Hernán Drago: “Lo más difícil de la separación fue comunicársela a mis hijos”

MOMENTO SENSIBLE

Hernán Drago: “Lo más difícil de la separación fue comunicársela a mis hijos”

Hernán Drago: “Lo más difícil de la separación fue comunicársela a mis hijos”

El modelo, que la rompe todas las noches con Guido Kaczka, habló con Pronto sobre la dolorosa separación de su mujer, Bárbara, luego de 19 años de matrimonio. Y cómo le costó hablarlo con sus hijos Lola y Luka.

Divertido y desfachatado a la hora de bailar cualquier ritmo que se le presente, Hernán Drago (45) encontró su lugar en la pantalla chica de la mano de Guido Kaczka con Bienvenidos a bordo, el programa de entretenimientos de las noches de El Trece, donde el modelo saca a relucir su faceta más descontracturada y no le teme al ridículo cuando improvisa coreografías sin sentido para hacerle ganar a la gente un premio. “Tengo una buena noticia para contarte: firmé contrato hasta el 2021 para estar con Guido, ya sea en este programa o el que pueda surgir dentro de los próximos 365 días”, reveló Hernán a Pronto. En un mano a mano íntimo con el periodista Nico Peralta, Drago habló de este gran presente profesional y también se refirió a su vida íntima. Se sabe que desde el año pasado está separado de Bárbara Cudich, la mujer con la que compartió los últimos 20 años de su vida y que es la madre de sus hijos Luka (17) y Lola (14). “Tenemos muy buena relación y por el momento seguimos viviendo los cuatro juntos en la misma casa”, confió Hernán.

-¿Estás en tu mejor momento?

-Estoy muy contento por todo lo que pasa a nivel laboral, por el cariño y la repercusión en la gente. Recibo a diario 20 0 30 mensajes en mi Whatsapp de productores y gente del medio, que me ha contratado en estos años para trabajar en eventos y me dicen: “Hernán querido te merecés cada una de las cosas que te están pasando, siempre fuiste un tipo respetuoso y sé de tu manera de trabajar”. Puede quedar egocéntrico pero eso es lo que me llena porque son muchos años de laburo.

-Entre tantos mensajes, ¿cuántas propuestas de “quiero ser tu novia” te llegan?

-Me llegan muchas, sí. Está muy de moda que me digan “quiero que seas mi sugar daddy” pero mirá qué desastre e inocentón que soy. Me llegan 200 o 300 cada 10 días de esos de sugar daddy y yo no sé ni qué carajo es eso. Me imagino lo que es pero no tengo ni puta idea. Eso es loco y me asombra porque hay un margen de edad, en el que te preguntás: “¿Qué pasó acá?”. Estamos hablando de chicas de 20, 21 o 22 años hasta mujeres de 60.

-Estás soltero. ¿Tenés ganas de encontrar el amor o así estás bien?

-Hoy estoy bien así y si me preguntás, hoy no quiero encontrar el amor. Es muy difícil porque si aparece, aparece. Pero estoy un poco negado en ese sentido y necesito estar solo por lo menos un año o dos más. Pero a futuro sí: me encantaría volver a mi casa y tener una compañera con quien charlar, viajar y contarnos las cosas. Para serte sincero, me encantaría que aparezca en un par de años, no hoy.

-¿Hoy no porque venís de estar 20 años casado? ¿Tiene que ver con eso?

-Sí, tiene que ver con eso y con que proporcionalmente al amor y a la historia linda que yo viví 20 años fue el sufrimiento. Yo la pasé mal muchos meses, no uno o dos. La pasé mal mal y logré salir con el cariño de la gente y la libido puesta en lo laboral, con los viajes y un montón de cosas. Pero todavía en ese sentido necesito estar solo, así estoy bien y en este momento no sé si podría dedicarle la seriedad que le dedico a una pareja. Entonces, preferiría que hoy no aparezca.

-¿Seguís viviendo con tus hijos y tu ex mujer en la misma casa?

-Sí, sigue así el esquema por varias cosas: porque es más saludable para nuestros hijos, porque tengo una buena relación también con ella, sin confundirnos y porque no era necesario que después de la noticia cada uno se raje para otro lado. No hacía falta y como viajo mucho, en ese sentido también le liberaba la casa a ella para que estuviera sola dos o tres días y viceversa. No era necesario pero tampoco es la idea seguir mucho tiempo más así. Cuando se pueda, se venderá la casa y cada uno hará su historia. No hay demora pero tampoco hay apuro. Estamos haciendo lo que se puede.

-¿Y tus hijos no se confunden en ese sentido?

-No, no se confunden porque fuimos muy claros al momento de hablarlo. Les dijimos que siempre íbamos a ser familia, ven que nos respetamos el uno con el otro y que pasa en las mejores familias. La idea es seguir siendo felices separados. Allá vamos y los chicos tienen otra cabeza, diferente a la tuya y a la mía, que hubiésemos vivido de una manera trágica la separación de nuestros padres. Se ha ganado mucho hoy en el 2020 a cómo crecimos nosotros.

-¿Qué fue lo más difícil de la separación: hablar con los chicos?

-En mi caso, lo más difícil fue primero aceptar que nos íbamos a separar y después, en el corto plazo hablar con ellos, sí. Esa charla fue muy difícil, necesaria y fue lo que fue. Hubo que darles sus tiempos y si los tuvimos que contener con algún psicólogo, han ido y todo bien. No tienen 6 u 8 años sino 14 y 17, así que se les contó todo, se lo explicamos y ellos tienen que crecer, hacer sus herramientas, su historia y volar. Además, tienen que priorizar lo que tuvieron, que fueron dos padres que fueron felices, que los tuvieron a ellos dos, que los trajeron al mundo y que tal vez esto les pueda pasar a futuro a ellos o no. Quién sabe.

Hernán Drago: “Lo más difícil de la separación fue comunicársela a mis hijos”