no te prives

Mermeladas saludables hechas en casa

Si no intentaste hacer mermelada casera durante la cuarentena, aún estás a tiempo: son más ricas, nos permiten jugar con sabores nuevos y lo mejor de todo es que podemos hacerlas a medida, con menos azúcar y sodio que las compradas.
lunes, 29 de marzo de 2021 · 07:56

Hacer mermeladas es una de las tareas que muchas mujeres de hoy jamás hicieron, porque hace décadas que existen marcas comerciales y mucha variedad de sabores. Pero no es complicado y además, podemos adaptar las recetas a nuestra necesidad. Por ejemplo, hacerlas con menos azúcares o con menos sodio.

Nuevas variedades

En Europa, no hace mucho tiempo se han empezado a comercializar con mucho éxito las llamadas fruit spread, que quiere decir “ pasta untable de frutas” o “fruta untable”. Para estas simil mermeladas, los fabricantes utilizan menos azúcar, pero agregan pectina en polvo y ácido cítrico para conseguir consistencia y mayor tiempo de conservación.

También se preparan mermeladas que se endulzan con fructosa , que es un azúcar de las frutas de consumo apto para diabéticos, pero estas mermeladas no tienen una disminución considerable de calorías por porción.

El último grito de la moda es hacer pastas de frutas hervidas con poca cantidad de jugo de manzana o de uva, que dan a la mermelada un dulzor natural, pero igual hay que agregar pectina en polvo en la cocción, para que no queden líquidas.

 

Mermelada light de naranjas

Una receta fácil de mermelada de naranjas light “en serio” se hace con 1 kg de buenas naranjas, ralladura de 4 naranjas y un limón, 2 clavos de olor, 2 cucharadas de edulcorante líquido para cocinar ( si se usa stevia la mermelada será más baja en sodio, si se usa sacarina o ciclamato agregará sodio) 1/ 2 litro de agua y 7 g de gelatina sin sabor.

Rallar la cáscara de las naranjas, reservar y pelarlas, quitar las semillas, picar la pulpa y ubicarla en una cacerola con el agua, los clavos de olor, y las ralladuras. Llevar sobre fuego y cocinar con la cacerola tapada, hasta que la pulpa esté tierna, retirarla y licuarla, agregar las 2 cucharadas de edulcorante y la gelatina sin sabor diluida en un poco de agua. Dejar enfriar en la heladera, revolviendo de vez en cuando; cuando esté espesa, colocar en frascos esterilizados y conservar en la heladera. Se conserva varias semanas.

3 tips de experta

Una mermelada casi vegana se puede preparar con miel y limón en vez de azúcar y el agregado de semillas de chía ( para que espese). La proporción es cada 250 g de fruta limpia, 100 g de miel, 30 ml de jugo de limón, y 50 ml de agua. Se cocina todo a fuego muy bajo, aproximadamente una hora a hora y media.

Para la mermelada clásica de cualquier fruta poco acuosa ( manzana, pera, durazno, damasco) es muy útil esta proporción: 5 a 10. Si se usan 5 partes de azúcar x 10 de frutas, sin agua, el dulce se conservará bien, alcanza el punto y quedará rico, sin empalagar.

Hay que tener en cuenta que el azúcar es el conservante de la mermelada casera, por lo que si se disminuye la cantidad de endulzante la mermelada dura menos. El peso de la fruta debe tomarse en cuenta como va a ir a la olla, es decir,libre de cáscaras,semillas y partes que estén feas.