La importancia de los controles oftalmológicos antes del inicio de clases

FUNDAMENTAL

La importancia de los controles oftalmológicos antes del inicio de clases

La importancia de los controles oftalmológicos antes del inicio de clases

Antes de la vuelta a clase es importante visitar al médico responsable de la visión de los más chicos. 

A diferencia de los adultos, que pueden distinguir con mayor facilidad cuando su vista comienza a empeorar, los problema de visión en los niños se diagnostican en base a distintos síntomas, siendo uno de los principales el dolor de cabeza. 

Antes de comenzar las clases, es fundamental que los niños hagan una visita al oftalmólogo, para poder así confirmar que su vista se encuentra en perfecto estado antes de volver al aula. El doctor Esteban Travelletti, especialista en Oftalmopediatría y director del Instituto de la Visión, recomienda realizar un examen de agudeza visual, más allá de los que se hagan en la escuela.

"Si bien es habitual que en muchas escuelas y colegios realicen un control visual básico, estos solo evalúan la agudeza visual, pero pasan por alto otros aspectos visuales y la detección de patologías crónicas, congénitas o hereditarias", plantea el médico, y agrega: "Tampoco son efectivas en el asesoramiento a los padres y niños para mejorar los hábitos de lectura y el uso adecuado de sus ojos. Es por todo esto que, si bien estas campañas visuales son útiles y necesarias, no debemos confiar solo en ellas la salud visual de nuestros hijos, sino que es necesario complementarlas con una consulta con un médico oftalmólogo".

Travelleti advierte que los padres no deben confiar en que la vista de sus hijos es perfecta simplemente porque pueden distinguir objetos pequeños. "Esa capacidad puede estar dada por la visión de un solo ojo, siendo el otro incapaz de distinguirlos. Si no se restaura rápidamente el enfoque y la capacidad de ver del ojo desenfocado, se corre el riesgo de que este no desarrolle todo su potencial y quede como un “ojo vago o perezoso”, con ambliopía", explicó. 

En cuanto a la frecuencia de los controles, el doctor recomienda: "No cabe duda acerca de la importancia de realizarla al comenzar la escuela primaria, alrededor de los 6 años. Si este control es normal y no existen antecedentes relevantes, se puede realizar cada dos años hasta la pubertad. A partir del inicio del colegio secundario, aproximadamente, es importante realizarla en forma anual, ya que es frecuente observar la aparición de miopía durante esta etapa de la vida".

La importancia de los controles oftalmológicos antes del inicio de clases