Paola Krum:

TV

Paola Krum: "Ya no tengo la edad para ser..."

Paola Krum: "Ya no tengo la edad para ser..."

Protagoniza “Quiero vivir a tu lado”, la nueva apuesta para el horario de prime time que El Trece estrenó el lunes pasado y que marca el regreso de la actriz a la pantalla chica, después de cuatro años de ausencia, con el reto de contar las penurias en clave de comedia y en la piel de un personaje que se plantea como antiheroína.

“Es una antiheroína total. Ya no tengo la edad para ser la heroína, creo que tengo la edad para contar cosas un poco más complejas”, comentó la actriz en relación con la historia que le toca contar en la nueva comedia romántica de Pol-ka, que se puede ver de lunes a jueves a las 22.

Dirigida por Daniel Barone, Gustavo Luppi y Alejandro Ibáñez, “Quiero vivir a tu lado”, que tiene además en los papeles protagónicos a Florencia Peña, Alberto Ajaka y Mike Amigorena, relata la historia de una amistad de más de 20 años entre dos matrimonios vecinos que se encuentran inmersos en una vida tranquila y aparentemente feliz.

“Verónica es una persona que padece, que está muy frustrada y que no tiene la vida que quiso porque no eligió lo que tiene. Y ese momento brutal en el que se da cuenta de todo eso y quiere transformarlo también es una frustración porque es imposible. Ya armó su vida, ya tiene una familia e hijos, no puede transformar las cosas de un día para el otro”, detalló la actriz sobre su personaje.

En tal sentido, Krum se pone en la piel de una ama de casa, esposa de Alfred (Ajaka), que nunca terminó la facultad porque quedó embarazada. Es sensible, frágil y le cuesta hacerse oír, se concentra en la familia, el trabajo diario de la casa y privilegia el interés ajeno.

Esta comedia romántica, que cuenta con libros de Leandro Calderone y Carolina Aguirre (dupla creativa de “Guapas”) narra cómo la relación de amistad entre los matrimonios de Verónica y Alfred y Tomás (Amigorena) y Natalia (Peña), se ve amenazada cuando la noticia de una enfermedad terminal rebrota un amor contenido que los dos implicados callaron durante años para que nadie salga lastimado.

“Es una antiheroína total. Tiene la historia de amor que tendría una heroína pero a diferencia de ello, está casada con un hombre y enamorada de otro, y eso justamente va en contra de todos los tips de la clásica heroína. En este caso, está casada con un hombre al que quiere mucho, con el que construyó una familia pero guarda un amor enorme hacia el marido de su amiga”, contó sobre el desarrollo de su personaje, a lo largo de los capítulos.

Este desafío televisivo que Krum decidió asumir (el último trabajo en televisión fue “Tiempos compulsivos”, en 2013) significó la “experiencia de transitar -explicó- un personaje complejo. Se trata de una comedia romántica. No es lo mismo contar una escena en la que te dicen que te vas a morir en un tono dramático que en una comedia”.

En esa sintonía, comparó a Verónica con el personaje “sufrido y abandonado” que debió interpretar bajo dirección de Claudio Tolcachir en “La chica del adiós” durante 2015 y 2016: “Me pasó algo parecido. El desafío para mí era cómo convertir todo el drama en algo que no fuese pesado ni denso. Tenía que tener un tono en el que eso pudiera ser empático y cómico”.

“Había tenido otros ofrecimientos para televisión con historias muy buenas pero estaba haciendo teatro y yo elijo no hacer teatro y televisión a la vez. No elijo los proyectos sólo por el libro y el director, también tiene que ver si siento conexión con el elenco, y en este caso eso está muy presente”, manifestó sobre el día a día que comparte también con Muriel Santa Ana, Gabriela Toscano, Mario Pasik, Betiana Blum, Mauricio Dayub, Jimena Barón y Lizy Tagliani entre más.

“Cada proyecto que elijo tiene la intención de modificarme. Siempre siento que estoy volviendo a empezar pero creo que es una sensación bastante común en los actores, estar a prueba y sentir que no vas a poder y justamente ahí está la cosquilla, cuando uno encara un proyecto. La comodidad no es una elección para mí”, sentenció sobre los desafíos que busca en el terreno laboral.

No obstante, admitió encontrar su punto de retorno en el teatro: “Yo siempre vuelvo al teatro. Es un espacio que me interesa mucho a pesar del sufrimiento que me causa porque es estar todos los días frente al público y estar bien, disponible, entera, saludable y tengo que sentir que di lo mejor de mí, pero tengo un nivel de exigencia asqueroso y a veces no me permite disfrutar".

En la misma línea, deslizó: "A veces el teatro me complica porque es una sola vez, no hay forma de repetirlo y si no estás conforme con lo que sucedió ese día, te vas a tu casa disconforme. Pero, de verdad, me parece que el teatro te da una cancha y presencia y un estar plantado que no te da ninguna otra cosa".

En cuanto a la competencia con otras puestas televisivas y el rating, sostuvo: “Sé que el público se redujo por otras cuestiones. Ahora la gente ve mucho más cable, tiene Netflix, esos rating de más de 30 puntos ya no existen más. Tengo la expectativa de pasarla bien, de que la gente pueda disfrutar y compartir eso. Creo que cuando una la pasa bien, es posible que a la gente le llegue eso, aunque no siempre sucede”.

Y confió no comprender el fenómeno de las producciones extranjeras: “Evidentemente las novelas extranjeras están muy bien hechas. Personalmente, cuando las miro no comprendo muy bien el fenómeno porque siento que hay una distancia tremenda entre lo que puede ser empático para mí, pero estoy hablando desde un lugar de desconocimiento. Sí me sorprende el éxito y por algo debe ser”.

Fuente: Télam

Paola Krum: "Ya no tengo la edad para ser..."