Stéfano De Gregorio: “Floricienta fue el proyecto que más me gustó hacer y me encanta que vuelva a la tele”

FUROR POR LA REPOSICIÓN DE LA TIRA

Stéfano De Gregorio: “Floricienta fue el proyecto que más me gustó hacer y me encanta que vuelva a la tele”

Stéfano De Gregorio: “Floricienta fue el proyecto que más me gustó hacer y me encanta que vuelva a la tele”
El actor, que se lució en exitosos ciclos de Cris Morena  como Chiquititas, Rincón de Luz, Floricienta y Casi ángeles, se confesó con Pronto y habló del regreso de la ficción que protagonizó Florencia Bertotti

Comenzó a actuar cuando tenía apenas 6 años y desde aquel debut en Chiquititas nunca más paró. Hoy, a los 25, Stéfano De Gregorio tiene en su haber casi 20 años de trabajo ininterrumpido en televisión y teatro. En la pantalla chica se destacó en Rincón de Luz, Floricienta, Chiquititas sin fin, Casi ángeles, Súper Torpe, Peter Punk, Somos familia, Esperanza mía, Decisiones de vida, Golpe al corazón y Polémica en el bar, mientras que sobre las tablas actuó en Saltimbanqui, El canasto, Desesperados, Sé infiel y no mires con quién y 100 metros cuadrados, comedia dramática que hizo el año pasado con Florencia Bertotti y María Valenzuela en el Multitabarís. A raíz de la pandemia del coronavirus, Yeyo –tal como lo apodan sus íntimos- le encontró una vuelta productiva y está metiéndose en el mundo gamer. En charla con el periodista Nicolás Peralta para Pronto vía Instagram, el actor se entregó a un ida y vuelta en el que habló de todo.

“Me mudé a lo de mi mejor amigo, Ariel, con quien nos conocimos a los 12 años jugando al Counter Strike en un ciber. El junto con Agus Sierra, que es el que todos conocen, son mis mejores amigos de toda la vida. Estoy viviendo en Versailles con él hace ya un mes y medio porque no podía seguir viviendo en el hotel”, relató Stéfano, quien hacía cuatro años estaba viviendo en un hotel de Palermo, donde tiene su propio departamento.

“Llevaba ya 4 años y medio viviendo en el hotel pero ahora el gobierno de la Ciudad alquiló el hotel y el dueño nos pidió por favor si podíamos por unos meses mudarnos a otro lugar. Lo están utilizando con camas para que se queden las personas que están con algunos síntomas de coronavirus. Para que usen las camas del hotel y no las del hospital, que son para casos de urgencia. Así que estoy viviendo en lo de mi amigo Pepito, con quien nos llevamos súper bien. Yo soy muy gauchito para convivir, no soy de la siesta pero la cuarentena me está convirtiendo en un santiagueño mal, ¡todos los días me tiro una siestita!”, exclamó.

Respeto a la nueva veta cibernética con la que le encontró una salida divertida al aislamiento obligatorio por el COVID-19, Stéfano diferenció lo que es hacer transmisiones vía streaming con lo que es jugar a videojuegos en línea. Y contó: “Por ahora, no lo hago por trabajo sino por placer porque me divierte aprender, conectarme y estar charlando con la gente. Me di cuenta de que al hacerlo 5 o 6 veces por mes, podría ser una fuente de trabajo ahora. Hay chicos que son número uno y se dedican exclusivamente al streaming. Otra cosa es ser un gamer y jugar al Counter Strike, cosa que de chico hacía porque salía de grabar Floricienta y me iba a un ciber a jugar al Counter. Era normal de chico y ahora es más común porque está todo el mundo insertado y un par de argentinos se fueron a jugar afuera e hicieron historia, como el chico que ganó un millón de dólares en Estados Unidos. Ya se lo ve de otra manera y si te querés dedicar de lleno, tenés que ponerte a full y un poco te quema la cabeza. Para ser el mejor del país, realmente tenés que entrenar 7 u 8 horas por día”.

