Jorge Tartaglione: “El impacto más grande es en el pulmón pero ahora se vio también que el COVID-19 te puede afectar el cerebro y el corazón”

NUEVO DESCUBRIMIENTO

Jorge Tartaglione: “El impacto más grande es en el pulmón pero ahora se vio también que el COVID-19 te puede afectar el cerebro y el corazón”

Jorge Tartaglione: “El impacto más grande es en el pulmón pero ahora se vio también que el COVID-19 te puede afectar el cerebro y el corazón”

El presidente de la Fundación Cardiológica Argentina explicó a Pronto cómo afecta el coronavirus al corazón, en base a dos nuevos estudios que comprueban que el COVID-19 es una enfermedad multisistémica

En los últimos días, los científicos han ido descubriendo que más que una enfermedad respiratoria, el COVID-19 es una enfermedad multisistémica, capaz de afectar múltiples órganos al mismo tiempo. La razón de esa multiplicidad de ataques se debe a que la entrada del virus a las células sucede a través de un receptor ubicado en los revestimientos de los vasos sanguíneos, los cuales están ubicados en todos los órganos del cuerpo. La novedad es que ahora se publicaron los resultados de dos importantes estudios en la Journal of the American Medical Association Cardiology, que describen los daños causados por el coronavirus en la salud del corazón.

El primer estudio es de autores alemanes e italianos y evaluó mediante una resonancia magnética nuclear cómo había quedado el corazón en 100 personas que habían pasado la infección. ¿Qué encontraron? Que el 78 por ciento de los pacientes examinados –con una edad promedio de 49 años, distribuidos equitativamente entre hombres y mujeres- presentaron algún tipo de daño cardíaco después del COVID-19, causando lo que se llama inflamación del corazón o miocarditis. Ese daño fue independiente de la historia médica de las personas y de la gravedad del coronavirus.

El segundo estudio consistió en realizarle autopsias a 39 pacientes mayores con una edad promedio de 85 años y que fallecieron por coronavirus. Se les analizó el corazón y se descubrió que a pesar de que se encontró el COVID-19 en el tejido cardíaco de 24 de los 39 casos, esos tejidos no mostraron un claro fenómeno inflamatorio celular. Es decir que se descubrió que el virus puede atacar directamente las células del corazón y que el motivo por el que no se vieron signos de inflamación en los tejidos podría ser explicado por la edad avanzada de los pacientes.

Con la inquietud planteada sobre el tema, Pronto se comunicó con el doctor Jorge Tartaglione, quien es el presidente de la Fundación Cardiológica Argentina y desde hace cuatro meses forma parte del equipo de Cortá por Lozano, el magazine de las tardes de Telefe que conduce Vero Lozano, donde el doctor explica con absoluta claridad las cuestiones relacionadas con la pandemia del coronavirus, que mantiene en alerta al mundo entero. Al respecto, Tartaglione explicó de manera pedagógica y gráfica el asunto: “El músculo cardíaco puede ser afectado por diferentes cosas. El corazón tiene que expulsar sangre a cada latido para que eso funcione. Para expulsar sangre, tiene paredes y esas paredes son músculos que funcionan como una bomba. Esa bomba al contraerse, hace que salga la sangre del corazón en cada latido. Si tu corazón funciona bien, tenés entre 60 y 100 latidos por minuto y largás una cantidad de sangre necesaria para que tu cuerpo sea abastecido. Si el corazón se agranda y comienza a funcionar mal, no puede sacar la cantidad de sangre que le entra, entonces se va agrandando. Esto se llama insuficiencia cardíaca y puede ser por un problema en la pared del corazón, como cuando se altera una arteria, se obstruye y hace que se muera esa parte que irrigaba el corazón. A eso se lo llama infarto”.

Con claridad, el profesional de la salud continuó explicando: “Si tenés muchos infartos, el corazón empieza a funcionar mal y se agranda de tamaño. Esa sería una opción; otra sería algo congénito o hereditario; otra sería diferentes insuficiencias cardíacas y se empieza a dilatar el corazón. Y hay otras que son infecciosas. Es decir que de golpe estás en un buen estado general, algún virus –que hay un montón- impacta sobre el corazón, lo inflama, lo agranda como loco y ese agrandamiento cardíaco se llama miocarditis, que es una inflamación del corazón. Se ha visto con muchos virus y se ha visto con el COVID-19. Las autopsias han demostrado que los corazones estaban extremadamente agrandados con esa miocarditis. El COVID-19 también produce una alteración vascular enorme, que se llama coagulación intravascular diseminada, que genera múltiples trombos para todos lados. Recordá siempre que el coronavirus genera una tremenda reacción inflamatoria del organismo, ingresa el virus, el organismo se empieza a defender, manda los glóbulos blancos que son los soldaditos que empiezan a atacar al virus y el impacto más grande es en el pulmón pero ahora se vio también que te puede afectar el cerebro y el corazón. Estos dos trabajos que publicó la Journal of the American Medical Association Cardiology muestran eso”, cerró Tartaglione.

Jorge Tartaglione: “El impacto más grande es en el pulmón pero ahora se vio también que el COVID-19 te puede afectar el cerebro y el corazón”