El fuerte descargo de Jazmín Stuart después de su cruce con Sol Pérez:

SU PUNTO DE VISTA

El fuerte descargo de Jazmín Stuart después de su cruce con Sol Pérez: "Quieren sangre, ese es su negocio"

El fuerte descargo de Jazmín Stuart después de su cruce con Sol Pérez: "Quieren sangre, ese es su negocio"
La actriz se refirió a la tensa pelea que mantuvo con la modelo, e hizo una contundente crítica a los medios. 

Después del tenso cruce que mantuvo con Sol Pérez en una entrevista radial, Jazmín Stuart decidió hacer su descargo en su cuenta de Twitter. Todo comenzó cuando la semana pasada la actriz fue invitada a Informados de todo, el nuevo programa de Guillermo Andino en América, donde vivió un incómodo momento. El ciclo recibió la visita de la madre de Wanda Taddei para hablar sobre el femicidio de su hija, y en un momento interrumpieron su relato para hablar de Carmen Barbieri sobre la salud de Fede Bal.

En ese momento no se sabía aún el diagnóstico de cáncer de Federico y sólo se conocía que se había hecho un estudio por pólipos. Por ese motivo, la actriz se mostró molesta con la actitud del programa y lo hizo notar.

La discusión con Sol se dio lunes de esta semana, cuando Jazmín charló por teléfono con el programa radial Show Attack, donde le preguntaron si se enojó con la producción del ciclo de Andino. "No. Me enojo con el sistema, que me parece perverso. Me parece perverso que inviten a una madre cuya hija falleció de una manera brutal, y cuando ella está removiendo su memoria, con lo doloroso que es eso, la interrumpan con una cortina musical que entra de una manera violenta, para pasar a una noticia que no era urgente y podía esperar", expresó.

Sol, que es parte del programa de radio, la cruzó rápidamente: "Perdón, pero yo estaba viendo el programa y al contrario de lo que vos decís, no me pareció desubicado, pero no estuvo bueno lo que dijiste. No es que hablaban de una nota color que podía esperar, sino que le dieron aire a Carmen Barbieri que hablaba de la salud de su hijo y estaba en la calle"

 

A partir de ese momento la discusión siguió escándalo y las cosas terminaron mal. Por eso, Jazmín dio su punto de vista sobre la situación:

"Me llaman de una radio que no conozco. Me dicen que es para hablar del 8M (ese día marchábamos). Durante la entrevista percibo un poco de desinterés real en los reclamos que simboliza el paro feminista y cierta provocación en las preguntas. Pero sigo. En un momento una mujer a quien no conozco (no miro mucha tele de entretenimiento), me dice que le pareció mal que repudie en TV la interrupción a una madre en pleno relato del femicidio de su hija. Le explico que me parece una falta de respeto y que no se la puede interrumpir. Que no importa cuál sea el motivo, se puede esperar a que esa madre termine su relato. (Esto quiero decir, pero me interrumpe gritando “¡No te importa la salud de Federico Bal!”). Grita, no me deja hablar, se refiere a mí como “Nena”. Tergiversa lo que digo, interrumpe.

En ese momento siento como si me hubieran metido en el living de Mauro Viale en los 90’s, o en uno de esos programas donde bailan y se pelean. Yo siento que, si vamos a hablar del rol mediático en la cobertura de femicidios, ese no es un tono ni un encuadre posible.

Intento desarticular esa dinámica. Señalo, con calma: “Estás tratando de provocar polémica con algo serio, no está bueno”. Sus gritos me siguen interrumpiendo. Y ahí decido pedir que el diálogo continúe con el conductor (solo porque parecía más calmo, fuera hombre o mujer).

La tensión sigue. Se me ocurre preguntar si ella es periodista, porque realmente me cuesta entender que alguien que ejerce el oficio elija manipular una entrevista tan disruptiva y atropelladamente. Quizás no sea programa periodístico y no me enteré. Silencio. El conductor duda.

Finalmente dice que “tiene mucha presencia en los medios”. Otro silencio. Unos segundos después, ella indignada por la pregunta, grita algo así como “¿qué te comiste, nena?” y siento que se perdió el foco, que se amarilleó un tema importante y que no tiene sentido seguir al aire.

Reitero la convocatoria a la marcha y me despido con calma. Unos minutos después hablo por teléfono con el productor del programa. Dialogamos con calma y respeto. Le cuento que, una vez más, me preocupa que temas importantes se sensacionalicen de esa manera.

Me pide disculpas y me explica “Sol está alterada por el problema de salud de su amigo Federico, por eso se puso así”. Ahí entiendo que ella se vio afectada por algo personal y que tuvo una lectura errónea de mi señalamiento en la TV, que nada tenía que ver con Bal, está claro.

Le ofrezco al productor charlar con ella en privado, pero no sucede. Ahí comprendo: ella habla de algo personal y yo estoy hablando de algo colectivo: 70 femicidios en 2020. Pienso una vez más qué difícil es instalar una conciencia colectiva en los medios y qué importante sería.

Tres días después, atacan masivamente mis redes, agrediéndome. Los medios, una vez más instalaron la idea de “enfrentamiento entre mujeres”, y arengan al público a tomar partido. Quieren sangre, ese es su negocio. Y yo pienso: una vez más nos manipulan. Una vez más corren el foco para que no hablemos de lo importante. Y así nos mantienen distraídas, mientras una de nosotras es asesinada cada 23 horas en Argentina... Van a tratar de confundirnos y callarnos. Pero cambiaremos el paradigma, aunque la revolución no se televise”.

El fuerte descargo de Jazmín Stuart después de su cruce con Sol Pérez: "Quieren sangre, ese es su negocio"