Qué hacer para que las peleas familiares no arruinen la pareja

CONSEJOS

Qué hacer para que las peleas familiares no arruinen la pareja

Qué hacer para que las peleas familiares no arruinen la pareja

Es cierto que uno se casa con su pareja y no con su familia. Pero también es verdad que las malas relaciones, a corto o largo plazo, generan conflictos en el matrimonio.

Cuando llega el momento de iniciar una vida juntos, es natural el temor de no saber cómo encarar la relación con los padres, hermanos y otros familiares de la pareja. Algunas recomendaciones para que tengan en cuenta y preservar el equilibrio son:

-Comprender que si bien sus respectivos padres son parte activa de su vida, es el momento de construir un nuevo camino de a dos.

-Aceptar que el marido no puede (ni debe) desentenderse de su familia. Pero sí abrirle los ojos cuando la relación entorpece la pareja.

-En reuniones familiares, en caso de haber roces, tratar de mantener la cordialidad y evitar comentarios o situaciones que fomenten un ambiente de hostilidad o competencia.

-No criticar a su familia porque él se pondrá a la defensiva y, a pesar de todo, la ama (especialmente a su madre).

-Sonreír, en la medida de lo posible, y ser agradable pero tampoco demasiado hipócrita.

-No compartir la intimidad de la pareja con la familia política, incluso por más bien que se lleven.

-Nunca poner al esposo "entre la espada y la pared". Además, es la familia que le tocó y si la situación se vuelve insostenible será mejor evitar compartir tiempo juntos y que vaya solo de visita.

-La familia política debe tener claro que no puede tomar decisiones por la pareja.

-Aceptar las diferencias de humor.

-Aprender a sobrevivir y convivir con la familia política.

-Lo más recomendable es llegar a un acuerdo con la pareja y establecer pautas claras de encuentros y visitas.

-Si las desavenencias son tan grandes y graves, lo más saludable será mantener distancia sin que esto signifique alimentar odio por lo ocurrido.

Fuente: Saber vivir

Qué hacer para que las peleas familiares no arruinen la pareja