Otra que San Onofre: cómo son la mejor y la peor cárcel del mundo

LOS DETALLES

Otra que San Onofre: cómo son la mejor y la peor cárcel del mundo

Otra que San Onofre: cómo son la mejor y la peor cárcel del mundo

Gitarama y Halden son dos ejemplos que ubican al lugar donde se mueven los personajes de El Marginal en una zona intermedia. ¿Qué opinás de la prisión más lujosa del mundo? ¿y de la otra?

Si viste las tres temporadas de El Marginal te habrás dado cuenta que la prisión de San Onofre, aquella en donde se sitúa la historia, no es una cárcel ejemplar. Adentro pasa de todo: corrupción, peleas, abusos y más. Lo cierto es que hay ejemplos que demuestran que el lugar no es el peor y, ni por asomo, el mejor. Acá te detallamos dos cárceles bien opuestas -una buena y una mala- que hacen que la dirigida por los hermanos Borges y Antín quede en el medio del camino.

el-marginal-patio-720x450

La mejor: Halden, Noruega

En este edificio, en el cual cada lugar para los presos cuesta 120.000 dólares al año, las cosas son muy distintas a casi cualquier cárcel del mundo. En Halden, los condenados almuerzan y hacen ejercicios junto a los guardiacárceles porque esto mejora la convivencia entre todos. El modus operandi del director es centrar el período de los presos en su rehabilitación. Y las cosas parece que le van bien, porque los que salen de ahí casi no vuelven: la tasa de reincidencia es muy baja.

Halden 2

Algunos detallitos de las comodidades de Halden: está en el medio de un bosque de ricos arándanos, lleno de pinos y abedules, y de afuera parece un chalet de madera, ya que quisieron hacer que su fachada sea lo menos parecida posible a la de las cárceles comunes. Hay un gran muro de 7 metros de altura que no tiene alambres de púa ni valla eléctrica. Eso sí, hay sensores de movimientos en cada costado de la pared. ¿Y adentro de la celda? Un lujazo. Los presos tienen baño propio y ducha, frigorífico, sofás, cocina en común bien equipada, mesa de escritorio, televisión de pantalla plana y vistas al bosque.

Halden

La peor: Gitarama, Ruanda

Muchos factores pueden confirmar la teoría que afirma que Gitarama es la peor cárcel del mundo. Esta prisión se ubica en medio de la selva y está conformada por un enorme muro de hormigón que impide que los presos se quieran escapar. Si alguno logra hacerlo, mala suerte: hay minas en todos los alrededores del lugar y guardias que tiran a matar porque si hacen mal su trabajo los meten presos a ellos.

Gitaram

La construcción está preparada para 400 presos, pero en realidad allí hay 7000, tal es así que muchos mueren asfixiados. Según datos de Médicos sin fronteras y la Cruz Roja, ningún prisionero dura más de 8 meses vivo en ese lugar y muchos contraen problemas en las plantas de los pies porque andan descalzos en condiciones inhumanas. Por ahora, el Gobierno de Ruanda no se hace cargo de lo que pasa allí adentro y la cárcel "sobrevive" gracias a las ayudas humanitarias.

Otra que San Onofre: cómo son la mejor y la peor cárcel del mundo