 

El anuncio de Telefe de la reposición de Floricienta –por ahora sin fecha concreta de salida al aire pero se sabe que será durante junio por el canal de las pelotas-, generó mucho fervor en los fanáticos de la serie que protagonizó Florencia Bertotti y que creó Cris Morena. Allí, De Gregorio le daba vida al simpático Tomás Fritzewalden y compartió sus sensaciones por la vuelta del fenómeno a 15 años de su estreno original. “Seguramente va a funcionar porque Floricienta fue un proyecto hermoso, que vio toda la familia. Son otros tiempos y pasaron 15 años pero al menos a mí Floricienta fue el proyecto que más me gustó hacer y que más muero por volver a hacer. Tanto por el elenco como por el éxito. Todos los días pienso cómo me gustaría haber vivido el éxito de Floricienta ahora a los 25 años o con 20 porque tenía 9 y 10 años cuando la grabamos, era muy chico. Fue una locura demencial: hicimos hasta estadio Vélez acá, el Luna Park, nos fuimos de gira por el mundo, por Europa, por Israel, por Centroamérica. Viví algo que creo que no voy a volver a vivir en mi vida. Si bien lo disfruté y la tuve a mi mamá pegada a mí cuidándome en las giras, era muy chiquito. No me lo voy a olvidar nunca más pero me hubiese encantado tener la edad de Benja Rojas en su momento”, confió el actor.

Y contó cómo fue haber vuelto a trabajar con Bertotti, el año pasado en la obra 100 metros cuadrados. “El año pasado me reencontré con Florencia Bertotti haciendo teatro desde otro lugar. Hace 15 años se encontró con un chico prácticamente nuevo, que venía de estar hacía un año y medio en televisión haciendo Rincón de Luz, pero era un chico nuevo y me tuvieron que enseñar, ayudarme y tenerme paciencia. Y ahora se encontró con un pibe más formado, con 15 años de televisión encima y de haber actuado en proyectos de gente grande y actores de la reputa madre. Flor sigue siendo la misma de siempre, con el mismo carisma, ángel y la humildad de siempre. Nos llevamos increíble y fue un año hermoso con Flor y María Valenzuela, mis ex compañeras de 100 metros cuadrados. Fue una experiencia increíble de teatro, donde aprendí un montón y me conoció un público nuevo”, relató.

 

Entre sus grandes amigos del medio está Lali Espósito, a quien él considera una especie de hermana mayor. “Lali es como una prima para mí porque nosotros somos familia ya. Somos amigos y nos llevamos muy bien, ya te diría como familia: la mamá y el pelado, el papá de Lali, son como mis papás. Nunca voy a dejar de decirles tíos. Nos hablamos siempre para Navidad para ver si la pasamos juntos, tanto con la familia de Lali como la de Cachete (Sierra) y Cande Vetrano. Los trabajos dejan amistades y muchas cosas lindas, más allá de los proyectos en sí mismos”, sostuvo.

Y contó anécdotas de la niñez con Espósito: “De chicos, con Lali vivíamos durmiendo yo en la casa de ella y ella en mi casa. Los dos somos muy competitivos desde chicos, nos encantaba jugar a todo y ganar. Jugábamos al fútbol y ella nos bailaba. En la casa de Lali en Parque Patricios armábamos en el garage una cancha de tenis con una rejita y una mesa con una red ¡y no sabés cómo nos matábamos con Lali ahí! Jugábamos con una red y unas paletas medio precarias. Y en el garage nos matábamos, ella jugaba bárbaro a todos los deportes y nos bailaba. Me llena de orgullo y de felicidad ver adónde llegó. Si hay una persona que se lo merece es Lali. Disfruto mucho cada vez que uno hace algo y le va bien. Sobre todo si es feliz”.

¿Si alguna vez se enamoró de alguna compañera de elenco? De Gregorio lo cuenta así: “No. Me han gustado pero no me enamoré. Las que serían fáciles de decir, eran como mis hermanas: Lali, Cande, la China Suárez. Tenía 8 años y venían a dormir a mi casa o yo a las de ellas. Eramos chicos, nos criamos como hermanos y crecimos siendo familia. Nunca las pude ver como mujeres, con otros ojos. Sí me parecen hermosas un montón de actrices con las que trabajé pero nunca me enamoré de una compañera de trabajo”

Antes de finalizar el vivo de Instagram, Yeyo se autoanalizó y declaró: “Si tuviera que definirme diría que soy un pibe al que le gusta cagarse de risa. Mi ambición es estar contento, no tener más. Es sentirme bien conmigo mismo y que los otros se sientan bien con mi presencia. Nunca fui ambicioso con lo material y la plata. Vengo de una familia muy humilde y fui feliz con muy poco. Puedo trabajar, me puede ir bien e ir aumentando mi calidad de vida pero me preocupo muy poco de eso. Prefiero levantarme y poder sonreír sin preocuparme por nada más que por eso. Soy un pibe de barrio que principalmente busca ser feliz”.

Por Nico Peralta

Stéfano De Gregorio: “Floricienta fue el proyecto que más me gustó hacer y me encanta que vuelva a la tele”