Una historia que te va a erizar la piel: El regalo de Paul Walker a una pareja

TREMENDO

Una historia que te va a erizar la piel: El regalo de Paul Walker a una pareja

Una historia que te va a erizar la piel: El regalo de Paul Walker a una pareja

El actor sin dudas dejó un vacío eterno en la vida de todos pero este gesto fue un detalle que no vas a poder creer. 

Paul William Walker IV fue un actor estadounidense. Walker fue conocido por su papel de Brian O'Conner en la película de acción de carreras de calle The Fast and the Furious, repitiendo el papel en cinco de las seis siguientes películas de la franquicia. También actuó en películas como Bajo cero (2006), Timeline (2003), Inmersión letal (2005), Nunca juegues con extraños (2001) y La prueba del crimen (2006).

A las 15:30 horas del 30 de noviembre de 2013 en el barrio de Valencia de la ciudad de Santa Clarita, California, Paul Walker tuvo un trágico accidente que le costó la vida, tras colisionar su Porsche Carrera GT rojo contra un poste eléctrico y un árbol, al salirse en una curva, haciendo que su coche, conducido en ese momento por su amigo y socio Roger Rodas, con él de copiloto, se viera consumido por las llamas en poco tiempo. 

El actor tuvo un gesto único antes de fallecer, en un local de joyas se cruzó a una pareja que iba a casarse antes de que el soldado viaje. Al conocer el precio del anillo, 10000 dólares, se fueron ya que era inalcanzable. Días después los llaman y les avisaron que su anillo estaba listo para ser retirados. Ante la sorpresa fueron al local para saber que pasó y recordaron que ese día Paul Walker estaba allí. Años después la joyería dio a conocer que fue el actor quien hizo semejante acto de amor.

Aunque sabía que su amor no dependía de ello, le dolía no poder pagar el anillo de compromiso que él y su novia tanto querían. Aún dentro de la joyería, se miraron resignados el uno al otro y volvieron a casa en silencio. Una vez que habían llegado, tomaron asiento y recordaron haber visto a Paul Walker dentro del lugar. Lo que no sabían, sin embargo, era que el actor los había escuchado detenidamente durante varios minutos. En ese preciso instante sonó el teléfono de la cocina, la llamada venía de la administradora de la joyería. Ella tenía un mensaje que entregarles.

Una historia que te va a erizar la piel: El regalo de Paul Walker a una pareja