Natalie Weber reveló el pacto secreto que hizo con Mauro Zárate cuando se casaron

ENTREVISTA ÍNTIMA

Natalie Weber reveló el pacto secreto que hizo con Mauro Zárate cuando se casaron

Natalie Weber reveló el pacto secreto que hizo con Mauro Zárate cuando se casaron

La modelo, esposa del futbolista de Boca, tuvo un mano a mano íntimo con Pronto en el que habló de todo y confesó el particular acuerdo íntimo que hizo con su marido el día que dieron el sí. ¡Enterate!

Ser mujer de un futbolista profesional no es nada fácil y vaya si lo sabrá Natalie Weber (34), quien lleva 11 años al lado de Mauro Zárate (33) y en todo este tiempo han vivido de todo juntos. Se conocieron por Facebook, mantuvieron el vínculo un tiempo vía redes sociales hasta que él viajó a la Argentina y se fue a Córdoba para conocer a la modelo, que estaba haciendo temporada en Carlos Paz. Se enamoraron, se casaron el 1° de julio de 2011 y tuvieron dos hijos: Mía (8) y Rocco (4). En el medio, ella enfrentó y venció un cáncer de mama y se mudaron varias veces ya que vivieron siete años en Italia, tres en Inglaterra, uno en los Emiratos Árabes y luego regresaron a la Argentina, donde él jugó en Vélez y actualmente en Boca. En una entrevista con el periodista Nico Peralta para Pronto a través de una transmisión en vivo, Weber habló de todo y por primera vez se refirió al pacto secreto que hicieron con Zárate cuando se casaron.

Antes comenzó hablando de todo lo que le costó a Mauro cambiarse de Vélez Sarsfield a Boca Juniors y ese fue el puntapié que derivó en la reveladora confesión. “Fue un momento fuerte cuando Mauro se cambió de club pero nunca me imaginé que iba a ser recibido con tanto afecto y tanto cariño como fue recibido en Boca. No solo con él sino conmigo y mis hijos. Cada vez que íbamos a la cancha o que salía un video, siempre fueron palabras lindas”, arrancó Natalie.

“Obviamente que los futbolistas tienen momentos buenos, momentos malos, momentos en los que se lesionan y no pueden hacer goles pero el aguante y el cariño siempre fue igual. Lo valoro muchísimo y no nos había pasado en otro lado que nos reciban tan bien y con tanto cariño. De parte de nuestra familia, chapeau y siempre va a estar el cariño intacto para la hinchada de Boca y el club. Sea la decisión que sea porque ahora a Mauro se le vence el contrato y no se sabe qué va a pasar. Por eso digo, pase lo que pase”, continuó.

-¿A Mauro se le vence el contrato?

-Sí, ahora el 30 de junio y todavía no se sabe qué va a pasar. Por eso, pase lo que pase, si se queda o si se va, nuestro cariño hacia el club y a la hinchada sobre todo va a estar intacto. No nos olvidamos el cariño y el aguante que le tuvieron a Mauro en un momento tan difícil porque fue un momento difícil para todos nosotros.

-¿Por qué fue tan difícil pasar de Vélez a Boca?

-Por las cosas que pasaron y las amenazas. Pero más allá de eso, no era pasar de un equipo a otro sino pasar del equipo de él de toda su vida y tomar esta decisión no fue nada fácil. Le llevó tres meses tomar esa decisión, fueron noches sin dormir y un montón de miedos e incertidumbres. Era ídolo de un club y tenía que dejar el club de sus amores para pasar a otro; tenía una cuota emocional muy grande. La hinchada de Boca y la dirigencia lo contuvieron muy bien, fueron muy cálidos y de nuestra parte nunca nos vamos a olvidar de eso.

-¿Qué es lo más difícil de ser la mujer de un futbolista tan importante?

-Que cuando las cosas no van bien, siempre tenés alguno que te escribe algo feo. Igual yo trato de no mirar mucho. Muchas veces, el hincha es hincha y le importa cuánto rinda el jugador en la cancha. Pero el jugador es un ser humano que tiene sentimientos y Mauro ha salido a la cancha muchas veces después de haber recibido una noticia fea y la carga emocional siempre está. Otra persona que trabaja de otra cosa se puede pedir licencia pero él no. A mí me duele si le dicen cosas feas pero trato de no leer o no escuchar porque sé que así es el fútbol.

-¿Está la posibilidad de volver a vivir afuera si a Maura se le termina el contrato con Boca?

-Está la posibilidad de ir a varios clubes. La intención de quedarse en Boca está y hay que ver la intención del otro lado y a qué acuerdo se llega. Estamos en un momento en el que el mundo está viviendo una crisis y hay que ver qué pasa.

Y ahí llegó el momento en el que Weber reveló el pacto secreto que hicieron con Zárate cuando contrajeron matrimonio. “¿Vos interferís en sus decisiones?”, fue la pregunta que disparó la revelación. “Mirá, cuando me casé con él le prometí que lo iba a acompañar en todas las decisiones futbolísticas que él tome. Ahora, el día que él se retire yo decidía dónde vivir. Es un trato que tenemos y que hicimos cuando nos casamos. Le doy el consejo que le puede dar cualquier esposa a su marido cuando va a cambiar de trabajo y las cosas que evaluamos las esposas pero no interfiero para nada en sus elecciones. Más que nada porque si después las cosas no salen como uno espera, vienen los reclamos y los reproches. Le doy la paz y la tranquilidad para que decida ir adonde quiera por el fútbol”, afirmó la ex panelista de Incorrectas.

