La moda de tatuarse los ojos genera polémica en el mundo

MODA

La moda de tatuarse los ojos genera polémica en el mundo

La moda de tatuarse los ojos genera polémica en el mundo

Un artista norteamericano inició esta moda que consta en aplicar pigmentos de colores en los ojos a través de una inyección. Esta moda se difundió en todo el mundo y ya genera polémica por los problemas visuales que genera. 

No es daltonismo ni un efecto de la luz, como en el caso del polémico color del vestido. Se trata de la última moda en tatuajes que comenzó en Estados Unidos y que hace furor en algunos lugares del planeta, especialmente en Singapur. El blanco de los ojos pasa a ser azul, rojo, verde o negro gracias a unas inyecciones de tinta, aplicadas entre la esclerótica y la conjuntiva. ¡El pigmento queda entre ambas capas y se extiende por todo el ojo!

Tal es su aceptación que en Singapur ya ha saltado la voz de alarma desde instancias oficiales. Entre otros expertos, el profesor Donald Tan, del Centro Nacional de Ojos, advierte sobre las consecuencias de este tratamiento irreversible. "Nuestra postura es totalmente contraria a esta práctica, ya que la esclerótica puede ser un foco de infección, especialmente tras varias inyecciones. Y estas infecciones pueden provocar la ceguera", dice Tan.

El pionero de esta técnica es el autodenominado «artista del cuerpo» Luna Cobra, un norteamericano afincado en Francia que comenzó a realizarla en el año 2007 para imitar a los personajes de «Dune», película de culto de ciencia-ficción. La formación médica de sus padres le resultó de gran ayuda para llevar a cabo este procedimiento en Gran Bretaña, Australia y Estados Unidos.

El procedimiento en sí no dura más de un minuto, pero hay que calcular entre media hora y una hora para limpiar el ojo y observar si hay problemas. A continuación se pincha con una pequeña aguja y se inyecta la tinta. Durante varios días los ojos se hinchan, están irritados y, en ocasiones, las personas sienten como si tuvieran arena, pero en dos o tres semanas los síntomas desaparecen. Todo ello por una cantidad cercana a los mil dólares.

La moda de tatuarse los ojos genera polémica en el mundo