Celiaquía: cuidado con el gluten escondido

ATENCIÓN

Celiaquía: cuidado con el gluten escondido

Celiaquía: cuidado con el gluten escondido

Una enfermedad que afecta a gran parte de la población y que no es tratada con la consciencia debida. 

La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y en los productos derivados de estos cuatro cereales.
Pueden padecerla tanto niños como adultos. Actualmente, la incidencia es mayor en mujeres que en varones. Se estima que en Argentina 1 de cada 100 habitantes es celíaco. Y el porcentaje está subiendo año tras año.

Esta intolerancia produce una lesión característica de la mucosa intestinal que disminuye la absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

Lo notable es que la mucosa intestinal se normaliza cuando se inicia la dieta sin TACC.

Por supuesto, es fácil advertir que los vegetales y las carnes naturales -sin procesar- no representan un peligro, pero no ocurre lo mismo en el caso de los productos elaborados: muchos tienen gluten escondido, como por ejemplo algunos quesos y fiambres. Por eso es especialmente importante adquirir este tipo de alimentos en lugares idóneos, que son los que ofrecen productos creados a medida para quienes padecen esta enfermedad. Porque el hecho de ser celíaco no implica que uno tenga que privarse de comer lo que le gusta.

Como prueba de ello, Silvia Villella​, ​titular de Sabores Sin Tacc, cadena de dietéticas especializadas en productos para celíacos, nos cuenta que los cuatro productos más buscados por sus clientes son los fiambres, las galletitas dulces, las cervezas y todo tipo de harinas.

Alerta: contaminación en la cocina

La contaminación puede ocurrir si las comidas sin gluten comparten áreas o están en contacto con cubiertos que no han sido limpiados adecuadamente después de preparar comida que contiene gluten.

Algunos ejemplos de situaciones contaminantes:
* Usar la misma tostadora para el pan libre de gluten y para el pan regular.
* Usar el mismo aceite para freír productos empanados con mezclas que contienen gluten.
* Condimentos que se encuentran en envases comunes.
* Introducir en un condimento (mostaza, mayonesa, jalea, mantequilla de maní y mantequilla) un cuchillo que se ha utilizado para cortar pan con gluten.
* Alimentos que no son fabricados en un ambiente libre de gluten pueden ser contaminados con gluten. Esto puede ocurrir cuando el equipo o las maquinas no son adecuadamente limpiadas después de producir comidas que contienen gluten.

Otros consejos útiles

  • No debe iniciarse una dieta sin gluten antes de tener el diagnostico de un especialista, ya que dificultaría el -ya de por si difícil- diagnóstico de la enfermedad.
  • No se recomienda consumir productos a granel o artesanales, ya que pueden haber sufrido algún tipo de contaminación cruzada.
  • En aquellas casas en las que haya un celíaco, se recomienda eliminar las harinas de trigo y el pan rallado normal y utilizar, en su lugar, harinas y/o pan rallado sin gluten. De este modo los alimentos cocinados en casa podrían ser consumidos por todos, incluso los celíacos.
  • Ante la duda de si un producto contiene o no gluten, no lo consuma.

Celiaquía: cuidado con el gluten escondido