La historia de amor (y desamor) de Cinthia Fernández y Martín Baclini

CON FINAL ANUNCIADO

La historia de amor (y desamor) de Cinthia Fernández y Martín Baclini

La historia de amor (y desamor) de Cinthia Fernández y Martín Baclini
Estuvieron juntos menos de un año, pero su romance fue uno de los más intensos de la farándula. Mientras el empresario amenaza con iniciarle acciones legales a la panelista, recordamos los inicios de este romance que terminó en escándalo. 

Cinthia Fernández y Martín Baclini empezaron a salir a principios del 2018. Los presentó un amigo en común, que hasta el día de hoy permanece oculto y posiblemente jamás salga a dar la cara. Antes de blanquear el romance y a escondidas de toda la prensa hicieron un viaje a Las Vegas, del cual casi no hay fotos. Luego fueron juntos a Punta del Este y allí, confiando en que el romance iba a ser duradero, confirmaron la relación. 

¿Cómo la confirmaron? De una forma algo estridente: fueron a almorzar juntos a un famoso restaurant de Punta del Este en una ferrari. Fueron capturados por los fotógrafos y en cuestión de minutos todos querían saber quién era el misterioso hombre que acompañaba a Cinthia.

1111

Baclini no era ningún desconocido dentro de la farándula. Aunque el público jamás había oído su nombre, el empresario, dueño de uno de los polirubros más grandes de Rosario, había tenido vínculos muy cercanos con varias mujeres del ambiente, incluyendo a Cande RuggeriLoly Antoniale y Laurita Fernández.

Confirmado el romance, decidieron dar un paso más en su relación y aceptaron ir juntos al Bailando. Decisión que, con el diario del lunes, probablemente lamenten. Allí protagonizaron su primer escándalo: los celos de Cinthia por la amistad entre Baclini y Luciana Salazar, quien también participaba del certamen. 

Comparándolo con el escándalo actual, la pelea entre Cinthia y Luciana parece una pavada, pero en su momento fue el tema de debate de todos los programas de televisión. Y aunque la panelista intentaba tomárselo con humor, imitando a la conductora y su "beboteo", el espectador atento podía percibir que el vínculo sano que la unía con Baclini comenzaba a romperse.

Se separaron a los pocos meses de empezar el certamen, pero lo mantuvieron oculto hasta las instancias finales. Nuevamente, lograron engañar a todos y la noticia de la ruptura sorprendió tanto al público como a los periodistas. Siguieron bailando en pareja, pero no duraron mucho y en los últimos días del 2019 ambos decidieron bajar el perfil. 

Cinthia pasó Navidad con sus hijas y fin de año sola, mientras Baclini celebraba en Punta del Este. A los pocos días de comenzado el 2020, vieron al empresario almorzando junto a Luciana Salazar, quien tuvo que cargar con el mote de "tercera en discordia". Pero los escándalos recién estaban empezando. 

Al mismo tiempo de que se filtraran las fotos de Baclini y Luciana, Cinthia publicó un video llorando desconsolada en las redes sociales. ¿Estaba triste por la ruptura? No precisamente: había perdido su billetera, en la que tenía una importante cantidad de dólares, en un supermercado. A la semana, anunciaba en sus redes que ya la había recuperado. Y, de paso, contó que su ex la había bloqueado de Whatsapp.

Durante el inicio del 2020 Baclini y Fernández parecián haber llegado a un acuerdo maduro y responsable. Se veían de vez en cuando, según ellos porque las hijas de Cinthia se encariñaron mucho con él, pero no pensaban en una reconciliación. 

Hasta que a principios de marzo, cuando a nadie le preocupaba mucho el coronavirus, salieron a la luz unos videos de Baclini arriba de una lancha junto a Agustina Agazzani, la ex novia de Gastón Soffritti. La paz se terminó en cuestión de minutos: Cinthia comenzó a criticar a su ex en vivo y hasta contó que ella era quien se hacía cargo de los gastos de esa embarcación. 

Fue el principio del fin: Cinthia primero optó por reservarse sus comentarios. "No me corresponde hablar sobre él ni sobre su nueva pareja, quedo como una despechada", dijo. Pero esa postura le duró muy poco. El 10 de marzo, Baclini y Agazzani confirmaron su participación en el Bailando y la panelista estalló de furia. 

