El primer paso

EDICIÓN IMPRESA

El primer paso

El primer paso

Compartimos el editorial 933 del nuevo número de la Revista Pronto.

Mucha tela para cortar dejaron las PASO presidenciales. Para comenzar el análisis habrá que decir que serán las elecciones más reñidas desde 2003, cuando Carlos Menem, luego de obtener una leve ventaja sobre Néstor Kirchner (25% a 22%) en la primera vuelta, se bajara del balotaje.


En 2007, Cristina Kirchner obtuvo el 46% de los votos y le sacó más de veinte puntos a Elisa Carrió; en 2011, logró el 54% y dejó a Hermes Binner relegado a un lejano segundo lugar con apenas 16%. El fuerte liderazgo de Cristina y los años de bonanza del país se vieron refl ejados en las urnas. Ahora, en cambio, si bien demuestran una tendencia, los resultados auguran que la incertidumbre se mantendrá hasta octubre y bien puede ir variando de acuerdo a cómo acontezca la vida cotidiana de los argentinos. Daniel Scioli del FPV alcanzó el 38,4%, Mauricio
Macri con Cambiemos el 30,1 y UNA, la coalición que encabeza Sergio Massa, el 20,6% ; estas son las fuerzas con un caudal de votos sufi cientes como para incidir en el resultado final.


Por eso, a partir de ahora, será el tiempo de las negociaciones públicas y de las otras. Scioli apuntará seguramente a dos líderes históricos del peronismo, como José Manuel de la Sota y Adolfo Rodríguez Saá, para intentar captar el 6% de votos que le faltan para ganar en primera vuelta, ya que todo indica que si supera los 40 puntos pero no alcanza los 45, la diferencia con el segundo difícilmente sea superior a los 10 puntos que según la ley evitan el balotaje. Por su parte, Macri deberá intentar convencer a los votantes que de ahora en más él es la única opción para terminar con el peronismo que ya lleva doce años en el poder. Massa, por su parte tratará de hacerle saber a uno y otro que su caudal de votos es sufi ciente para definir la elección.


Lo cierto es que el domingo hubo varias sorpresas que marcaron la jornada. La primera fue el asombro de María Eugenia Vidal, quien obtuvo 30% de los votos y fue la candidata más votada.


Y paradójicamente es uno de los pocos lugares donde el PRO hizo una alianza concreta con los radicales y también participaron de la lista de Carrió. Por su parte, Daniel Scioli sorprendió con un triunfó en Santa Fe, donde hace poco a gobernador el peronismo había sido tercero, y con un segundo lugar expectante en Mendoza. En tanto Sergio Massa tuvo una muy buena performance en Santa Fe, donde superó los veinte puntos y desplazó al socialismo del tercer puesto, en la provincia de Buenos Aires con Felipe Solá (19%) y en la Capital Federal, donde Marco Lavagna superó los 11 puntos. La otra sorpresa fue el gran respaldo que recibió José Manuel de la Sota en su propia provincia -un 39%- y en la provincia de Buenos Aires. Y en este caso cabe una mención para los encuestadores, que en estas PASO estuvieron muy cerca del resultado fi nal, luego del fallido del balotaje porteño, donde ninguno pudo prever el ajustado resultado con el que Rodríguez Larreta venció a Martín Lousteau. Un capítulo aparte se lo lleva la lluvia que, incesante, cayó durante varios días y en toda la jornada electoral.


Las dificultades en algunos municipios anegados, donde hubo miles de evacuados, hicieron que las PASO registraran ausentismo. Participó el 72 % de un padrón de 33 millones de personas, es decir tres o cuatro puntos -un millón de personas- menos que lo habitual. Esos votos que faltaron el pasado domingo, junto a los de aquellos candidatos que no pudieron superar el piso de 1,5% para entrar a la elección general, pueden resultar decisivos a la hora de confirmar o cambiar la tendencia que reflejaron las PASO. El próximo 25 de octubre, el pueblo dará su veredicto final.

El primer paso