Alberto Pérez:

ALBERTO PÉREZ, JEFE DE GABINETE DE DANIEL SCIOLI

Alberto Pérez: "El país está desendeudado, ahora queremos una etapa para atraer inversiones"

Alberto Pérez: "El país está desendeudado, ahora queremos una etapa para atraer inversiones"

Hace ocho años que acompaña al gobernador de la provincia de Buenos Aires y estará al frente del Gabinete si Scioli se convierte en presidente. Se enorgullece de representar un modelo que "siempre cuidó al empleo y a quienes más necesitan del Estado" y define los objetivos de crecimiento si ganan las elecciones. "Lo que va a garantizar Daniel es rentabilidad a todos aquellos que vengan a invertir, pensando en producir para los argentinos, para nuestro mercado, para el consumo interno que es el motor de la economía".

“Estoy viviendo la campaña intensamente y muy bien. Recorriendo cada lugar, estando en todos los temas y coordinando, por pedido de Daniel Scioli, todo lo que implica una campaña como la coordinación, la logística, el discurso político y el poder acercarle a la ciudadanía nuestras propuestas para el futuro”, cuenta Alberto Pérez, jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, durante un alto en la campaña presidencial del actual gobernador. A los 49 años, fue uno de los primeros confirmados en el gabinete de Scioli, como futuro jefe de Gabinete, junto a Miguel Peirano en Industria y Producción, Alberto Barbieri en Educación, Alejandro Collia en Salud y Diego Bossio a cargo de Infraestructura. En una charla con Pronto, Pérez asegura: “Ahora lo fundamental es que los argentinos sepan cómo va a estar Argentina y cómo van a estar ellos si Daniel es presidente”.

-Si Scioli llega a ser presidente, ¿qué va a pasar en Argentina?
-Nuestro mensaje es claro. Vamos a trabajar por una Argentina en desarrollo, que significa un país con empleo de calidad, con industria nacional, con políticas inclusivas,
haciendo mucho hincapié en una educación de calidad, en una política de seguridad
muy activa para que el ciudadano pueda vivir muy tranquilo. Esas son nuestras ideas
fundamentales.

-Antes decías que las próximas elecciones van a ser determinantes y, en otras ocasiones, dijiste que se eligen dos países diferentes.
-Exacto. Se eligen dos países completamente diferentes. Este país que describí recién de empleo, inclusión e industria nacional frente a un país que (Mauricio) Macri concibe más ligado al capital financiero, creyendo que lo mejor para el país son políticas de ajuste que ya trajeron resultados malos en Argentina cuando se aplicaron y en otros tantos lugares del mundo como España. Siempre que sucede eso, la variable de ajuste de esas políticas son los trabajadores porque son los sectores más vulnerables de la sociedad. Esos son los dos modelos claros que hoy se
anteponen. Por otra parte, si dejamos librado el valor del dólar a los mercados, con el
cimbronazo que está sufriendo la economía mundial, con el lunes negro que vivimos
hace un mes con la caída del mercado chino y de otros lugares del mundo, todo estaría en peligro. Esa es la idea de Macri y de su economista de cabecera (Carlos) Melconian y de esa forma el dólar estaría a 50 pesos y con una “macridevaluación”, como dicen Miguel Bein, los salarios perderían poder adquisitivo de un día para el otro, se encarecería la canasta familiar y como decía recién, la variable de ajuste pasan a ser los trabajadores, los que viven de un sueldo.

-Actualmente las reservas del Banco Central son bajas, ¿cómo le haría frente a eso Scioli?
-Las reservas están bajas porque se pagaron, durante los últimos cinco años, 40 mil millones de dólares de deuda. Una deuda que no contrajo ni en un centavo este gobierno, que contrajeron gobiernos que aplicaron políticas como la que propone Macri, pero que este gobierno honró para que Argentina pueda mirar de frente otra vez al mundo.
Entonces, lógicamente, las reservas van a bajar si uno paga su deuda. Pero eso dio
libertad económica, autonomía y tranquilidad. Como dice Daniel, así como una empresa o una familia están tranquilos cuando no deben, hoy el país puede estar tranquilo porque está desendeudado. Ahora tiene que venir una etapa de atracción de inversiones para que vuelvan a entrar dólares genuinos al Banco Central, fruto de las exportaciones, de las inversiones directas y ahí va a estar el rol de Scioli como el mejor embajador de Argentina para atraer esas inversiones.

