Diego Bossio:

DIEGO BOSSIO HABLA DE LAS MEDIDAS QUE PLANEA SCIOLI

Diego Bossio: "Le vamos a devolver el IVA a los jubilados y crear un millón de viviendas"

Diego Bossio: "Le vamos a devolver el IVA a los jubilados y crear un millón de viviendas"

El candidato a presidente por el Frente para la Victoria confirmó al titular de la ANSES que se postula a diputado por la provincia de Buenos Aires como su ministro de Planificación e Infraestructura. Aquí Bossio explica cómo se le reintegrará el 21% de IVA a los que ganan la mínima y su proyecto para dar créditos en pesos para la vivienda a 30 años.

Son días vertiginosos para Diego Bossio. Ya en la recta final de la campaña y con
intensión de lograr un triunfo en primera vuelta, no para de recorrer la provincia de
Buenos Aires junto al candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, quien anunció
que en caso de ganar, el economista de 36 años -y que dirige la ANSES desde hace
seis- ocupará el estratégico Ministerio de Infraestructura. En su amplia oficina de la
Avenida Córdoba, Bossio recibe a Pronto y explica con detenimiento los dos planes
que el próximo gobierno quiere poner en práctica desde el comienzo: un agresivo
plan para construcción y reforma de viviendas y la devolución mensual del 21 % de IVA a los jubilados. 

-¿A Daniel Scioli tenemos que verlo como continuidad o como cambio?
-Nosotros planteamos que viene una nueva etapa y en esa etapa tenemos considerar
todo lo que hicimos. Después de una etapa terrible de decadencia como fue el 2001, hemos formado un Estado más fuerte, con otra eficiencia y capacidad de resolverle los problemas a la gente. Ahora que tenemos un país desendeudado, como reconoce hasta la oposición, viene la etapa del desarrollo. Cristina fue la campeona de la inclusión y los derechos humanos, nosotros pretendemos que Daniel Scioli sea el campeón del desarrollo. Tenemos que pensar una Argentina moderna, con buenos caminos, buenos servicios y capaz de innovar científica y tecnológicamente. Una Argentina que proteja el trabajo, promueva la calidad y asegure la vivienda.

-Anunciaron un nuevo plan de viviendas. ¿Con el PROCREAR actual no alcanza?
-Con nuestros créditos ya se terminaron 120 mil viviendas y hoy hay 80 mil en
construyéndose, una cifra muy importante para la historia de nuestro país. Pero creemos si conseguimos nuevos financiamientos podemos ir más rápido y construir un millón de viviendas en un año. Esto además de ser una solución para muchas familias generaría nuevos puestos de trabajo. La nueva etapa del PROCREAR va a tener tres fuentes de financiamiento: ANSES, que hoy lo tiene; el Tesoro, que si bien lo tiene lo vamos a profundizar y una tercer fuente que sumaremos que es la banca privada.

-¿Pero cómo van a lograr que los bancos den créditos hipotecarios a tasas bajas? Pese a que les fue muy bien en estos años, hasta ahora no lo hicieron y nada indica que vayan a cambiar de idea...
-A los bancos comerciales les vamos a exigir que con parte de los depósitos compren instrumentos de deuda del fideicomiso PROCREAR que tengan como destino los créditos hipotecarios, incluyendo en casos como el de la Capital, donde hay tierras, la compra o reforma de casas familiares. El banco lo va a prestar a las tasas que le marque el programa, que será entre el 2 a 15% a 30 años y a cambio va a recibir una valor representativo de deuda, que va a ser útil para encajes del sistema financiero. Porque en estos temas sensibles lo que no se genera por sí solo el Estado está obligado a crearlo. Esto abre una nueva línea de negocios y no les impide seguir ofreciendo los créditos que abundan y son destinados al consumo.

-¿Qué piensan hacer con la Villa 31, que es la única que crece peligrosamente en forma vertical. Las vibraciones del tren y la autopista, o la réplica de un terremoto, pueden desencadenar una tragedia en esas construcciones sin ningún control que llegan a los cinco pisos. ¿Hasta cuando la Nación y la Ciudad, amparándose en un tema de jurisdicción, van a seguir ignorando el tema?
-Hay que ponerle un punto final a esa situación. Lo primero que tenemos que hacer es que no crezca. Lo segundo es encarar un plan de urbanización claro y preciso que contemple la estabilidad, la fortaleza de los cimientos y si lo que está construido representa un riesgo para quienes lo habitan. Y tercero y fundamental hay que generar opciones y por eso estamos proponiendo un plan masivo de construcción de viviendas y de hipotecas para que las familias tengan opciones.

-¿Por qué sos el único de los jóvenes a los que elogia Cristina que se lo ve junto a Scioli, al punto que formarás parte del próximo gabinete?
-Yo he tenido una relación institucional muy buena con Daniel y después he profundizado el vínculo político. Es el candidato que eligió la presidenta y empecé a trabajar porque creo en el proyecto. Y junto con él y con Carlos Zaninni hemos podido trabajar francamente y coordinadamente en la provincia de Buenos Aires que es enorme. Yo tenía la vocación de ser gobernador, caminé mucho la provincia y tuve muchas charlas con Daniel y construimos una relación.

-Hoy una recesión mundial: ¿cómo va afectar esto a la Argentina?
-El mundo está jugando un papel recesivo. Nuestro principal socio comercial, Brasil,
está en una situación crítica desde el punto de vista económico y también con algunas dificultades en lo político. Argentina tiene que encontrar los mecanismos para proteger las cosas que hemos logrado. Proteger el trabajo, porque es ordenador de la vida comunitaria, tener políticas que protejan la industria, porque ante un mundo recesivo aparece la agresividad comercial. 

