Con su compañía independiente, Ajaka poetiza en el Sarmiento

TEATRO

Con su compañía independiente, Ajaka poetiza en el Sarmiento

Con su compañía independiente, Ajaka poetiza en el Sarmiento

El actor, que este viernes desembarca con su compañía independiente Colectivo Escalada en el teatro Sarmiento para presentar "El hambre de los artistas", obra que escribió y dirige, admitió que elige abrevar en temas relacionados a su profesión porque "es una forma terapéutica de entender todos estos años de trabajo".

El actor, que este viernes desembarca con su compañía independiente Colectivo Escalada en el teatro Sarmiento para presentar "El hambre de los artistas", obra que escribió y dirige, admitió que elige abrevar en temas relacionados a su profesión porque "es una forma terapéutica de entender todos estos años de trabajo".
 
 Nos dedicamos a alguna de las ramas del arte, y para mí es una manera de comprender qué es lo que vengo haciendo desde que decidí dedicarme a ser actor", explicó Akaja en diálogo con Télam.

La trilogía a la que alude el actor que puso el cuerpo a Rubén Donofrio, el sindicalista reo y seductor que interpretó en la tira "Guapas" (El Trece), es "Qué siga la música!" (2013) sobre las vicisitudes de una orquesta de cámara ahogada en la burocracia estatal, "El director, la obra, los actores y el amor" (2014) y, ahora, "El hambre de los artistas".

Sobre esta última, también montada junto al Colectivo Escalada pero la primera en desembarcar en un circuito de teatro "oficial" es, según palabras de su autor, "una polifonía tragicómica de doce protagónicos".

La trama, sobre la que el actor prefirió no abundar, cuenta la historia de una antigua troupe de artistas detenida en algún lugar del pasado que viaja en el tiempo a través de un pozo ciego. Del otro lado, más acá en el futuro, se encuentran con un grupo de arrogantes que buscan tenderles una trampa.

Esta compañía, surgida en 2008 luego de que el actor tuviera que cerrar la sala independiente homónima montada en Villa Crespo, trabajó siempre con el objetivo de experimentar distintas variables artísticas "Soy curioso de los derroteros biográficos, por eso sin querer hice una trilogía sobre el tema, terminé hablando siempre sobre este universo tan particular del que formo parte porque trato de entender qué es lo que me está pasando", admitió desde las butacas de la sala lindera al Zoológico.

Allí Colectivo Escalada, integrado por Leonel Elizondo, Sol Fernández López, Karina Frau, Rodrigo González Garillo, Georgina Hirsch, Luciano Kaczer, Gabriel Lima, Julia Martínez Rubio, Luciana Mastromauro, Andrés Rossi, Alberto Suárez y María Villar -mujer de Ajaka- ultiman los detalles para el estreno.

"El hambre de los artistas" es la primera propuesta del grupo nacido en el off que llegará a una sala del circuito de teatro llamado oficial.

"La mayor relevancia que tiene eso para nosotros es el sueldo para los actores, la posibilidad concreta de vivir un par de meses de nuestro laburo. Porque nosotros, desde Colectivo Escalada, nunca ganamos plata, sólo nos llevamos algo simbólico", sentenció el actor que interpretó Macbeth en el Teatro San Martín.

Y agregó: "De todas formas la novedad no es que el teatro emergente llegue a una sala oficial sino que lo haga una compañía, que es una estructura muy difícil de sostener en el tiempo justamente por la falta de retribución económica y la merma de la retribución simbólica".

"Por supuesto -añadió- estar en una sala oficial permitió que el nivel de producción estuviera a la altura porque a pulmón no íbamos a poder hacerla a esta escala".

Precisamente, consultado sobre la proliferación de salas y espacios independientes, Ajaka celebró la ampliación de posibilidades, pero remarcó que eso redunda en "poca visibilidad para los artistas".

"Hay demasiada oferta y eso genera un agotamiento en los que hacemos teatro independiente. Pero, a la vez, son esas condiciones de producción las que enmarcan o que vierten sobre el material, por eso yo intento poetizar sobre eso en la medida que puedo y de ahí que mi terapéutica en estas obras contempla todo el tiempo las dificultades de producción", indicó.

"Yo no me olvido que antes de ayer estaba llamando a mis hermanos para que vengan a aguantarme en una función porque tenía vendidas cinco entradas. Yo no me siento muy lejos de eso y no porque no quiera abandonarlo, porque está buenísimo contarlo con la panza llena, pero aún siento que no estoy tan distante de ahí", concluyó.

Fuente:Télam

Con su compañía independiente, Ajaka poetiza en el Sarmiento