Juan Guarino, uno de los rugbiers liberados, se mostró angustiado en la indagatoria y podría brindar una prueba clave

¿SE QUIEBRA EL "PACTO DE SILENCIO"?

Juan Guarino, uno de los rugbiers liberados, se mostró angustiado en la indagatoria y podría brindar una prueba clave

Juan Guarino, uno de los rugbiers liberados, se mostró angustiado en la indagatoria y podría brindar una prueba clave
El joven, que quedó en libertad aunque sigue imputado por el asesinato de Fernando Báez Sosa, le habría enviado a su novia un mensaje que podría reducir su condena. Además, afirman que pidió cambiar de abogado.

Esta mañana se llevó a cabo la indagatoria a los dos rugbiers que fueron liberados de la causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa, Alejo Milanesi y Juan Guarino. Si bien están siendo investigados como partícipes necesarios del crimen, a diferencia de los otro ocho acusados ellos si pudieron volver a su hogar a esperar el juicio.

Las cámaras de televisión captaron el momento en el que Guarino ingresaba a la fiscalía de Villa Gesell junto a su padre en la camioneta del abogado Hugo Tomei. Con ellos también viajaban Alejo Milanesi y su madre.

Fuentes cercanas a la causa afirman que hay mucha expectativa alrededor de la declaración de Guarino, ya que sería quien podría romper el pacto de silencio entre los rugbiers. De hecho, esta mañana, se vio a Tomei dándole muchas más indicaciones a él que a Milanesi.

Según informaron en Telenoche, la familia de Guarino habría pedido cambiar de abogado en tres ocasiones, aunque todavía no se lo permitieron ya que el estudio de Tomei les pidió las escrituras de su casa para asegurarse de que iban a pagar lo que correspondía por la defensa. 

La declaración de Guarino es clave también por otro aspecto: al parecer, el joven le habría dicho a sus padres que tenía en su poder un audio, enviado a su novia, donde contaba lo ocurrido y se mostraba muy asustado, afirmando que quería volver a su casa ya que "no aguantaba más". Además, él sabría quién fue el rugbier que acusó a Pablo Ventura, el joven que ni siquiera estaba en Gesell, de haber sido el asesino de Fernando.

Juan Guarino, uno de los rugbiers liberados, se mostró angustiado en la indagatoria y podría brindar una prueba clave