Felipe Colombo habló de sexo y reveló que su mujer no aceptó casarse con él

ENTREVISTA ÍNTIMA

Felipe Colombo habló de sexo y reveló que su mujer no aceptó casarse con él

Felipe Colombo habló de sexo y reveló que su mujer no aceptó casarse con él
El actor que saltó a la fama con Rebelde Way y que ahora está haciendo Sex Virtual de Muscari vía online, habló con Pronto de todo y contó la frustrada propuesta de matrimonio que le hizo a su pareja, Cecilia Coronado

En plena cuarentena social, preventiva y obligatoria, los artistas debieron reinventarse y Felipe Colombo (37) aceptó la propuesta de José María Muscari de hacer Sex Virtual, la novedosa reinvención de la obra que se presentaba en el Gorriti Art Center y que ahora se hace online, a través de distintas redes sociales y vía streaming. En este momento se está llevando a cabo la tercera experiencia de Sex Virtual y la semana próxima saldrán a la venta los tickets para la nueva, que comenzará el 3 de julio y durará tres días. En un vivo de Instagram para Pronto con el periodista Nico Peralta, Felipe habló de todo y se mostró entusiasmado con este desafío que le propuso Muscari. Está compartiendo la cuarentena con su pareja, Cecilia Coronado y su hija Aurora (10), y desde su casa el mexicano se conecta y pela sensualidad para brindarse de lleno a Sex.

-¿De qué va tu participación en Sex Virtual?

-Sex virtual abarca las 24 horas de los 3 días que dura la experiencia y durante todo ese tiempo nosotros vamos teniendo distintos cruces, hacemos vivos, mandamos audios, fotos, videos. Las entradas se compran por www.alternativateatral.com y puede ser una entrada general, otra VIP que tiene otros tipos de accesos y una tercera que es para parejas. Sucedió que nos estaban viendo muchas parejas y a la producción se le ocurrió armar un paquete con un descuento en el combo de las entradas y con material hecho exclusivamente para parejas. Es para mayores de 18 únicamente porque el contenido es caliente, erótico, con música, poesía, baile, porno, lo oscuro, lo luminoso, lo culto. Somos 20 artistas con muchísimos matices. Hay reuniones por zoom donde podés interactuar y también hay un sexting por Telegram alucinante y todo lo que pasa en Telegram queda ahí.

-¿Cuáles son tus límites con el sexo?

-Como estamos trabajando por redes sociales y se corre el riesgo de filtrarse material y demás, eso es todo un tema. Soy muy pudoroso y lo que ven en Sex Virtual no tiene nada que ver con lo que conocen de mí en lo cotidiano. Tengo que conectar con otra energía y entrar en una mecánica de ficción verdad. Es excitante y emocionante, entonces el límite siempre se va corriendo un poco. Mi límite es mostrar ciertas partes del cuerpo sin cuidado y sin un contexto que lo haga ver interesante. Se puede viralizar, mi hija maneja el celular y, además, tengo la limitación de vivir con mi familia para cierto tipo de material. Eso lo incorporo a la experiencia y lo aprovecho también: el morbo, lo oculto, los tabúes.

-¿Charlaste con Cecilia sobre este laburo puntual?

-Cuando surgió la propuesta a principio de año para integrarme a Sex en su versión teatral, dudé yo mucho más que Ceci. Ella me dijo: “Hacelo. Es algo que no has hecho nunca, es una energía que no mostraste ni exploraste mucho y puede ser muy interesante”. De hecho así fue y sigue siendo sorprendente hasta la fecha. Esta versión virtual me parece completamente pionera y me encanta lo que hacen mis compañeros. Me ha abierto la cabeza a mí, a Ceci y tuvimos charlas sobre las cosas que vimos o compartimos. Es muy interesante que te rompan tan cotidianamente ciertos tabúes.

-En el sexo hay tabúes y en Sex Virtual se habla de abrir las parejas. ¿En tu caso, te pasó de querer abrir la pareja con tu mujer?

-No. En ese sentido, somos re tradicionales y tenemos algo muy… No sé cuál sería la palabra exacta. Tenemos un tesoro ahí entre nosotros y lo cuidamos muchísimo. Para estar bien con los demás, primero tenemos que estar bien con nosotros mismos. Es trillada la frase pero funciona así  en lo individual y con la pareja. Y a eso hay que combinarlo con la vida familiar: porque hay momentos en los que sos equipo, otros en los que sos novio, otros en los que sos papá. Sé, además, que esto es mi trabajo y lo encaro como en su momento encaré Los martes orquídeas o El graduado.

-¿Nunca le propusiste casamiento a Cecilia?

-No. No estamos casados y nunca le propuso hacerlo. En realidad, sí pero me dijo que no. Me dijo: “No, ¿para qué nos vamos a casar?” y ahí respondí: “Bueno, mejor”.

-¿Por qué no quiso?

-Ninguno de los dos quiso. No nos llama la atención eso. No nos significa nada en realidad. Nos significan muchas otras cosas que vivimos y que hemos vivido. No es que estamos en contra del matrimonio; simplemente no nos pasa nada con eso.

-¿Tampoco lo necesitás por papeles y esas cuestiones?

-No. Como cuestión legal tenemos la convivencia por Aurora pero no, papeles ya teníamos de antes porque ella tampoco nació acá: los dos somos hijos de argentinos naturalizados. Yo nací en México y ella en Suecia.

-¿Sos romanticón, de hacer la propuesta de casamiento y esas cosas?

-No, no soy romanticón. Puedo ser cursi. Eso seguro. Soy re llorón. Por ahí, un día le pega el sol lindo, me parece que está divina, le digo te amo y lloro. Soy cursi pero no somos muy romanticones en cuento a propuestas de matrimonio y esa onda. Nos pega el romanticismo por otras cuestiones y hay momentos que son románticos de por sí, sin buscarlos y así sucede.

Felipe Colombo habló de sexo y reveló que su mujer no aceptó casarse con él