-¿Sabés dónde querés vivir cuando él se retire?

-Sí, él ya sabe dónde quiero vivir. Pero no lo hago público, no lo voy a decir.

-Hubiese jurado que era Argentina porque cuando estabas afuera, extrañabas a tu familia.

-Cuando estamos afuera, extrañamos mucho a nuestro país y cualquier cosa que nos hace acordar a la Argentina nos emociona. Si vas caminando por la calle y escuchás que alguien habla tu mismo idioma ya te das vuelta. Pero hay un montón de cosas que pasan acá que me asustan, como la agresión de la gente. En otros lados mucho no lo viví y eso me detiene. Tenemos la posibilidad de darles a nuestros hijos otra cosa y que no conozcan ese odio. Si te ponés a pensar que hayan amenazado de bomba a un colegio porque mi marido se había cambiado de club, no es normal. Tuve que salir corriendo a buscar a mi hija al colegio y había bebés de 3 meses en la calle y era invierno. No me quiero imaginar lo que me habrán puteado las mamás de esos bebés, que se habrán tenido que venir de Capital a buscarlos al colegio porque un pendejo pelotudo o un viejo forro se le cantó decir que había una bomba en el colegio de los nenes.

-¿Entonces?

-Pensás esas cosas y decís: “En otras partes del mundo no vi que haya pasado esto”. Eso es lo que me detiene a nivel país. Porque después tenemos el país más lindo del mundo y no tenemos que envidiarle nada a nadie. Pero veo ese odio, esa agresión, ese resentimiento que te encontrás en la calle y decís: ¿Qué le pasa a la gente? Ahí es cuando digo que no quiero que mis hijos crezcan con eso.

-¿Cómo fue el episodio del colegio?

-Me llamaron y me dijeron: “Amenazaron de bomba, vení a buscar a la nena”. Estoy a 10 cuadras y la fui a buscar pero había un bebé de 3 meses en la calle esperando que la mamá viniera a buscarlo desde Capital. Estaban los bebés en mantas en la puerta del colegio y ahí decís: “¿Todo porque Mauro decidió cambiarse de club? ¿Tenés mierda en la cabeza?”.

-¿Se supo quién amenazó?

-Sí. Hubo rastreo y se armó toda una causa judicial. Cuando fui al colegio, veía que todos me miraban como el culo pero no sabía que era por eso. Retiré a mi nena y nos vinimos a casa pero cuando llegamos, me llamaron del colegio para ver si nos podíamos acercar a hablar. Fuimos con Mauro y ahí nos dijeron que habían llamado dos veces, que habían hecho referencia a que iban a volar la primaria porque estaban los hijos de Zárate, información errada porque solo va Mía, no Rocco. Fue una locura y esa agresión no la recibimos en otra parte del mundo. Obvio que tengo a mis amistades y mi familia acá y me encantaría que mis hijos se críen con sus primos, sus tíos y sus abuelos pero tanto odio me hace dudar. Me asusta el odio y hasta dónde puede llegar la agresión de la gente.

-¿Mauro cómo vivió la amenaza de bomba a la escuela de Mía?

-Obviamente que él no estaba tan asustado como estaba yo, viene del palo del fútbol, toda su familia es futbolera, sus hermanos jugaron al fútbol y conoce el rubro. Conoce el palo y las hinchadas también. No pensó que iban a reaccionar tan mal, olvidándose de tantas cosas que él ha hecho por ese club pero también entendía que él había dicho algo y que no lo había cumplido. Entonces dijo: “Si la gente está enojada, está bien”. No estaba tan asustado como yo y si en ese momento me preguntabas si me quería ir a vivir a cualquier lado, agarraba a mis hijos y me iba. Estaba muy asustada y tuve seguridad las 24 horas. Me llegaban fotos de Mauro con armas a mi casa, con cuchillos. Yo la pasé feo y él no tanto aunque se sentía mal por lo que estábamos viviendo a nivel familia. Aparte no le gusta haber terminado como terminó (con Vélez). Se sentía mal y estaba triste pero no tan asustado como yo. Cuando fue la amenaza de bomba al colegio de la nena, por poco yo sentía que era Bin Laden. Era el final. Es más, me iba a bañar, los nenes se quedaban en la cocina y yo tenía miedo de que entrara alguien y les hiciera algo mientras yo me estaba bañando. Llegué a un nivel de miedo extremo.

-¿Cómo fue lo de las fotos de Mauro con armas que te llegaban?

-Me las mandaban a las redes sociales y a mi casa impresas. Fotos de Mauro con armas, fotos de los nenes y fotos mías que me habían hecho pelada con photoshop. Como deseándome que me vuelva el cáncer. Nunca estuve pelada porque no hice quimio pero es un insulto recurrente. Mauro les hacía un bollito y las tiraba pero yo estaba muerta de miedo y me quedaba enganchada. Estaba muy asustada por mis hijos.

Natalie Weber reveló el pacto secreto que hizo con Mauro Zárate cuando se casaron