Julieta Navarro revela por qué renunció a América: “Me voy a trabajar y vivir a Paraguay”

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Julieta Navarro revela por qué renunció a América: “Me voy a trabajar y vivir a Paraguay”

Julieta Navarro revela por qué renunció a América: “Me voy a trabajar y vivir a Paraguay”

La reconocida periodista, ex conductora junto a Antonio Laje de Buenos días América, brindó una entrevista a Pronto y contó por qué decidió tomar otro rumbo en su vida profesional. Su palabra.

Entró en América en diciembre de 2014 y en estos seis años de arduo trabajo, Julieta Navarro (33) logró hacerse un lugar destacado dentro de la pantalla del canal de Palermo. Además de conducir junto a Antonio Laje Buenos días América, pasó por casi todas las ediciones del noticiero, trabajó en el equipo de Mauro Viale, condujo en A24 y hasta estuvo como panelista invitada en varias oportunidades en Intrusos e Infama. Sin embargo, sintió la necesidad interna de dar un paso al costado y renunció a América. ¿Por qué? ¿Cuál fue el motivo? ¿Qué va a hacer? ¿Dónde va a trabajar? Muchas preguntas y hasta ahora pocas respuestas. Entrevistada por el periodista Nico Peralta para Pronto vía transmisión en vivo de Instagram, Julieta habló largo y tendido de todo. “Son días de muchas emociones encontradas y me la paso llorando con cada mensaje que recibo”, se sinceró la conductora.

-Qué días movidos, ¿no?

-Muy, demasiado movidos. En América entré en diciembre de 2014 y me fui hace una semana. Imaginate que llegué a Buenos Aires desde Mendoza como tanta otra gente que viene del interior a buscar laburo, sin nada fijo, sin nada claro y sin saber si se me iba a dar. Caí en un casting en América a los 20 días de haber llegado a Buenos Aires y ahí nomás empecé a trabajar. Entonces, prácticamente mi vida en Buenos Aires es América. En estos últimos años, pasé más tiempo con mis compañeros que con mi familia porque me dediqué mucho a trabajar, trabajar y trabajar.

-¿Tu balance del paso por América?

-Es más que positivo: entró una Juli que venía del interior y se va una Juli enorme en aprendizaje de mil cosas. Si miro para atrás, es impresionante la cantidad de cosas que he pasado y atravesado. Conocí y pude trabajar con gente que miraba de chica por la tele y que admiro. Entré a reemplazar a Soledad Larghi en BDA y me terminé quedando. Fueron tres años súper intensos, como ir a la universidad. Me llevo muchos amigos y en estos días he llorado tanto porque me llega un mensaje y me largo a llorar. No puedo no ponerle el corazón adonde estoy.

-¿Lloraste mucho esta última semana?

-Sí. ¡No me digas nada ahora porque me largo a llorar acá nomás! Es una sensación de agradecimiento enorme, de emoción, de apego a lo que nos pasa en la vida. Nos apegamos a lo que nos hace sentir seguros, queridos y protegidos.

-¿Te costó tomar la decisión y decir: ´Hasta acá llego´?

-Sí. Me costó, sí. Pero soy una persona que a lo largo de mi vida he cerrado varios ciclos. Me lleva un tiempo y voy haciendo el duelo durante. Hace un par de meses sentí adentro que quería más. Mi ida a Paraguay y mi experiencia allá despertaron en mí inquietudes que tuve siempre pero uno se duerme en la rutina, en el día a día. Me revivieron esos sueños que tengo desde siempre, esta cosa de viajar, de cubrir eventos afuera, eso me gustó siempre.

-¿Cómo fue tu experiencia de trabajar en Paraguay durante el verano?

-Venía trabajando con Antonio Laje y el equipo de Buenos días América hacía tres años, y el año pasado decidí que mi ciclo en BDA había llegado a un fin. Lo analicé por cuestiones que sentía, lo expresé, en el medio pasaron muchas cosas y entre esas tantas cosas estaba la posibilidad de irme a Paraguay. El Grupo América se expandió, tiene un canal allá que recién arranca y me fui a laburar a América Paraguay. Es un canal pequeño, con mucha fuerza y empuje. Era por un mes y finalmente me terminé quedando desde noviembre hasta marzo de este año. Hice de todo: me propusieron hacer programa con un mano a mano con las figuras políticas más importantes del país así que me puse a estudiar mucho la historia de Paraguay y sus personajes políticos. Conocí gente súper importante, fue un flash todo.

-La pregunta del millón: ¿adónde te vas?

-Me vuelvo a Paraguay, esa es la realidad. En estos meses que volví a Buenos Aires y me puse a trabajar de vuelta acá, sentía que me había quedado adentro esa pica de haber visto una industria con tanta puesta y con tantas posibilidades de hacer, con espacio y lugar para los jóvenes. Allá tengo la posibilidad de hacer y en lo personal sentía que acá me estaba aburriendo, quería hacer más.

-¿Sentías que habías llegado a un techo?

-Claro y es un momento muy particular para el laburo y no podemos pedir mucho porque la situación pasa por otro lado. Nuestra industria está un poco complicada y uno proyecta adónde quiere estar, qué quiere hacer y a dónde quiere llegar. Muchas de esas cosas siento que las puedo hacer acá y otras muchas no. Una cosa es cuando uno lo piensa y lo baraja en la cabeza y otra cosa es cuando te aparece una posibilidad, una chance, una propuesta. Ahí decís: “Apa, no es tirarme en un paracaídas”.

-¿Volvés a América Paraguay?

-No, no. Me da vértigo contar dónde voy a estar porque ahora viajo en unos días y primero quiero llegar e instalarme. Ya no pertenezco más al grupo América, renuncié. La propuesta vino por otro lado. Voy a estar en Paraguay pero en un canal de la competencia. La cuarentena me hizo pensar mucho y quiero estar en un lugar a gusto, adonde sienta que esté cumpliendo mis objetivos. Tengo alma de aventurera y me voy a volver a arriesgar sin saber mucho cómo va a salir. Pero sé que hay algo adentro de mis tripas que me dice que sí, que lo tengo que hacer.

-Qué estrés hacer una mudanza de país en plena pandemia, ¿no?

-Sí, la verdad que sí. No me puedo llevar muchas cosas: solo algunas valijas y lo que entre ahí. Tengo que llegar y hacer cuarentena en un hotel, 15 días encerrada. Es muy loco el momento y pienso todo el tiempo: “Esto no me lo voy a olvidar más”. Espero que salga todo bien. Es raro, emocionante y no sé cuándo podré volver a entrar en la Argentina. Visualizo poder volver en diciembre a Mendoza a pasar las fiestas con mi familia, aunque no sé qué pasará para esa fecha. Es solo una expresión de deseo.

Julieta Navarro revela por qué renunció a América: “Me voy a trabajar y vivir a Paraguay”