shutterstock_97232207
shutterstock_97232207

MASCOTEROS

Ocho cosas que tenés que tener en cuenta sí o sí a la hora de bañar a tu mascota

Ocho cosas que tenés que tener en cuenta sí o sí a la hora de bañar a tu mascota

Muchos piensan que un poco de agua y jabón basta para mantener la higiene de perros y gatos pero esto no es así. Muchas veces, se adoptan hábitos que pueden ser perjudiciales para ellos... y quizás ni siquiera estabas al tanto.

En esta nota, te damos algunos consejos básicos para que la hora del baño de nuestros amigos de cuatro patas sea un verdadero placer tanto para ellos como para nosotros. 

1 - Antes del baño, peinalo. Es importante sacar todos los nudos antes de bañarlos ya que en algunos casos, el agua solo ayuda a empeorar la situación: el pelo se apelmaza y resulta aún más complicado (y doloroso) desenredarlo. 

2 - No usar 'cualquier jabón'. Se recomienda elegir uno que sea exclusivo para perros y/o gatos ya que el uso de otros productos pueden derivar en una dermatitis severa. Si por razones económicas, no podés hacer te de ellos, optá por el jabón blanco (sí, el de pan que usaban las abuelas) y procurá enjuagarlo muy bien. 

3 - Usar agua tibia. La temperatura la debés probar en el antebrazo y no debe ser ni muy fria ni muy caliente. Por mas frío o calor que haya en el ambiente, la piel de las mascotas es mucho mas sensible que la del humano y los extremos resultan muy perjudiciales para ellos. 

4 - Empezá por el cuello y seguí hasta la cola. Mojá bien el pelo y procedé con el champú. La cabeza debe quedar para el final. Masajeá suavemente para que el producto penetre y pueda eliminar la suciedad. 

5 - Cuidá especialmente ojos y orejas. El agua y el champú pueden provocarles irritación y problemas posteriores como por ejemplo, otitis.

6 - Prestá atención al enjuague. Es la etapa más importante del baño ya que cualquier resto de champú puede provocarle picazón, alergia o ardor.

7 - Antes de secarlo, dejalo que se sacuda bien y luego, utilizá una toalla para eliminar el exceso de agua. Recién ahí, procedé al cepillado y posteriormente, a la secadora. La misma debe estar en nivel intermedio con aire tibio. El secador debe estar al menos a 30 cm del cuerpo para que la piel no se irrite.  

Ocho cosas que tenés que tener en cuenta sí o sí a la hora de bañar a tu mascota