-¿Y cómo le van a escapar al ajuste que vienen anunciando todos los economistas?
-El ajuste es una lógica que ha llevado a la Argentina y a otros países al desastre.
Nosotros tenemos una lógica de desarrollo que rechaza de manera contundente el
ajuste. Durante todos estos años hemos crecido sobre la base del consumo, y nosotros ahora tenemos que incentivar otro componente de la demanda que es la inversión. Y Daniel Scioli viene fortaleciendo los vínculos para que otras naciones,
organismos internacionales y empresas inviertan en el país.

-Hace poco dijiste que piensan devolverle el IVA a los jubilados para mejorar sus haberes. ¿Realmente se puede hacer?
-Nosotros vamos a devolverle el IVA a todos aquellos jubilados que ganen la mínima.
Pero para llegar acá hubo un enorme camino que recorrer: hay que tener en cuenta que la mitad de las personas que hoy están jubiladas en 2003 no lo estaban (hoy el 97% de quienes están en la edad jubilatoria cobra su haber) y que recién hoy todos los jubilados están bancarizados y tienen una cuenta gratuita universal previsional. El problema es que lo que hace habitualmente el jubilado es cobrar en el banco y manejarse con los pesos. Nosotros lo que proponemos es que use la tarjeta de débito (algo que ya logramos en un 40% de los casos), que en vez de pagar
con los pesos, pague con la tarjeta de débito. A fin de mes, todo el IVA que pagó con tarjeta de débito se le devolverá en una cuenta corriente. Si el jubilado consumiera 100% con su tarjeta de débito le adicionaría al que cobra la mínima de 4300 pesos, 700 pesos por mes, el 86% del sueldo de un trabajador en actividad. 

-Massa dice que éste es un proyecto oportunista para oponerse a su propuesta del 82% móvil. Y no entiende por qué, si es posible, no lo ponen en práctica ahora.
-(Se ríe) El tema es que hoy Sergio, con quien tuve y tengo muy buena relación,
promete cualquier cosa, ya que no tiene la responsabilidad del que va a ganar. ¿Por
qué no lo hicimos hasta ahora? Por la simple razón de que recién ahora llegamos a
la bancarización total y, aún así, hay muchos negocios de pequeños pueblos que
no trabajan con tarjeta de débito. Cuando tomemos la medida esos negocios se verán obligados a ponerla, porque de lo contrario los jubilados dejarán de comprarles para recuperar ese 21% de IVA que se les devolverá.
Y eso hará a la vez que muchos negocios blanqueen a sus trabajadores, ya que, hay
que decirlo, muchos trabajan en negro. Esto impedirá ocultar su facturación, mejorando la recaudación y permitiendo el ingreso de nuevos trabajadores al circuito formal. Si sumamos a esto que la enorme mayoría del dinero que devolveremos será destinado al consumo, el costo fiscal será muy pequeño para el país. Yo prometo cosas sólo cuando las estudié y sé que se pueden hacer. Porque chicanear es fácil: ¿por qué no le preguntás a él porque no puso el 82% móvil durante los seis años que manejó la ANSES? 

-Recién mencionaste cómo una preocupación el blanqueo de trabajadores y se habla de que los que están en negro son casi el 40%. ¿En que sectores están la mayoría de ellos?
-En el campo y en los comercios informales. Son claramente aspectos a mejorar, como logramos hacerlo con las trabajadoras del servicio doméstico. Por eso digo que nuestro proyecto es bueno en varios sentidos y es el momento justo para ponerlo en práctica: el que tiene una carnicería y le quiera vender a un jubilado que ahora va a recuperar el 21% de la compra, va a tener que poner la tarjeta de débito y se va a tener regularizar. 

-¿Qué piensan a hacer con ganancias? Hay desajustes muy grandes porque no se mueve lo que debería el mínimo no imponible y mucha gente paga gran parte de su sueldo en ese impuesto.
-Daniel Scioli ha trabajado con todos los gremios para tener un proyecto para mejorar el poder adquisitivo de todas las familias que hoy pagan ganancias, pero por otro lado manteniendo la sustentabilidad al sistema fiscal argentino. El mínimo se ha reformado todos los años y Daniel Scioli seguirá haciéndolo consensuando las escalas con todos los gremios. Lo que buscamos es que sea un impuesto efectivamente a los altos ingresos. 


-La última tiene que ver con la gobernabilidad. Estela de Carlotto dijo hace pocos días que Scioli sería un presidente de transición. Por otro lado, desde la oposición dicen que Zanini, la Cámpora y la propia Cristina, mantendrán controlado a Scioli. ¿Qué respondés a estos cuestionamientos?

-Me parece irresponsable decir que va a ser un presidente de transición. A partir del diez de diciembre, el que gobierne la Argentina será Daniel Scioli. El tendrá la legitimidad del voto y la obligación como peronista. Porque la obligación del peronismo es ganar las elecciones y transformar la patria. El peronismo es la expresión contraria al conservadurismo. Nosotros queremos cambiar las cosas. Eso no significa que Daniel no va a tener la habilidad de dialogar de manera franca con todos los sectores, lo va a hacer

Diego Bossio: "Le vamos a devolver el IVA a los jubilados y crear un millón de viviendas"