Declaró el detenido número 11 por el asesinato de Fernando Báez Sosa

PIDE LA LIBERACIÓN

Declaró el detenido número 11 por el asesinato de Fernando Báez Sosa

Declaró el detenido número 11 por el asesinato de Fernando Báez Sosa
Pablo Ventura sostiene que no estuvo en Villa Gesell durante el ataque de la patota.

Pablo Ventura, el detenido número 11 por el crimen de Fernando Báez Sosa a manos de una patota de rugbiers, declaró ante la Justicia y, según afirman, él y su familia pidió la liberación. Según José María, su padre, Pablo nunca estuvo en Villa Gesell y fue acusado de parte de alguno de los detenidos por un "pase de factura".

El joven de 21 años, que no es rugbier, sino que practica remo, dijo que nunca estuvo en la ciudad y que no tuvo nada que ver con el homicidio. Estuvo 45 minutos frente a la fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell y repitió la versión de los hechos que explicó su familia anteriormente. 

"Hoy tendría que estar viajando a Punta del Este con la familia. La acusación es un pase de factura, un ajuste de cuenta", dijo José María. Antes, el adulto explicó qué fue lo que sucedió para él: "Fuimos a comer con mi señora y Pablo a un restaurante que se llama La Querencia. Nos fuimos de ahí cerca de las 23, luego Pablo salió con amigos y regresó a las 4. Al otro día a las 17 la DDI de Zárate lo vino a detener. No sabíamos por qué, pero nos pusimos a disposición de la Justicia".

Fernando murió por traumatismo de cráneo luego de que un grupo de jóvenes le propinara una paliza a la salida de un boliche en Villa Gesell.

Declaró el detenido número 11 por el asesinato de Fernando Báez Sosa