Informe final de la investigación por la caída del avión que trasladaba a Emiliano Sala

TRAGEDIA

Informe final de la investigación por la caída del avión que trasladaba a Emiliano Sala

Informe final de la investigación por la caída del avión que trasladaba a Emiliano Sala
El piloto no tenía entrenamiento en vuelo nocturno y falta de práctica reciente en vuelo por instrumentos”, afirmó la AAIB.

Las autoridades británicas informaron el 3 de febrero del 2019 que encontraron, en el fondo del canal de la Mancha, restos del avión en el que viajaba el futbolista argentino Emiliano Sala. El buque Morven encontró restos de la aeronave, hundidos a 63 metros de profundidad y a cuarenta kilómetros de la isla de Guernsey, en las cercanías del faro de Casquets, sitio donde tuvo por última vez contacto con el radar antes de desaparecer. Mediante un robot sumergible se identificó el número de registro. Luego fue despachada la nave Geo Ocean III por la Air Accidents Investigation Branch (AAIB), agencia que confirmó que pudieron sacar un cuerpo hallado dentro del avión y que las condiciones meteorológicas impedían cualquier intento por sacar el Piper PA-46 Malibu completo.

El 7 de febrero, el equipo forense, que trabajó sobre el cuerpo que fue hallado en la aeronave en la que viajaba el jugador, confirmó que correspondía al del futbolista argentino.​ El 11 de febrero se reveló que falleció por traumatismos en la cabeza y tronco, producto del accidente aéreo.

A poco más de un año, la Air Accidents Investigation Branch (AAIB) de Reino Unido comunicó: "Ni el piloto ni la aeronave tenían las licencias o permisos necesarios para operar comercialmente. El piloto perdió el control de la aeronave durante un giro de vuelo manual. Probablemente se inició para permanecer o recuperar las condiciones meteorológicas visuales. Posteriormente, la aeronave sufrió una ruptura en vuelo mientras maniobraba a una velocidad aerodinámica significativamente superior a su velocidad de maniobra de diseño". Recordemos que se encontró el cuerpo del futbolista pero no el del comandante, Dave Ibbotson.
 “El vuelo no se realizó de acuerdo con las normas de seguridad aplicables a las operaciones comerciales. Esto se manifestó en el vuelo operado bajo las reglas de vuelo visual (VFR) durante la noche en condiciones climáticas adversas a pesar de que el piloto no tenía entrenamiento en vuelo nocturno y falta de práctica reciente en vuelo por instrumentos”, arremetieron. No había un detector de CO con una advertencia activa en el avión que pudiera haber alertado al piloto de la presencia de CO a tiempo para que tomara medidas de mitigación. Crear conciencia sobre el riesgo asociado con los vuelos charter sin licencia; y mejorar la orientación dada al personal que realiza inspecciones de los sistemas de escape".

Informe final de la investigación por la caída del avión que trasladaba a Emiliano Sala