SECRETOS DEL CHEF

Kale, una verdura rica y llena de nutrientes: aprende a prepararla

¿Conoces el kale? Es una hortaliza nueva en nuestro país y se hizo conocida porque celebridades como Jennifer Aniston o Beyoncé mencionan en sus redes sociales que la usan. Es la nueva estrella de la alimentación saludable. Todas las formas de prepararlo y disfrutarlo.

Por
Escrito en COCINA el

¿Conoces el kale? La llaman la nueva estrella de la alimentación saludable. Es una hortaliza relativamente nueva en nuestro país, pero se hizo conocida porque muchas celebridades como Jennifer Aniston o Beyoncé mencionan en sus redes sociales que lo usan en batidos super vitamínicos, o mezclado con otras verduras. Prima del brócoli, la coliflor y el repollo, tiene hojas crujientes de un sabor único y en una taza de esta verdura hay calcio, hierro y un buen aporte de vitaminas C, K y A.

También se habla sobre sus propiedades anticancerígenas y desintoxicantes, que ayudan a eliminar sustancias tóxicas del hígado y de la sangre. El kale es además, bajo en calorías y rico en fibra: Una taza de este vegetal cuenta con 39 calorías, 5 gramos de fibra y 0 gramos de grasas, lo cual ayuda a mantener una digestión saludable.

Todas las formas de prepararlo

El kale se consume crudo o cocido. Los tronquitos de las hojas son más duros, por lo que puedes quitarlos o separarlos para cocinar más tiempo, o agregarlos a sopas y guisos.

Si querés ablandar un poco la textura del kale crudo para tus ensaladas, simplemente tenés que cortarlo en tiras finas y mezclarlo con un chorrito de limón, jugo de naranja o pomelo (siempre algún cítrico) y lo dejás reposar por 5 minutos. Esto va a hacer que las hojas pierdan lo crocante y puedas sumarlas a tus ensaladas.

Salteado con un poco de ajo y condimentos queda riquísimo. Siempre es mejor cortarlo en pequeñas tiras. Puedes hacer tartas, buñuelos, tortillas; también acompañar carnes.

 Cuando se cocina al vapor el kale conserva todo el sabor. Pasado simplemente por agua hirviendo, se puede preparar un relleno de tartas o empanadas bien rápido. Cortalo finito y agregalo a sopas, guisos, salteados y lo que quieras.

Para que dure unos días fresco, lo mejor es lavarlo bien, dejarlo escurrir y luego envolverlo en papel de cocina. Enseguida, guardarlo dentro de una bolsa plástica en la heladera.

La receta más fácil: Chips de Kale

Ingredientes: Hojas de kale lavadas, sin los tronquitos; aceite de oliva.

Precalentar el horno a 120ºC y recubrir una bandeja de repostería con papel de horno. Cortar las hojas de kale del tamaño de una papa frita. Lavarlas, secarlas y ponerlas en una ensaladera con aceite. Frotar las hojas para que se impregnen de aceite. Salpimentar y extenderlas sobre la bandeja. Hornear las hojas entre 20-25 minutos, hasta que estén crujientes. Dejarlas reposar unos 2 minutos y servir.