La luna más intensa del año y sus efectos

ASTROLOGÍA

La luna más intensa del año y sus efectos

La luna más intensa del año y sus efectos

Monica Chiaraborelli, la tarotista argentina en Miami, dio detalles de cómo afectará la Luna llena en nuestro cuerpo. 

La Luna Llena en Escorpio sucede en la noche del 30 de abril 2018 a los 9°39’ del eje Tauro-Escorpio.
Es la Luna del Wesak, la Luna más intensa del año, que significa nacimiento e iluminación. Fue en la noche de esta Luna Llena que Buda se sentó bajo el árbol del “despertar” y alcanzó la iluminación. De acuerdo con las tradiciones esotéricas, Buda regresa cada año en este momento para dispensar luz curativa al mundo. Maestros espirituales guiados  por Cristo se reúnen en el valle de Wesak, una localidad mística en las montañas del Himalaya, se posicionan en un pentagrama mientras el Buda irradia su luz. Se cree que durante los cinco días de la Luna Llena, que incluyen los dos días antes y dos días después del día de la Luna Llena, se puede establecer contacto directo con los Grandes Maestros y las Fuerzas de la Luz que sostienen el planeta.
Es posible que durante estos días de Luna Llena en Escorpio sintamos mucha intensidad emocional, porque florecen emociones enterradas en el inconsciente para ser exteriorizadas a la luz de la consciencia y ser integradas. Se precisa una profunda transformación y conversión partiendo de un cambio muy fuerte en la propia estructura. Escorpio está asociado a la regeneración, es decir que permite un re-cambio, re-ciclo, tanto que hasta nuestro cuerpo experimentará una energía poderosa que pide un cambio en el organismo.
Un tema esencial para esta Lunación es la liberación y la entrega consciente, la purificación y el desapego, que no siempre es fácil. Pero, la celebración de la vida y el renacimiento, es posible solo si permitimos una re-circulación de la energía adecuada. Sería el abandonarnos con confianza al flujo de las cosas que terminan y comenzar un baile eterno sin terminación. Sin embargo, miedos profundos vigilan nuestros apegos ligados a los instintos primarios de conservación que ponen en marcha mecanismos subterráneos de poder o de apego.
Se nos pide que nos desentendamos de cosas, que nos desintoxicamos y tengamos fe en los procesos del alma. Podemos intentar atravesar los miedos y tal vez descubrir que no somos tan indefensos. Porque se puede despertar, se puede desear relaciones sanas, se puede atraer personas afines, se puede pensar positivo, ser simples, rodearse de cosas hermosas, crear belleza, bienestar y abundancia. El Sol en Tauro nos hace buscar estabilidad, proteger nuestro campo energético siendo amables tanto nosotros mismo, como con los demás.
Además Marte en conjunción a Plutón en Capricornio, nos apoderan y regalan autonomía siempre cuando somos sinceros con nuestras emociones y aceptamos nuestras fragilidades. Se requiere de un gran esfuerzo mirarnos adentro y afuera, pero Júpiter en Escorpio retrogrado nos ayuda en el intento y Neptuno en Piscis también interviene empujando la capacidad de perdonarnos.
Estamos invitados a manifestar realidades ocultadas, porque más lo dejamos, más se vuelven potentes y se burlan de nosotros, es decir más NO nos conectamos con nuestros rencores, celos, nuestra mala voluntad, aversión, rabia, nuestros deseos de poseer, más estos nos dominan. Entonces cuánto más nos ponemos en contacto con ellos para conocerlos y escucharlos, podemos ablandarlos y comprender como hacer cambios constructivos en nuestra vida. Es una Luna que pide integridad, si adentro hay irritación, decepción u otro sentimiento hostil, no hay que ser diferente de lo que se siente y hacer careta. Es momento de descubrir la verdad, pues es liberador para el alma, es momento de hacer las paces con nuestra área más instintiva y amarnos con ternura.

La luna más intensa del año y sus efectos