MATERNIDAD: ¿Cuáles son los beneficios de comer la placenta del bebé?

LO QUE HAY QUE SABER

MATERNIDAD: ¿Cuáles son los beneficios de comer la placenta del bebé?

MATERNIDAD: ¿Cuáles son los beneficios de comer la placenta del bebé?

La "Placentofagia" o práctica de consumir la placenta del bebé después de su nacimiento es una práctica de moda pero también, algo milenario. De qué se trata y qué efectos tiene.

Salteada, mezclada en un batido o hasta en forma de pastillas: la "placentofagia" o acción de comer la placenta del bebé después de su nacimiento se está convirtiendo en una de las prácticas más populares para las mujeres después del parto.

Aunque el consumo de la placenta se recomienda por lo menos desde el año 1500 —en la antigua China se mezclaba con la leche humana como un antídoto para el agotamiento—, y es una práctica común en el mundo animal, hubo un resurgimiento en la práctica en las últimas décadas, y especialmente en los últimos años, en Estados Unidos, Canadá y Europa. Celebridades como Alicia Silverstone, Kim y Kourtney Kardashian entre otras la pusieron en práctica y la recomiendan fuertemente pero... ¿qué beneficios tiene?

Aunque no hay estudios específicos que comparen la situación de las madres durante el post-parto con y sin el consumo de la placenta, quienes llevaron a cabo esta práctica aseguran que las ha ayudado mucho con la producción de leche, la depresión post-parto y hasta a mejorar el vínculo con su hijo recién nacido. Además, también habría mejorado mucho la sensación de dolor y la posibilidad de hemorragias después del parto.

Quienes se encargan de transformar las placentas en cápsulas lo hacen deshidratando este órgano que se genera para gestar al bebé. El proceso consiste en cocer al vapor el órgano, deshidratarlo "hasta que sea realmente crujiente, casi como carne seca", aplastarlo para hacerlo polvo y ponerlo en cápsulas de gel, dijo Moore. A pesar de que se mezcla con jengibre, limón y pimienta roja, Moore dijo que esos ingredientes actúan como conservantes y las cápsulas a sí mismas en realidad no tienen ningún sabor, por lo que algunos les agregan este aditivo para hacerlas más fáciles de consumir (Kim Kardashian, por ejemplo, contó que ella pidió el sabor uva).

Estos mismos expertos recomiendan consumir dos cápsulas tres veces al día durante dos semanas, o más en el caso de que sientan que las está beneficiando.

MATERNIDAD: ¿Cuáles son los beneficios de comer la placenta del bebé?