Google homenajea a Mascha Kaléko, asociada al movimiento de la nueva objetividad en la literatura

EFEMÉRIDE

Google homenajea a Mascha Kaléko, asociada al movimiento de la nueva objetividad en la literatura

Google homenajea a Mascha Kaléko, asociada al movimiento de la nueva objetividad en la literatura
La poeta judía que marcó la literatura alemana y debió exiliarse en medio del nazismo.

Mascha Kaléko, nacida en Chrzanów como Golda Malka Aufen, fue hija natural del judío Fischel Engel y de Rozalia Chaja Reisel Aufen. 

En 1929 publicó su primera poesía en el periódico Der Querschnitt, que reflejaba en un tono alegre-melancólico el ambiente de los ciudadanos ordinarios y la atmósfera de Berlín. En 1933/34 estudió en la Reimann-Schule en Berlín, entre otros el curso de escritura publicitaria. En 1933 publicó el Lyrisches Stenogrammheft (cuaderno lírico estenográfico), que ameritó el comentario que más tarde le dirigió el filósofo Martin Heidegger: «su cuaderno estenográfico demuestra que usted sabe todo lo que a los mortales les está dado saber». La obra fue un éxito y, aunque se había publicado en enero, se libró de la hoguera nazi de mayo porque las autoridades desconocían que la autora era judía. La editorial Rowohlt publicó una segunda edición en 1935 y un año antes Das kleine Lesebuch für Große.

La característica de su obra es una Lírica urbana (que considera por ejemplo pluralismo, simultaneidad, masificación, anonimidad) con un tono melancólico-tierno. Por largo tiempo después de su muerte, la obra lírica de Mascha Kaléko, a la que se le considera también como el equivalente femenino de Erich Kästner, mantiene aún una gran cantidad de seguidores. Las estrofas conocidas como Montagsgedichte conmueven por su sencillo y directo lenguaje. Sus poemas fueron convertidos en canciones por cabaretistas como Hanne Wieder o cantantes como Rainer Bielfeldt y son cantadas aún hoy.

En 1968 su hijo falleció repentinamente en Nueva York. Después de morir su esposo Vinaver en 1973, reencontró en su último año de vida las fuerzas para escribir. Murió en 1975 —solo 14 meses después que su marido— en Zürich de cáncer de estómago.

Google homenajea a Mascha Kaléko, asociada al movimiento de la nueva objetividad en la literatura