¿Cómo se limpian las brochas de maquillaje?

MP TIPS

¿Cómo se limpian las brochas de maquillaje?

¿Cómo se limpian las brochas de maquillaje?

Si nos gusta maquillarnos, tenemos que saber que la limpieza de las brochas es súper importante. Te enseñamos tres técnicas fáciles para que le devuelvas su aspecto de nuevo a tus pinceles de maquillaje.

Para tener un maquillaje con acabado perfecto, lo recomendable es aplicarlo con distintos tipos de pinceles, cada uno específico para una parte del rostro o aplicación de un determinado maquillaje. Al principio, veremos que el maquillaje se aplica de la forma esperada pero con el paso de los días notaremos que la calidad va disminuyendo y eso se debe a su falta de higiene. Las brochas, además de maquillajes viejos, acumulan gérmenes y bacterias.

Para evitar esto y hacer que siempre mantengan su efectividad, es importantísimo lavar las brochas al menos una vez por semana. ¿Pero cómo lo hacemos correctamente sin arruinarlas?

TÉCNICA 1: CHAMPÚ Y ESPONJA

Se puede usar tanto champú de bebé como gel de ducha suave, limpiador facial o jabón especial para brochas. Es necesario que la esponja sea nueva o esté bien limpia, y que no sea la misma con la que lavamos los platos. Si se tienen que lavar muchas brochas, lo recomendable es hacer de a dos o tres por turno, luego enjuagar la esponja y aplicarle otra vez el producto y repetir esto cuantas veces sea necesario.

  1. Colocar la esponja en un recipiente amplio. Agregarle una cantidad mínima de producto.
  2. Colocar la punta del pincel sobre la esponja y pasarlo suavemente con movimientos circulares sobre ella hasta que genere espuma. No se debe presionar muy fuerte porque puede dañar las cerdas.
  3. Enjuagar con agua tibia (no caliente porque puede arruinar las cerdas). Sostené las brochas abajo del agua (que tampoco debe salir muy fuerte) y girarlas para enjuagarlas bien.
  4. Colocarlas en una superficie plana con una toalla por debajo para que se sequen. Si se lavaron varias brochas, deben estar separadas para que no se peguen las cerdas y si alguna tenía una forma particular (como por ejemplo, la brocha abanico), hay que darle la forma antes de que se seque. Dejarlas varias horas, hasta que estén completamente secas, antes de volver a usarlas.

TÉCNICA 2: JABÓN

Para este procedimiento, necesitaremos un jabón que no tenga color ni olor. Los ideales son los de glicerina.

  1. Mojar el jabón.
  2. Pasar por la superficie la punta de la brocha sin presionar mucho y cuidando que el jabón no entre por la barrita de metal que sostiene las cerdas (así no se disuelve el pegamento que las mantiene unidas). Realizar movimientos circulares hasta que genere espuma.
  3. Enjuagar con poca agua tibia hasta que no tenga rastros del jabón.
  4. Secar de la misma forma que en el procedimiento 1.

TÉCNICA 3: ACEITE DE OLIVA

Este producto cuidará aún más tus brochas ya que es un limpiador suave que evitará que se sequen las cerdas que la componen.

  1. Echar una cucharadita de aceite de oliva en una esponja limpia (en lo posible nueva).
  2. Colocar suavemente las cerdas del pincel por encima y hacer que se empapen de aceite. Realizar movimientos circulares para que se empiece a ‘correr’ el maquillaje.
  3. Enjuagar con poca agua tibia hasta que no queden restos de aceite.
  4. Secar de la misma forma que en el procedimiento 1.

¿Cómo se limpian las brochas de maquillaje?