anunció su apoyo. Además fui muy clara, hubo un sólo aspecto que me chocó que fue que dijera que Horacio había estado en los momentos más duros y difíciles del PRO. Parecía que el único que había estado en los momentos complicados había sido él. Ojo, eso fue un día y después terminó.
A mi lo que me molesta es que no logro que la campaña sea lo que tiene que ser, o sea una campaña entre Horacio y Gabriela.


-Jaime Durán Barba te ninguneó aduciendo que apenas eras una buena militante y después le pegó duro a Federico Pinedo, quien apoya tu candidatura, diciendo que era un viejito con Alzheimer. ¿Cómo se puede convivir en un partido con agresiones de ese tipo?
-Desde nuestro espacio, desde quienes apoyan nuestras candidaturas nunca vas a encontrar agresiones. Respetamos a los contrarios y no nos metemos con nadie. Son distintas maneras
de encarar una campaña.

-¿No sentís que al no aceptar la propuesta de Macri para que la acompañaras en la fórmula y fueras su candidata a vicepresidenta quedaste como una díscola dentro del espacio?
-No siento que mi actitud fuera rebelde, ni nadie me lo dijo. Mauricio siempre me dijo que la decisión era mía. En la última reunión me dijo que yo tomara la decisión con convicción y así fue.

Hace poco dijiste que querías un gobierno transparente porque eso se iba a traducir en eficacia. Tanto
Macri como Larreta llegan a la política desde la actividad empresarial, vos en cambio no. ¿No creés que ese apoyo que tiene Rodríguez Larreta de parte del establishment económico tiene que ver con que una parte de los empresarios locales no ve con buenos ojos que vos busques una total transparencia?

-Yo creo que hay empresarios que son más afectos a ligarse con el poder desde un lugar más oscuro, pero también hay muchos empresarios que están cansados de eso y quieren una Argentina distinta, una Argentina que empiece a trabajar desde una gestión del poder absolutamente transparente.

-Te preguntaba esto porque sos íntima amiga del Papa Francisco y en sus últimos mensajes él fue muy duro con el capitalismo salvaje.
-En ese sentido yo creo que nuestro gobierno en la ciudad, desde el 2007, ha tenido un Estado muy presente a la hora de solucionarle los problemas a la gente y defender a quienes menos tienen. Si no fuera así, yo no estaría en este espacio porque ideológicamente soy social - cristiana.

-Vos, a pesar de que sos íntima amiga de Bergoglio desde hace tiempo, desde que lo nombraron Papa, no aprovechaste a sacarte fotos.
-Yo supe el día que lo vi en el Vaticano, que fue un día de gran alegría, que lo perdía para siempre como mi confesor y guía. Por eso también fue un momento de tristeza. A partir de ese momento era el Papa y sería ridículo pensar que uno podía seguir manteniendo la misma relación.

-¿Y quién suplió a Bergoglio como confesor?
-Además de Bergoglio, mi otro guía espiritual era un franciscano que era su amigo: Beto Buján. Y el mismo año en que a Bergoglio lo nombran Papa, Alberto falleció con 59 años de un infarto. Yo me enteré yendo a ver a Francisco, cuando estaba en Roma.
Así que perdí a mis dos guías en el mismo año, fue dolorosísimo. Hoy me apoyan otros dos sacerdotes conocidos a quienes prefiero no nombrar.

-También hablaste del juego, dijiste que hay que avanzar contra el juego y Macri salió a contestarte diciendo que desde el primer día el PRO combate el juego.
-Es que eso fue una cuestión que creó la prensa, nunca hubo un contrapunto.
Respecto del juego digo lo que dije siempre: la Argentina tiene un flagelo enorme con este tema y hay que avanzar para achicar el juego.

-Vos sabés que para eso vas a tener que tocar muchos intereses.
-Lo sé, lo tengo claro. Pero el juego destruye familias, el suicidio en las personas que juegan es el 20% superior a la media de la población.
Lamentablemente en la ciudad no tenemos las herramientas para achicar el juego porque las herramientas las tenés en Lotería Nacional y la política debe ser nacional. Y mucho más en la ciudad donde armaron artilugios con terrenos federales. Por eso coincido con Mauricio de que en la ciudad hemos hecho lo que pudimos. Pero si él es presidente y yo soy jefa de gobierno porteño, por supuesto que vamos a achicar el juego a la mínima expresión posible.

-¿Aún cuando tengas que afectar intereses de empresarios ligados al PRO como por ejemplo Daniel Angelici, que además de presidente de Boca es empresario del juego?
-Y sí, también será afectado. En un país serio esto tiene que controlarse.


-Pasemos a la gestión del Pro en la ciudad. Uno de los puntos que más critica la oposición es el tema de la promesa incumplida de no poder hacer los 10 kilómetros del subte, ¿si vos ganás la interna, qué prometés al respecto?
-Hemos hablado mucho con Daniel Chaín del tema. No se pudo, básicamente, porque el 1.500.000 de dólares del crédito los teníamos comprometidos con el banco mundial y no vinieron. Esa plata no vino.
Estaba todo listo pero fue el peor momento de la relación entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad. En ese momento Kirchner dijo: “ni un solo mango de los organismos multilaterales para la ciudad”, y fue el momento en que la ciudad tenía firmado una parte de la responsabilidad fiscal con la Nación; hasta que dijimos basta y nos largamos solos. Más que comprometernos a tantos kilómetros, lo que nos vamos a comprometer es hacer una red de movilidad sustentable. Es una red de movilidad que no sea un sistema de transporte, sino que significa combinar tres prioridades: la prioridad peatón, la prioridad transporte público, y la prioridad el cómo te movés vos. No vale decir tantos kilómetros de subte o tantos kilómetros del metrobús o tanta frecuencia, porque es muy distinto lo que le pasa al que está en Lugano, que al que está en Belgrano o en Microcentro, y lo que necesita cada uno para moverse es diferente.

