Nazarena Vélez y Alejandro Pucheta recordaron su casamiento de hace 28 años frente a su hija Barbie

FUE EN 1992

Nazarena Vélez y Alejandro Pucheta recordaron su casamiento de hace 28 años frente a su hija Barbie

Nazarena Vélez y Alejandro Pucheta recordaron su casamiento de hace 28 años frente a su hija Barbie

La actriz y el productor de la movida tropical revelaron detalles graciosos e insólitos de su unión matrimonial frente a Barbie Vélez, que no podía creer lo que estaba escuchando

Hace 28 años, una jovencísima Nazarena Vélez (44) entraba de blanco a la iglesia y en el altar la esperaba otro jovencísimo Alejandro Pucheta (46), quien sería padre de su primera hija: Barbie (25). Aislados en sus casas por la cuarentena obligatoria, el ex matrimonio hizo una transmisión en vivo conjunta en Instagram y allí, con Barbie también en cámara detrás de Nazarena, evocaron lo que fue su casamiento en Quilmes allá por 1992, al que definieron irónicamente como “muy glamoroso”.

La parte más sabrosa de la charla, llena de anécdotas divertidas, llegó cuando comentaron lo que fue la fiesta. El diálogo, imperdible, fue así:

Naza: -Uno de mis tíos nos mandó una limusina de muertos del parque del campanario y tuvimos que pegarle unas cartulinas en las puertas, que decían “Naza y Ale se aman”.

Barbie: -¡Era obvio que eso no iba a ir bien!

Naza: -Es verdad, tiene razón.

Ale: -¿Cómo nadie en ese momento nos dijo: ´Chicos, esto no va a ir bien’´. Claro, ya fue malparido nuestro matrimonio.

Naza: -¡Fuimos en un coche fúnebre con las puertas tapadas con una cartulina, que era una gronchada que no se podía creer!

Ale: -A mí se me había pinchado una goma, íbamos en un coche fúnebre… O sea, no había que llegar a ese casamiento. Mi viejo no llegaba, ¡no había que casarse!

Naza: -Tu papá se había quedado haciendo el lechón en el salón.

Ale: -Le pareció más importante que ir al casamiento. Total, dijo: ´Esto va a durar un año, un año y medio. Me quedo haciendo el lechón´.

Naza: -Ay, lo amo a Nando, se quedó haciendo el lechón y apareció el abuelo Momo que en una foto justo se está rascando el culo en la catedral. Se ve que le molestaba el pantalón y justo se lo estaba sacando.

Ale: -Y la noche de bodas fue muy bizarra. Las fotos de la boda las hicimos en el Parque Cervecero de Quilmes.

Naza: -Yo no quería ir peinada porque sabía que todo el mundo… ¿Te acordás cómo estábamos? Los dos nos habíamos ido a comprar una remera a Carrefour para el civil. Vos no sabías si pegarme o casarte conmigo.

Ale: -Ya estaba, no había marcha atrás. Eramos pobres, ya habíamos pagado el salón, no podíamos decir que no. ¡Tu mamá está loca, Bar!

En septiembre del año pasado, Alejandro Pucheta le brindó una extensa entrevista a Pronto, en la que revelaba cómo había conocido a Nazarena y cómo había sido su furtiva historia de amor. “Cuando nos conocimos, yo tenía 17 y ella, 16. Los dos somos de Quilmes pero no nos conocíamos. Somos del barrio La Florida, todos los años se hace un festival en el que se elige a la reina y ese año se postuló Nazarena y fue coronada reina. Tenía el pelo cortito como Araceli González, hacía publicidades y era una chica hermosa. Nos cruzamos, nos miramos y nada hasta que una amiga me comentó: ´Che, Ale, la chica que salió reina me dijo que le gustabas´. ¡Yo no lo podía creer! Le pregunté a mi amiga cómo podía cruzármela. Calculá que no existían los celulares ni las redes sociales y no tenía ni un dato de ella. ´Va a tal colegio y a tal hora la podés cruzar en la parada del colectivo´, me dijo mi amiga. Le hice caso, empecé a montar guardia en la parada del 263 que iba al centro de Quilmes y a la semana me la encontré. La crucé, empezamos a hablar arriba del bondi y pegamos onda. Un domingo la acompañé a ATC al programa de Sofovich donde ella empezaba como cuponera y nos pusimos de novios”, detallaba Pucheta.

-¿Cómo fue ese romance?

-Muy naif. En la casa de Nazarena eran muy conservadores y su mamá le había inculcado que tenía que casarse virgen. Así fue: no tuvimos sexo hasta que nos casamos. De hecho, a modo de chiste ella siempre dice: “Alejandro se casó solo para tener sexo conmigo”. Tenía 18 años e imaginate que estaba desesperado con semejante mina al lado y sin poder tocarla. Nos casamos por civil e iglesia, los dos queríamos ser padres jóvenes y al año empezamos a buscar. Barbie llegó rápido.

-¿Y también se separaron rápido?

-Sí. Era pendejo, me sentía piola, creía que me las sabía todas y no era así. Cuando Barbie cumplió el año nos separamos. Éramos chicos, yo era celoso y los dos teníamos la escuelita de que el hombre tenía que trabajar y la mujer quedarse en la casa criando a los hijos. Naza me dijo que sí al comienzo pero empezó a tener muchas ofertas de laburo, una carrera en ascenso y a mí no me gustaba lo que hacía. Me di cuenta de que no estaba tan enamorado como pensaba, a ella le habrá pasado lo mismo y nos separamos.

-¿Les costó?

-Sí y no. Cuando notamos que no la estábamos pasando bien juntos, los dos dijimos: “Separémonos”. Recuerdo que le festejamos el primer añito a Barbie en casa y cuando se fueron todos los parientes, no me sentía bien. “Nazarena, la careteamos todo el día en el cumple, ya está, separémonos”, le dije y cortamos en buenos términos. Nos separamos re bien, jamás tuve lío para ver a la nena, nunca un pero ni un sí ni un no. Por eso siempre hablo maravillas de Nazarena.

Por Nico Peralta

Nazarena Vélez y Alejandro Pucheta recordaron su casamiento de hace 28 años frente a su hija Barbie