Google homenajea a Eduardo Ramírez Villamizar, artista constructivo colombiano

PIONERO

Google homenajea a Eduardo Ramírez Villamizar, artista constructivo colombiano

Google homenajea a Eduardo Ramírez Villamizar, artista constructivo colombiano
Transformó el arte precolombino en obras geométricas propias del arte abstracto y minimalista.

En París, realizó su obra personal, caracterizada por la relación estrecha de formas planas presididas por la líneas rectas o curvas, diseño y color que se engranan entre sí. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres.

Entre 1959 y 1964, Ramírez Villamizar realizó numerosos relieves. Los relieves de 1962 fueron dedicados por el artista a la orfebrería precolombina, en el que aprendió mucho del diseño, la organización de las superficies y los contrastes entre planos lisos y otros muy elaborados de los trabajos prehispánicos. En 1963, trabajó la escultura libre Homenaje al poeta Jorge Gaitán Durán. Entre 1964 y 1966 Ramírez realizó otras esculturas exentas al poeta Eduardo Cote. En 1971 trabajó Columnata, en Fort Tryon Park de Nueva York, y las 16 torres en los cerros orientales de Bogotá, a la altura del Parque Nacional.

arte

En Colombia, la crítica argentina Marta Traba, entre los críticos de arte ahí vigentes, fue quien mejor definió los parámetros mediante los cuales se puede analizar aún hoy la obra de Ramírez Villamizar, de extrema coherencia y limpidez de significados. Se instaló en Suba, en una casa con amplio jardín. Allí colecciona, junto a algunas obras precolombinas y modernas, cientos de caracoles. Ese contacto tan cercano con la naturaleza se manifestó de muchas maneras en sus trabajos de fines de los setenta. A comienzos de los ochenta Ramírez volvió a trabajar esculturas de líneas rectas y realizó algunas piezas de escasa altura, prácticamente extendidas por el piso. La arquitectura volvió a presidir muchos de los trabajos de los ochenta.

En los últimos años conoce los principales lugares arqueológicos de América Latina. El viaje a Machu Picchu, a fines de 1983, fue definitivo para la producción iniciada a comienzos del año siguiente, de grandes construcciones plenas de sobriedad y poderío. se caracteriza por la presencia de grandes planos articulados, que recuerdan los sillares poligonales de la arquitectura incaica.

Las construcciones de Ramírez Villamizar están vinculadas a las esculturas de componentes bidimensionales que se han llevado a cabo desde comienzos de siglo.

Finalmente, entre 1989 y 1990 el artista adelantó también algunas construcciones en madera, entre las que se destaca la maqueta de El templo de las leyes, un homenaje al general Francisco de Paula Santander.

La noche del 23 de agosto, fallece el Maestro en Bogotá. Desde el 22 de septiembre de 2004, las cenizas del Maestro Ramírez Villamizar reposan en una vasija de barro de la artista nortesantandereana Beatriz Daza y están depositadas al pie del magnolio centenario, en el patio central del Museo de Arte Moderno Ramírez Villamizar en Pamplona, como así lo quiso él. La placa es una obra en homenaje al Maestro de la artista Edelmira Boller.

Google homenajea a Eduardo Ramírez Villamizar, artista constructivo colombiano