ESCÁNDALO

Ribetes insospechados: la polémica por el chanchito llegó a la política

Ribetes insospechados: la polémica por el chanchito llegó a la política
Juan Manzur aclaró que Lara Bernasconi no forma parte del gobierno.

El escándalo del pobre chanchito llegó a la política argentina: el Gobierno de Tucumán se desligó de todo lo que tenga que ver con el chancho que fue arrojado desde un helicóptero hacia la casa de Federico Álvarez Castillo y Lara Bernasconi en José Ignacio.

¿Por qué emitieron un comunicado oficial? Porque quisieron dejar en claro que Bernasconi, modelo tucumana que colabora en una ONG sin fines de lucro llamada Banco de Alimentos de Tucumán (ella es la madrina), no forma parte del gobierno.

"El Gobierno de Tucumán, a cargo del Dr. Juan Manzur, repudia profundamente el hecho de público conocimiento acaecido en la ciudad de Punta del Este, Uruguay, que vincula a la señora Lara Bernasconi, madrina del Banco de Alimentos de Tucumán en el que a través de una aberrante maniobra se mata a un animal por diversión o entretenimiento. Cabe aclarar que ni la señora Bernasconi ni el Banco de Alimentos, tienen relación alguna con el Poder Ejecutivo de nuestra provincia", expresaron en la cuenta oficial de la provincia.

 

 También se hizo eco de la noticia Felipe Solá, quien tiene a una chancha como mascota. "Le mostré a mi chancha Pelota el video del empresario Álvarez Castillo arrojando un cerdo a su pileta desde un helicóptero. 'Por favor, que nadie le diga cerdo', me pidió. 'Nosotros somos buenos bichos'", escribió.

Ribetes insospechados: la polémica por el chanchito llegó a la política