-¿Cómo va a lograr atraer inversiones?
-Contándole al mundo que Argentina tiene lo que el mundo requiere: que tiene alimentos, energía, minería sustentable y que Argentina es un muy buen país para invertir porque no tiene deuda, porque tiene mucha materia gris, es decir, un pueblo muy bien formado y una excelente mano de obra, y que tiene materia prima. Y el mundo hoy está buscando dónde invertir y lo que va a garantizar Daniel es rentabilidad a todos aquellos que vengan a invertir, pensando en producir para los argentinos, para nuestro mercado, para el consumo interno que es el motor de la economía. Así que estamos convencidos de lo que está proponiendo Daniel,
cuyo objetivo es atraer 30 mil millones de dólares de inversión anuales.

En la campaña hacen mención de Argentina como un “paraíso productivo”.
-Exactamente. Anteponiéndolo a los paraísos fiscales, que existen en muchos lugares del mundo y que, alguna vez, algunos quisieron transformar a Argentina en eso. Este país tiene que ser un paraíso productivo, un país que desarrolle su industria, un país que seguirá generando empleo, de calidad y en blanco, en el que nuestros hijos puedan vivir mejor que nosotros, algo que hace unos años era imposible de pensar y hoy es una realidad.

-¿Qué le respondés a quienes dicen que no hubo inversión de ningún tipo en la
provincia, ni en obras hidráulicas, ni en la industria?

-Todo lo contrario. Esta era una provincia que debía más del doble de lo que debe hoy. Era una provincia que tenía un terrible déficit fiscal y hoy está en equilibrio financiero. Que era un contrapeso para la Nación y siempre había que salvarla, hoy no sólo no es un contrapeso sino que es la locomotora que ha logrado que Argentina haya crecido en los últimos años. El empleo industrial creció más que en ningún otro lado del país. Se duplicó el PBI industrial, lo cual quiere decir que se le dio valor agregado a nuestra producción. Hoy en día es una provincia desendeudada, que ha triplicado sus parques industriales, que ha duplicado su productividad y eso es gracias a la decisión de nuestro gobernador y al esfuerzo de la provincia.

-En cuanto a salud, ¿cuáles son sus propuestos a nivel nacional?
-Nosotros tuvimos una muy buena experiencia en la provincia que fueron los hospitales intermedios, con los que vamos a terminar nuestro mandato con 20 nuevos hospitales intermedios, que significan más de 3,5 millones de consultas, el 97 por ciento resueltas ahí, lo cual permite descomprimir los hospitales de alta complejidad y acercarle la salud a la ciudadanía. Y esto mismo tenemos pensado llevarlo a todo el país.

-¿Cómo van a incentivar el crédito hipotecario y así romper con un mercado cerrado para la mayoría de los argentinos y que la gente pueda acceder a su vivienda propia?
-Queremos crear un millón de nuevas viviendas en el primer mandato de Daniel. Con lo cual vamos a profundizar el programa PROCREAR y también los créditos hipotecarios e incentivar y exigir a los bancos privados que pongan préstamos muy accesibles para las parejas, personas jóvenes o para los que vienen alquilando hace mucho, para que no sigan gastando su dinero en alquiler sino que puedan invertir ese dinero en un crédito hipotecario a tasas muy bajas, de entre el 2 y el 15 por ciento, y a más de 20 años.

-Pero, ¿cómo van a hacer para convencer a la banca privada de dar esos créditos?
-Lo vamos a lograr porque en una economía con desarrollo y previsibilidad para los
próximos años se puede hacer. Y los bancos privados con esas tasas van a ganar dinero y les vamos a exigir que inviertan sus depósitos en créditos hipotecarios. Y no es una exigencia que les haga perder dinero. Con esas tasas pueden ganar dinero y cumplir con un rol social. De esa manera, cuando haya más oferta crediticia y haya más créditos, van a bajar los créditos y también van a bajar los alquileres porque va a haber menos gente intentando alquilar.

-El otro punto fundamental, es el de los jubilados y la devolución del Impuesto al Valor Agregado.
-Los jubilados son prioridad absoluta para nosotros. Nuestra prioridad es la de mantener esta política de movilidad jubilatoria; mantener universalizadas las jubilaciones, el único país de América Latina que logró eso; y además vamos a devolverle a los jubilados y pensionados el IVA, con lo cual va a ser prácticamente un aumento del 20 por ciento. Es decir, lo que consuman con tarjeta de débito o crédito en el supermercado, al mes siguiente, se les devuelve el 21 por ciento de IVA.

