TODO MAL

El hijo de Mónica Gonzaga será expulsado de Uruguay por organizar una fiesta clandestina

Adriano Sessa y su madre pidieron perdón a los uruguayos, pero aseguraron que se trató de una reunión íntima en la que se colaron invitados.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 23:07

Adriano Sessa, el hijo de Mónica Gonzaga, fue acusado de organizar una fiesta clandestina en la residencia que su familia tiene en Bahía del Pinar, Uruguay, a la que habrían acudido unas 500 personas, violando las restricciones que establece el protocolo para las reuniones sociales en el país vecino. Pese a que la ex vedette desmintió la información y aseguró que el evento fue sobre la playa y los "invadieron personalidades uruguayas" que no estaban invitadas, el Ministerio del Interior del mencionado país decidió cancelar la residencia temporaria del joven, por lo que será expulsado del territorio.

Esta noche, Mónica estuvo al aire de Intratables y explicó qué fue lo que sucedió: "Aquí se hizo una reunión. Adriano me pidió festejar el cumpleaños de un amigo, con unas 20 personas. Hicieron unas hamburguesas a la parrilla. Vivimos en la playa, nuestro frente es la rambla, la rambla es de Prefectura. En esa convocatoria que se hizo, los chicos hacen flyers. Siempre vienen pocas personas, pero esa noche empezó a caer gente de todas partes por el lado de la playa. No fueron para nada 500 personas. Cuando vi la cantidad de gente que había desde mi ventana, le pedí a los amigos de Adriano que llamaran a la policía urgentemente"

"Cuando vino la policía en dos segundos desaparecieron todos por el bosque, por la playa, no quedó nadie. Mi hijo había estado una hora tratando de que no entraran por la casa de los vecinos, etc.", detalló en diálogo con Paulo Vilouta. Y añadió: "Después me enteré que había grandes, gente de 30, 40 años. Los chicos no supieron manejar la situación".

Sobre el flyer que se confeccionó para el evento, la actriz remarcó que es algo normal que hacen los jóvenes, y que se estila mucho en Uruguay, incluso entre los restaurantes. Asimismo, aseguró que el mismo no incluía la dirección de su casa, sino que el problema fue que "se empezaron a mandar la ubicación" por WhatsApp.

"Pedí perdón a los uruguayos porque como residente me tengo que hacer cargo de las cosas. Yo tengo que aclarar y demostrar ahora a la Justicia que lo que trascendió no es correcto: no hubo pago de entradas, venta de pack de aguas, venta de alcohol. Acá no había nada de eso", concluyó Mónica Gonzaga.

A su turno, Adriano comentó sobre su expulsión del país: "No sé qué me va a pasar. Ya dije que voy a asumir las consecuencias que tenga que asumir".

E intentó justificar las reuniones entre jóvenes: "Es un tema complicado el momento en el que estamos. Lo que sentimos nosotros es que día a día perdemos parte de los mejores momentos de nuestra vida, y se pierde un poco la cabeza. La gente no sabe cómo manejarse en estos aspectos, es algo nuevo. Yo merezco ser condenado por lo que tenga que ser, si me tienen que deportar del país me iré, pediré perdón a los uruguayos, pero tampoco creo merecer ser dinamitado".