-Para poder hacer eso también falta educación vial.
-Seguro. A mí me cuesta hacer autocrítica porque el nuestro es un gobierno que avanzó mucho, yo vi lo que era la ciudad y lo que es ahora. Pero si tengo que decir que algo discontinuamos y que era una maravilla como lo estábamos haciendo cuando estaba dependiendo de otra área de seguridad, eran los controles de seguridad vial. No sé porqué esa política la ignoramos. La famosa prioridad peatón en el microcentro es maravillosa. Si eso lo pudiéramos hacer en la mayoría de los barrios sería ideal. Hemos hecho mucho, hay áreas para mejorar pero la base ya está armada. Tenemos un 95% de ejecución presupuestaria cumplida.

-Pero hubo áreas que se sub ejecutaron. Por ejemplo en educación se bajó 8 puntos de inversión, de 28% de 2007 al 20% actual.
-Eso es otro tema. Es el bendito tema de la oposición. La torta de la ciudad era una cuando vos no tenías seguridad, a la metropolitana, y al subte dentro de los servicios que prestaba la ciudad de Buenos Aires, pero cuando se los agregás le metés 5 mil agentes y te baja lo otro.

-La crítica también dice que aumentó la publicidad. El presupuesto es el doble que el año pasado.
-Sí, eso es cierto. Yo creo que eso se puede cambiar. Coincido en que hay que hacer una autocrítica de todos los partidos por lo que se gasta en publicidad.


-Otro tema importante es que hasta ahora no se han podido mostrar mejoras en la tasa de homicidio, sobre todo en la zona sur de la ciudad.
-Según lo que yo tengo entendido, no se puede bajar el delito hasta que vos no tenés toda la ciudad con el mismo tipo de sistema. Porque no se puede bajar el delito en una comuna porque tengas a la Metropolitana. No vamos a poder bajar el delito hasta que no tengamos a la Metropolitana en toda la ciudad.

-Hablemos un poco de tu vida. Hace poco te emocionaste en una nota cuando viste fotos en las que estabas de pie y con tu hijo, Lautaro. ¿Fue por verlo a él chiquito o por verte a vos de pie?
-Fue raro. Fueron las dos cosas, porque hace rato no miraba esas fotos. Me sorprendió y me tocaron las dos cosas juntas. Me di cuenta que hace 20 años que tuve el accidente (volcó con el auto que manejaba y se lesionó la columna), y dentro de 10 ya va a ser la mitad de mi vida.

-¿Soñaste alguna vez con que volvías a caminar?
-Sí, muchas veces. Me pasaba más antes, ahora no tanto. Cuando me acordaba de los sueños siempre estaba parada, tenía ganas de correr, ahora ya no me acuerdo de los sueños, pero si me acuerdo ya no tengo esa misma sensación de correr ni de caminar.

-Hasta hace unos años tenías muchos dolores y tuviste que operarte, ¿llegaste a tomar morfina por el dolor?
-Morfina no, derivados de opiáceos. Hice un tratamiento maravilloso en FLENI hace dos años que incluía los derivados, un medicamento más suave y ejercicios. Ahora necesito volver a retomar los ejercicios, porque con la campaña me desbandé toda la rutina. Ese tratamiento fue maravilloso.
Fue un cambio fundamental en mi vida porque sino no hubiera sido posible encarar ninguna cosa con mucha demanda, hoy estoy perfecta físicamente, puedo tener 16 horas por día de trabajo, es otra vida vivir sin esos dolores.

-Hablemos del amor. Siempre dijiste que te costó horrores superar la separación de Eduardo Cura, el padre de tu hijo, y hasta recurriste al psicoanálisis. ¿La llegada de Juan Tonelli (su nuevo novio desde el 2010) hizo que la superaras definitivamente?
-Me costó mucho el divorcio porque yo como católica tenía muchísima ilusión y deseo de tener una familia para toda la vida. Después que uno termina con su duelo, como cualquier otra cosa que le pasa a los seres humanos en estos temas, superas esa situación y ya te pones en disposición de algo diferente.
La llegada de Juan fue inédita, era imposible que yo me lo imaginara. Eramos amigos, compartíamos un grupo de oración y cuestiones espirituales. Eso terminó despertando algo en nosotros, algo que ninguno de los dos lo hubiera pensado antes.

-¿Vos creías que te ibas a quedar sola para siempre?
-No. Yo soy una persona que siempre me imaginé en pareja, soy romántica, no soy esas minas que dicen que no necesitan hombres y lo reemplazan por laburo. Para mí estas mucho más completo con una pareja.


-¿Pero cuánto tiempo estuviste sola?
-Me separé en el 2005, estuve como dos años y un poco más, tres años aproximadamente.
Yo sabía que iba a tratar de estar con alguien. Volvía a tener temor con la silla de ruedas, pensaba si alguien se iba a fijar en mi.

-¿Volviste a permitirte placer?
-Sí, totalmente. Yo tuve el accidente cuando estaba casada con Eduardo, Lautaro tenía dos años, hoy tiene 22. Estuve con Eduardo casada 10 años más después del accidente, después estuve tres años sola hasta que apareció Juan. Y todo re bien, normal. Es una manera distinta de placer, porque mi sensibilidad es diferente, pero es una manera maravillosa.


-¿Conformaron una nueva familia?
-No, porque todavía vivimos separados. El tiene tres hijos, cada uno vive en su casa. A veces dormimos juntos. Nuestros hijos se llevan bien, y creo que algún día vamos a terminar viviendo juntos

"No soy la rebelde de Macri: Decidí mi candidatura por convicción"