-A pesar de todas estas medidas que contás, la oposición repite que Scioli también
va a ajustar.

-Pero la oposición es la que propone un ajuste. Nosotros proponemos todo lo contrario. Además, tenemos la legitimidad de ser parte de un proyecto que, pese a todo lo que pasó en el mundo y las diferentes crisis en varios países, siempre cuidó el empleo siempre se cuidó a los que más necesitan del Estado y esa es nuestra premisa. Generar más puestos de trabajo, cuidar los más desfavorecidos, tener un Estado activo para ayudar al empresario, al emprendedor y al ciudadano. La palabra ajuste no existe en nuestro diccionario.

-Otro tema con el que es atacado Scioli es la inseguridad. Por un lado, se dice que la Policía Bonaerense se capacita en seis meses y después sale con un arma a la calle. Por el otro, que los niveles de inseguridad en la provincia subieron durante su gobierno.
-Nosotros ya no medimos los índices. Los únicos datos oficiales son los de la procuración de la Corte de la provincia. Y los últimos datos marcan que los homicidios en ocasión de robo, desde que se implementó la emergencia económica hace un año y medio, bajaron un 50 por ciento. ¿Esto quiere decir que estamos satisfechos y que no hay problemas? No. Quiere decir que tenemos que seguir trabajando muchísimo pero que el camino es el que emprendimos que es poner más policías en las calles, tener Policía local, equiparlas, crear los Comandos de Patrullas, exigirles todos los días a la justicia que sea estricta en el cumplimiento de la ley. Si alguien tiene otra receta que nos la diga. Nosotros queremos más presencia policial, más prevención, más políticas como hace el gobernador, aumentando los recursos para equipamiento. Ese es el camino. Todavía
falta porque no es un tema que se resuelva de un día para otro. Pero sin ninguna duda es el único camino adecuado. Y nosotros proponemos crear 100 mil nuevos agentes federales para todo el país, policías federales, prefectos y gendarmes para que cuiden nuestras fronteras, las zonas más calientes, formados como la Policía locales en universidades, con programas forjados en democracia y un equipamiento de avanzada para no correr de los avances que tienen los grupos delictivos. Nosotros queremos darle la batalla en todos los ámbitos.

-Algunas propuestas de la oposición hablan de derribar aviones y bombardear las fronteras, algo que por ley no se puede hacer. ¿Cuál es su propuesta en la lucha contra el narcotráfico?
-Primero, hay que fijarse lo que pasó en México cuando sacaron el ejército a la calle
para luchar contra el narcotráfico. Hay que recordar a los 43 estudiantes desaparecidos en México. Esas recetas ya se aplicaron en Argentina y sabemos cómo terminaron. El camino es este que te contaba. Fuerzas de seguridad federales, formadas en democracia, trabajando junto al vecino y con un presidente
que le exija a la justicia. Nosotros no vamos a perseguir perejiles.

-¿Cuáles van ser su propuestas en cuanto al campo?
-Nosotros tuvimos una buena relación con las organizaciones del campo en la provincia. No con la Sociedad Rural que representa al campo como el macrismo expresa en la política. Si uno escucha el discurso de Etchevere, el presidente de la Sociedad Rural, escucha el discurso de quien quiere volver a las peores épocas de la Argentina, no sólo a las políticas económicas sino a la época de la dictadura por su visión de la sociedad y de la política. Con esos no tenemos nada que ver. Con el resto, como cooperativistas, con los pequeños y medianos productores vamos a trabajar, como trabajamos en la provincia, codo a codo. Creemos que cambió
la coyuntura del mundo, y en los países centrales hay una guerra de monedas, una
política deliberada de bajar los precios de los commodities, del petróleo y alimentos,
y nosotros tenemos que estar del lado de los productores y de las economías regionales para que vuelvan a ser rentables.

-Personalmente, ¿cuál es tu objetivo primordial después de las elecciones nacionales?
-Poder cumplir con eficacia el rol que me asignó Daniel Scioli que es el de ser jefe
de Gabinete nacional si ganamos las elecciones. Poder corresponder con mi trabajo
y con logros esta responsabilidad. Poder coordinar el gabinete, hacerle frente a los
desafíos que se vienen, poder estar a la altura de las circunstancias y voy a poner toda la experiencia que gané durante los ocho años que fui jefe de Gabinete de la provincia si la ciudadanía elige a Scioli presidente.

Alberto Pérez: "El país está desendeudado, ahora queremos una etapa para atraer inversiones"