SIN PELOS EN LA LENGUA

Fuertes declaraciones de Carlos Fren: “Maradona empezó a consumir cocaína en 1981 cuando jugaba en Boca″

Fuertes declaraciones de Carlos Fren: “Maradona empezó a consumir cocaína en 1981 cuando jugaba en Boca″
El ex compañero de Diego también aseguró que "le dio asco" ver a Guillermo Coppola "llevando la primera manija del féretro". 

Carlos Fren y Diego Maradona se conocieron de jóvenes cuando fueron compañeros en Argentinos Juniors. Años más tarde, durante la década del noventa, trabajaron juntos al dirigir el equipo Depprtivo Mandiyú, de la provincia de Corrientes, y posteriormente a Racing.

“Nunca pensé que Diego tendría un final así, como dicen, solo y deprimido. Él vivió a toda orquesta y en sus mejores momentos podía estar tres o cuatro días sin dormir y después hacerlo una semana de corrido. Fue un exceso de un montón de cosas que, a la larga e inexorablemente, te van deteriorando. Hay algo claro: vivió como quería vivir”, contó Fren en diálogo con Infobae.

“Yo era de los pocos que podía plantarme y decirle las cosas como eran. Estando en Racing, una noche contra San Lorenzo, lo vi mal, no estaba en condiciones de dirigir. Y no apareció por los siguientes tres partidos. Cuando volvió, estaba contento y me agradeció que me haya quedado dirigiendo al equipo, porque había podido quedarse tranquilo en su casa, disfrutando de Claudia y las nenas. Hay que reconocer que era una persona difícil, pero si vos querés a alguien y no te da bola, pese a los intentos que hacés, te tenés que ir, te tenés que abrir. ¿Para qué me iba a quedar a su lado? Si en vez de tomarse un whisky se toma tres botellas, nadie dice nada, nadie lo cuida… No es así la cosa”, continuó el entrenador sobre las dificultades que tuvo para trabajar con Diego.

carlos fren

La dupla de trabajo terminó en 1995 luego de una fallida experiencia en Racing. “Yo ya venía con ganas de largarme a dirigir solo, por eso me abrí, pese a que no tenía laburo. Y está claro que me perjudicó el haber estado con Maradona al lado, porque se me hizo muy difícil conseguir trabajo. A mí me volteó Guillermo Coppola. Me dio asco verlo el otro día llevando la primera manija del féretro en el entierro, porque yo estoy seguro de que él nunca lo quiso a Diego. Nunca. Sinceramente no sé cómo Claudia permitió algo así. Siempre estuvo a su lado por la plata, porque no le podés decir que sí a cada cosa. Además, había desaparecido por un montón de tiempo y de golpe estaba ahí…”, disparó.

Con respecto a Coppola, Fren agregó: “Él fue el culpable. Cuando agarramos Mandiyú, él no era el representante de Diego. Apareció en medio de la pretemporada que hacíamos con Racing en enero de 1995 en Santa Teresita. Un día golpearon la puerta de la habitación y al observar por la mirilla vi que era él, entonces le dije a Diego que era Guillermo y me respondió que lo hiciera pasar. Enseguida me dio un abrazo y no se me despegaba, mientras yo trataba de sacármelo de encima porque casi no lo había visto en mi vida. Nos invitó a la casa de una familia de dos personas mayores que lo querían conocer y que iban a preparar un chivito. Esa noche fuimos y Coppola cuenta en todos lados que Diego se sintió mal y como había mal aroma en el baño, prendió fuego unos papeles. Pero la verdad es otra. Diego efectivamente fue al baño y, como pasaban varios minutos y no volvía, nos agarró la preocupación. A la media hora, Guillermo me dijo: ‘¿Por qué no te fijás a ver qué tiene?’, a lo que contesté: ‘¿Por qué no te fijás vos que sabés bien qué pasa?’. Le respondí eso, porque cuando bajamos de la camioneta vi un pase de manos medio raro… Cuando se abrió la puerta del baño, Diego estaba tirado en el piso como desmayado. Se recuperó y, al momento de irnos, me quedaron grabadas sus palabras: ‘Narigón, nunca tomes esa pastilla que me dieron, porque te mata’”.

Sobre la adicción del Diez, el entrenador manifiesta que no comenzó, como se dice, durante su estadía en España sino cuando jugaba en Boca en 1981. “Me indigna ver y escuchar a muchos que dicen haberlo conocido, si apenas lo vieron un puñado de veces o le hicieron un reportaje. Me hacen reír cuando dicen, por ejemplo, que empezó a consumir cocaína en España. Lamentablemente había sido antes, en el momento de jugar en Boca en 1981. Ahí ya entró en ese mundo de porquería que tanto le perturbó la vida”.

carlos fren diego maradona

Con respecto a la familia primaria de Diego, Fren recordó: “Era muy apegado a ellos y a las hermanas mayores. Tanto Tota como Chitoro (Don Diego) eran puntales de su vida y lo convertían en un ser muy familiero, por lo menos en esos tiempos iniciales, cuando fuimos compañeros. Conocí su casa de la calle Lascano, cerca de la cancha de Argentinos, el mismo día que se mudó allí y que yo firmé para Independiente. Pasé por ahí y estaba reunido con su gente y con varios muchachos del plantel, tomamos algo, celebramos y me fui a mi casa. También recuerdo que tenía una relación buenísima con Claudia, recién comenzaban a salir y ahí había amor verdadero. Un típico romance de barrio”.

Finalmente, el director técnico reveló cómo fue el día que se enteró de la muerte del Diez“Me llamó mi hijo y me dijo: ‘Papi, mirá que parece que no hay buenas noticias de Diego… parece que falleció'. En ese momento encendí el televisor y al ratito lo confirmaron. Me dio mucha pena y tristeza. La gente me pregunta por qué no fui al velatorio. Primero, había que pedir un permiso o algo así y yo hace mil años que no veo a nadie, hice mi vida por otro lado. Y fundamentalmente, porque me quiero sacar la imagen, la última suya en una cancha de fútbol, el día de su cumpleaños y no hubiese querido tener el recuerdo de verlo en un cajón. Decidí quedarme con el recuerdo de reírnos, de los viajes, de los entrenamientos y de un Diego que gritaba, caminaba bien y estaba lleno de vida”.

Fuertes declaraciones de Carlos Fren: “Maradona empezó a consumir cocaína en 1981 cuando jugaba en Boca″