Una pareja que seguía a un gurú alemán no llevaba sus hijos al médico porque pensaban que

TRAGEDIA EN BALVANERA

Una pareja que seguía a un gurú alemán no llevaba sus hijos al médico porque pensaban que "se curarían solos": uno de los bebés murió

Una pareja que seguía a un gurú alemán no llevaba sus hijos al médico porque pensaban que "se curarían solos": uno de los bebés murió

Los mellizos nacieron en 2013 y, un año y medio después, pesaban sólo cinco kilos.

Esta pareja de Balvanera parece salida de una de las películas de terror más horripilantes. Ambos eran seguidores del polémico médico alemán Ryke Geerd Hamer, fallecido hace dos años, quien pregonaba que las enfermedades eran psicosomáticas y que, una vez superados los traumas, las personas se "curarían solas".

Los hijos de esta pareja llegaron al mundo en 2013, eran mellizos, y uno de ellos sufrió dos horas después de nacer convulsiones. También le diagnosticaron hipertensión pulmonar severa y encefalopatía hipóxico isquémica, una lesión que se produce por la ausencia de oxígeno en el cerebro durante el parto.

Luego de este preocupante episodio, la pareja volvió a su casa y nunca más le hizo controles médicos a los bebés. Además, según trascendió, tampoco los alimentaban correctamente. Esto generó que en 2015 uno de sus hijos falleciera.

Los padres mantuvieron ocultos a sus hijos durante 11 meses. Nadie de la familia sabía que habían nacido. Su adhesión al medicina no tradicional los hizo seguir por Internet al doctor Hamer, que estaba convencido que los chicos con síndrome de Down no tienen una enfermedad genética sino que su problema es consecuencia de un shock traumático”, explicó a Infobae el doctor Walter López, titular de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 17, que investigó el caso.

Como Hamer decía que se podían curar al entrar en contacto con el cuerpo de los padres, tenían a los mellizos todo el día encerrados en una habitación apoyados sobre el pecho de ellos y en silencio, sin tener contacto con terceras personas”, continuó.

Ante la falta de comunicación, la abuela materna de los bebés llegó sin aviso a la casa de la pareja y allí se enteró de que sus nietos habían nacido. “Los chicos pesaban apenas 5 kilos cuando debían pesar el doble. Solo eran alimentados por la teta de la mamá. El cuadro era impactante. Y lo peor es que uno de ellos estaba con fiebre, moqueando y ni siquiera podía mantener la cabeza erguida”, agregó el fiscal.

Finalmente, la abuela denunció a su hija y a su cuñado ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema en noviembre de 2014, y se inició una causa en la Justicia Civil. El juez decidió quitarle la potestad de los nenes a los padres ese mismo año y ellos quedaron bajo su tutela.

Fue allí que los mellizos comenzaron a recibir el tratamiento que necesitaban pero, para uno de ellos, ya era muy tarde: murió el 25 de abril de 2015 debido a una infección pulmonar aguda y un grave cuadro de desnutrición.

Con la condena no van a poder obtener nuevamente la custodia del niño pero sí un régimen de visitas. A mi esto no me da seguridad. Eso lo dije en mi alegato final. Ellos no han internalizado la norma y su forma de pensar no cambió por lo que está en juego la vida del otro nene”, alertó el fiscal.

Una pareja que seguía a un gurú alemán no llevaba sus hijos al médico porque pensaban que "se curarían solos": uno de los bebés murió