Felipe Colombo: “Camila Bordonaba vive en el sur, con la mente despejada y los ojos llenos de cielos hermosos”

LA VIDA FUERA DE LA TELE DE LA EX REBELDE WAY

Felipe Colombo: “Camila Bordonaba vive en el sur, con la mente despejada y los ojos llenos de cielos hermosos”

Felipe Colombo: “Camila Bordonaba vive en el sur, con la mente despejada y los ojos llenos de cielos hermosos”

El actor mexicano habló del fenómeno Rebelde Way, recordó su romance con Luisana Lopilato y reveló cómo es la vida de Camila Bordobaba lejos de la televisión. “Si no está en el medio es porque no quiere”, sentenció.

Rebelde Way fue un suceso creado por Cris Morena que se emitió durante 2002 y 2003 y que tuvo resonancia internacional ya que la serie juvenil fue transmitida en Oriente Medio, Rusia, Europa y todo América Latina. A más de 15 años de haber finalizado, sigue causando furor ya que las nuevas generaciones la miran por Youtube y ahora también está disponible en la plataforma Netflix. De la serie surgió la banda musical ErreWay y sus cuatro integrantes, Luisana Lopilato (33), Benjamín Rojas (35), Camila Bordonaba (35) y Felipe Colombo (37), se convirtieron en verdaderas estrellas. A diferencia de Camila que hace unos años decidió dar un paso al costado en el mundo del espectáculo y se retiró de las cámaras, tanto Luisana como Felipe y Benjamín continúan con sus exitosas carreras artísticas sin parar de generar nuevos proyectos. En un mano a mano íntimo con el periodista Nico Peralta para Pronto vía transmisión en vivo por Instagram, Felipe habló de todo y recordó aquellos años dorados de Rebelde Way.

-¿Sigue vigente el fenómeno Rebelde Way?

-Ahora volvió a estar en boga porque está en Netflix y eso captó a toda una nueva generación, entonces se unieron dos generaciones que ha visto la serie más los que la vieron antes por Internet. Así que volvieron las preguntas por Rebelde Way, las críticas de algunas escenas de la tira y apareció material de las giras que incluso nunca había visto. Gente que me pide que le mande saludos a su sobrina de 15 años que está mirando Rebelde Way, ¡cosas que no me pasaban hace 20 años!

-¿Qué significó Rebelde Way en tu vida?

-Sin dudas, me cambió la vida rotundamente. Era actor, trabajo desde los 6 años y por cosas del azar vine a la Argentina a grabar una serie que era Chiquititas sin saber quién era Cris Morena y todo ese universo. Me fui dejando llevar y cuando llegó la etapa de Rebelde Way, ya estaba muy comprometido acá con la productora, con Cris, con el equipo, con el proyecto que se venía. Nos sorprendió mucho a todos lo que pasó. Fue de los primeros productos argentinos con tanta expansión mundial: Israel, Rusia, las giras por Latinoamérica, España. Fue un éxito para afuera e internamente para mí se estaba gestando algo que fue fundamental: ahí hice mis mejores amigos, me enamoré, viví esos primeros años de adolescencia en la Argentina y fue un cambio completo incluso de mi idea sobre la actuación. Vengo de una familia de actores pero jamás pensé en ser famoso sino en poder sobrevivir de esto.

-Cuando decís “me enamoré”, ¿hablás de Luisana Lopilato?

-Claro. El primer año y medio de Rebelde Way estuvimos de novios con Luisana. En ese momento, no nos animábamos a hablar del romance. Salió en algún lugar y hubo que blanquearlo pero cuando salió la noticia, ya no éramos novios. No se hablaba de eso y teníamos ciertos códigos de trabajo y de preservación de nuestras vidas íntimas. Sabíamos que estábamos trabajando con un contenido para un público adolescente o pre-adolescente y en ese momento no había tanta hambre por saber la vida personal e íntima de los actores sino ver el proyecto en sí e identificarse con los personajes y no con las personas. Eramos muy precavidos y reservados con nuestras vidas.

-Pasó el tiempo, vos formaste tu familia, Luisana se casó y tuvo 3 hijos. ¿Hoy tenés vínculo con ella?

-Con Luisana poco, la verdad. Me comunico cada tanto, hablé mucho cuando pasó lo de Noah y Cecilia (Coronado, su pareja) filmó con Darío, su hermano, no hace mucho. También hacía rato que no me encontraba con él y estuvo buenísimo. Fue una familia que me recibió muy bien en su vida y más en ese momento, donde yo empezaba a plantearme vivir solo acá. Hace tiempo que no tengo una relación fluida con Luisana. Está todo bien y hablamos pero cada quien hace su vida.

-Sí tenés relación fluida con Camila Bordonaba y Benja Rojas que son tus amigos.

-Sí. Con Cami más o menos porque vive lejos y a veces puede pasar un año sin hablarnos. Pero, bueno, es mi hermana y con ese tipo de familia pueden pasar diez años sin hablarte, te encontrás y no pasó el tiempo porque la llevás siempre acá (señala el corazón). Y con Benja hablamos más seguido, tenemos una cosa más de camaradería y ahora que fue papá y tiene una hija hermosa que me vuelve loco, quiero ver todos los días a la nena. Ahora no nos podemos visitar y la única manera es vía videollamada. Me manda videos, nos hacemos videollamadas, nos mandamos temas musicales que se nos ocurren, nos comunicamos y nos hacemos bromas de amigos.

-¿Camila y Benjamín son los padrinos de tu hija Aurora?

-Cami es la madrina oficial de Aurota y Benja es el padrino adjunto pero se siente ofendido porque no es el padrino de una sino que es adjunto. No se considera del todo padrino. Como la madrina no vive en este planeta, lo adjunté a él y se ofendió (risas).

-¿Adjunto porque no figura en los papeles del bautismo?

-No, Aurora no está bautizada y esto es todo juego. Es una cuestión más de vínculo espiritual, no legal. Pensá que ni siquiera estamos casados Cecilia y yo, no sé. Nunca me ha preocupado esa parte y no somos muy del bautizo y esa onda. Son los padrinos básicamente porque son mis hermanos: el tío Benja y la tía Cami.

-¿Cuánto hace que no hablás con Camila?

-A Cami la vi en diciembre. Fuimos al sur y la vi ahí. De hecho, puse una fotito con ella en mi cuenta de Instagram.

-Sos un poco su vocero. Camila está desaparecida de los medios.

-Sí. No usa mucho las redes, vive en la montaña, se desconectó mucho del mundo de la farándula, las noticias y demás. Cada vez que la veo, le digo: “Todo el mundo todo el tiempo me pregunta por vos así que, por favor, déjame mostrarles una prueba de vida”. Me dice: “Bueno, está bien”, nos sacamos una foto, le pregunto si la puedo subir y ella me dice: “Ya sé que la vas a subir igual”. Entonces, la subo y ahí está. Para que vean que está bien.

-¿Ella no quiere saber nada? ¿No volvería a trabajar en la tele por el momento?

-No lo creo.  Esas cosas habría que preguntárselas a ella pero la vi muy bien, la veo feliz viviendo en donde vive, rodeada de la naturaleza con la que vive, con la mente completamente despejada y con unos ojos llenos de cielos hermosos. La vi bárbara, entonces ya ni le pregunto si va a volver o no porque me parece re pesado preguntarle a alguien que no está por qué no está. Si no está es porque no quiere y es su decisión.

Por Nico Peralta

Felipe Colombo: “Camila Bordonaba vive en el sur, con la mente despejada y los ojos llenos de cielos hermosos”