Una maldición: el verdadero motivo por el que nadie quiere comprar la casa en la que nació Harry Potter

¿LE TIENEN MIEDO A VOLDEMORT?

Una maldición: el verdadero motivo por el que nadie quiere comprar la casa en la que nació Harry Potter

Una maldición: el verdadero motivo por el que nadie quiere comprar la casa en la que nació Harry Potter
La residencia está a el mercado desde hace dos años pero sus dueños aseguran que es "invendible".

Oscura y con un pasado triste. Así es como, seguramente, los fans de Harry Potter recuerdan a esta casa en donde Lord Voldemort asesinó a los padres del mago más famoso.

En la realidad, esta residencia está ubicada en Lavenham, una villa medieval del siglo XV, ubicada en el Reino Unido. Desde hace dos años, este mítico lugar está a la venta pero todavía ningún comprador se ha mostrado interesado.

harry

¿Los motivos? Según contó Jane Ranzetta, la propietaria del inmueble, la aparición de la casa en la película significó una maldición para su familia. Lo que sucedió es que la producción del film no le pagó nada por filmar en su residencia ya que habían hecho un arreglo previo con el concejo municipal.

Estaba sentado en la primera fila cuando mi hijo Alexander me golpeó mientras roncaba. Me dijo, '¡Papá, nuestra casa está saliendo en pantalla! Yo respondí, “Tonterías", entonces, miré hacia arriba y allí estaba. Había muchos planos mostrando nuestra casa, me pareció muy bizarro", contó a Daily mail Tony Ranzetta, otro de los propietarios.

Desde ese momento, contaron, miles de personas se acercan a la casa a sacarse fotos e intentan colarse para verla desde adentro. Esta situación sería el verdadero motivo por el que los posibles compradores del inmueble desisten de hacer una reserva.

La mayoría de los compradores potenciales quieren retirarse en Lavenham. Buscan una vida tranquila, pero vivir en esta casa es un poco como vivir en una pequeña pecera de cristal. Los agentes de bienes raíces creen que no ayuda tener una casa que es tan popular", agregó Tony.

¿Vos la comprarías?

Una maldición: el verdadero motivo por el que nadie quiere comprar la casa en la que nació Harry Potter