"No me causa gracia, estoy un poco temblando, no me lo esperaba. Martín no resiste a los archivos, él decía que lo mediático le hacía mal y que sin mí no volvía al Bailando, que no haría algo que me provoque dolor. Me parece que todo lo que él decía no se está cumpliendo. Que se sienta libre de hacer lo que quiera. Yo hubiera llamado, mínimo, por respeto. Mintió en su discurso, en un montón de cosas, como que no haría nada que me lastime", dijo Cinthia, visiblemente molesta por la situación, en una entrevista con Hay que ver.

Esa noticia hizo que algo se rompiese entre Cinthia y Baclini. La panelista, que siempre fue conocida por ser bastante impulsiva a la hora de hablar, venía manteniendo una postura madura hasta ese momento. Pero a partir de ese día todo cambió. 

Sentada en el panel de Los ángeles de la mañana, Cinthia comenzó a acusar a Baclini de haberla usado para hacerse famoso, algo que ambos negaban rotundamente cuando estaban en pareja. "No me quieras hacer quedar mal a mí, Osho de cabotaje. Y no te preocupes que ya te solté, Figureti", disparó Fernández en su cuenta de Twitter, dejando en claro que el pacto entre ellos se había terminado.

11as

2222

Cinthia comenzó a contar, de a poco, detalles desconocidos sobre su vínculo con Baclini. En Pampita Online se limitó a decir que había "sufrido mucho", pero con el paso de los días empezó a develar algunas intimidades de su relación con el empresario. Por ejemplo, que la hacía sentir culpable porque no podían pasar mucho tiempo a solas ya que ella tenía que cuidar a sus tres hijas. 

A todo esto, Baclini seguía dando mensajes de paz aunque nunca se olvidaba de remarcar, sutilmente, todo lo que le había dado a Cinthia. "Yo tengo que pensar que es algo del momento y que no piensa eso de mí, porque yo le entregué mi vida a ella y a su familia", dijo.

Pero la bailarina no dio el brazo a torcer. Días más tarde, mostró en LAM un audio donde el empresario le decía: "Tenes una esencia que a mi no me va. Me apagué y doy un paso al costado porque ví algo en vos que no era. Yo con vos, no voy a ser el mismo, lo mejor es irme. Mi vida es hermosa y no me merezco pasar por estas situaciones. Hacé tu camino, que yo hago el mío. Fueron muchas cosas... en 35 años, nunca una mujer se me trepó abierta de gambas como un mono". Después, borró todas sus fotos juntos en su cuenta de Instagram.

Baclini no respondió abiertamente y se mantuvo en sus cabales, pero en una entrevista con LAM aprovechó para reclamarle a Cinthia que en realidad ella nunca había pagado los gastos de la lancha, tachándola de mentirosa.

La cuestión con la lancha fue la siguiente: una madre de la escuela de las hijas de Cinthia tiene una guardería de lanchas y le ofreció a la bailarina darle un espacio para que Baclini guardara la suya a cambio de posteos en las redes sociales. La panelista dice que ella cumplió con lo prometido, el empresario insiste con que le dejó un año de deudas por no respetar el acuerdo.

La ex de Defederico se ofendió muchísimo por esta situación y comenzó a escrachar a Baclini: contó que había contratado un guionista para las previas, que había pagado un call center para ganar un duelo telefónico (¡que igual perdieron!), y que era terriblemente celoso. 

Y llegamos al día de hoy. Por un lado Baclini anunció que le iniciara acciones legales a Cinthia, mientras sigue paseándose en televisión y mostrando su lujoso departamento en Puerto Madero. La bailarina, por el otro, se peleó con su vecina porque abrió un paquete que era para ella y encima lo uso. 

A todo esto, Agazzani decidió involucrarse lo menos posible y brindó, quizás, la reflexión más inteligente en todo este escándalo: "En todas las relaciones pasa que se puede terminar bien o se puede terminar mal, la única diferencia es que esta es pública". 

 

La historia de amor (y desamor) de Cinthia Fernández y Martín Baclini