Tiene 11 años, subía todos los días a una loma para poder estudiar y la empresa de wifi le regaló una antena

PREMIO AL ESFUERZO

Tiene 11 años, subía todos los días a una loma para poder estudiar y la empresa de wifi le regaló una antena

Tiene 11 años, subía todos los días a una loma para poder estudiar y la empresa de wifi le regaló una antena
Romina vive en una zona rural de Lutti, en Córdoba.

Romina Oviedo tiene once años y, hasta antes de la pandemia, asistía a la escuela Rural Leopoldo Lugones en la localidad de Lutti, en Córdoba.

Ante la necesidad de tomar las clases online, la nena comenzó a subir todos los días a una alta loma con sus útiles escolares ya que, en la casa de adobe en donde vive, no llegaba la señal.

Para poder tener internet, Romina caminaba tres kilómetros de subida y otros tres de bajada. Conmovidos tras conocer el esfuerzo de la niña, un grupo independiente de proveedores de internet se reunió para acercarse a su casa y colocarle una antena y darle servicio de forma gratuita.

pronto aa88

“Romina es la primera en establecer el contacto. Soy su maestra desde nivel inicial así que viví de cerca toda su evolución, conozco su varias habilidades: es muy inteligente y resolutiva”, aseguró Sandra Suárez, su profesora.

La maestra contó que una vez escuchó a través del teléfono que la mamá de la nena la llamaba para almorzar. Luego de preguntarle dónde se encontraba, la mujer se mostró sorprendida: “Acá en en la cima de la lomita, porque no tengo señal en casa para descargar las actividades. No lo creí y le pedí que me enviara una foto”.

pronto aa88

Con emoción, Sandra agregó sobre lo que vio en la imagen: Romina había improvisado un pupitre sobre la pirca del monte. Tenía sus útiles, lápices, mochila todo...como en clase. Pensé ¡qué compromiso, qué voluntad de progreso! Tanto ella como su madre me podrían haber dicho ‘mirá no tenemos acceso’ o ‘no podemos seguir con las tareas por tal o cual razón’, y en estos meses jamás pusieron una excusa. Caminaban tres kilómetros diarios con sol o lluvia”.

Finalmente, luego de que le instalaran la antena, Romina manifestó emocionada: “Todo es más fácil, podés llamar por videollamada a Sandra y lo que no sé ahora lo busco en Google, cosa que antes no podía”.

Tiene 11 años, subía todos los días a una loma para poder estudiar y la empresa de wifi le regaló una antena