DE PELÍCULA

Débora D'Amato y el casamiento que no fue "Yo fui una novia fugitiva"

Débora D'Amato y el casamiento que no fue "Yo fui una novia fugitiva"

La periodista y panelista, se abrió y confesó diferentes situaciones de su vida que hoy recuerda entre risas. 

Poco se sabe de la vida de Débora D´Amato. Con un perfil bajo, la periodista prefiere mantener su vida privada puertas para adentro. Sin embargo, en una entrevista exclusiva con Pronto, Débora se sinceró y habló sobre su vida personal y amorosa, confesándonos una difícil, pero ahora graciosa, anécdota de su vida. 

"Yo fui una novia fugitiva, y mi mamá también, las dos tuvimos la misma historia. Pero yo no lo supe hasta que pasó" empezó a contar Débora "Estaba en pareja con Alejandro, un dulce. Después de 2 años, me propuso matrimonio. Yo estaba convencida de que ese era el camino a seguir, estaba muy feliz y creí que era algo que quería fehacientemente" recuerda, sacándose el resto de maquillaje que le quedó del programa de Intrusos “Teníamos arreglado ya nuestro catering, pagado el salón, el vestido, las invitaciones enviadas, todo. Faltaba un mes, pero hubo un momento en que las cosas empezaron a hacerme ruido. No hay manera de explicarlo, pero había cosas que a mi antes me encantaban pero que ahora me generaban ruido, cosas que tenían que ver con lo cotidiano, con la convivencia”

“Nos casábamos en Diciembre, pero llegando al mes de octubre cada vez me ponían nerviosa más cosas, cosas que yo hasta ese momento no sabía que era que no me quería casar. Empecé a descubrir en mi interior que había algo que no me cerraba y empecé a dudar, no del amor que tenía hacia él, sino de la responsabilidad que significa casarse.” y con una sonrisa, sabiendo que se acerca a la parte más interesante, sigue el relato “A partir de ahí fue medio de novela. La cuestión es que ya me venía sintiendo medio mal, y un día en la oficina me desmaye, pero fue de la nada, de repente. Me fui a negro. Después de eso quede internada, hasta que llegó Ale preguntándome que había pasado, y cuando lo vi me di cuenta que no, de que no me quería casar.” esta vez un poco más rememorativa, termina de explicar “Para mí fue terrible, el cómo decírselo. No había pasado nada, no había un tercero, no nos llevábamos mal. Solo me di cuenta que no era el amor suficiente para un matrimonio.”

Con los recuerdos a flor de piel, Débora sigue “Él entró y me preguntó, se dio cuenta que mi mirada era distinta. Me lo dijo un tiempo después, se había dado cuenta que no era algo de salud lo que me pasaba. La sensación que tuve cuando yo le dije que no me quería casar no la puedo comparar con nada que me haya pasado en la vida. Lo mal que yo me sentía, la sensación de angustia, una situación de mierda”  y entre un almuerzo rápido y el bullicio de la gente, agrega “Las vuelta de la vida llevaron a que a los 10 años de nuestra relación, de nuestra ruptura, el tuvo una enfermedad horrible y falleció. Pero el tiempo sanó nuestra relación, y es hasta el día de hoy que sigo hablando con quién era mi suegra antes, Angélica, una mujer hermosa”

Para finalizar, con esa sonrisa y actitud arrolladoramente positiva que la acompañó toda la entrevista, Débora agregó “Era un amor Ale, pero el vestido me lo metí en el orto”

Débora D'Amato y el casamiento que no fue "Yo fui una novia fugitiva"