Silvia Süller contó los últimos detalles del negocio que comenzó durante la cuarentena:

TODA UNA VISIONARIA

Silvia Süller contó los últimos detalles del negocio que comenzó durante la cuarentena: "Se imaginarán los degenerados que hay"

Silvia Süller contó los últimos detalles del negocio que comenzó durante la cuarentena: "Se imaginarán los degenerados que hay"
La mediática empezó a cobrarle 400 pesos a cualquiera que quisiera hablar con ella a través de videollamanda... ¡y le está yendo bárbaro!

Semanas atrás, Silvia Süller anunció en su cuenta de Instagram que estaba a punto de estrenar un nuevo negocio: iba a cobrar por charlar con ella a través de videollamada.

"Debido a que mi trabajo es puramente social, decidí (porque de casa no me muevo ni loca para ir a la tv) recibir llamados y hablar con ustedes tipo stand up. Charlamos de lo que quieran, hay mucha gente que me pregunta cosas y es por eso que decidí que quién quiera que me escriba por privado y les paso mi CBU para que hagan el depósito", escribió la mediática en su cuenta de Instagram

Si bien está contenta por el éxito de su negocio, Silvia decidió modificar algunas cuestiones porque se estaba enfrentando a situaciones algo incómodas. "Ya no hago más videollamadas. Se imaginarán los degenerados que hay, no lo puedo creer... ¡un asco! Y lo mío es 'hablando con Silvia', pero familiar, como siempre lo hice... ¡Ni en teatro salía en bolainas! Nunca hice desnudos, no es lo mío", explicó en su cuenta de Instagram, donde aclaró también que si alguien realmente quiere hacer una videollamada deberá pagar 1500 pesos.

"Me gusta contarles lo que me piden, anécdotas, mi vida, que me hablen de cosas lindas y que me pregunten... Pero no cosas asquerosas. Precio de la llamada, $400. Por privado, te explico cómo hacerla. El CBU lo doy por privado. Siempre dije que vivo por y para ustedes, son mi familia y solo quiero transmitirles alegría entre tanta tristeza. Lo que no puedo hacer desde la TV o el teatro lo hago por acá", concluyó la mediática.

Silvia Süller contó los últimos detalles del negocio que comenzó durante la cuarentena: "Se imaginarán los degenerados que hay"