REINA DE CORAZONES

25 años de la muerte de Lady Di: qué revela hoy su carta natal

En un túnel de París, hace veinticinco años sucedía el terrible accidente que costó la vida de una de las mujeres más influyentes de su época. Su vida estuvo marcada por el deseo de formar una familia, amar y ser amada, el constante impulso de ayudar a otros y ser libre, sobre todo.

Escrito en HORÓSCOPO el

Diana Spencer, princesa de Gales, también conocida como Lady Di, era una joven maestra cuando conoció y se enamoró del Príncipe Carlos de Gran Bretaña. Fue activista, filántropa y provenía de una familia aristocrática del Reino Unido. Junto al Príncipe de Gales, heredero de la Corona británica, tuvo dos hijos: Guillermo y Enrique. 

Podría interesarte

A 25 años de su muerte, Astrolink (página en la cual puedes realizarte la Carta Astral de manera gratuita) realizó un análisis de la Carta Astral de la Princesa de Gales donde se detallan sus energías predominantes. La misma indica que Diana tenía el Sol en Cáncer con Ascendente en Sagitario y su Luna en Acuario. Qué influencia tuvo esto en su vida, lo explica a continuación.

Sol en Cáncer

Los individuos con el Sol en Cáncer a menudo necesitan sentirse parte de una familia, creando o manteniendo vínculos más fuertes con las personas y su hogar. Tales lazos no necesariamente tienen que ser lazos de sangre, sino algo que pueda transmitir claramente un sentido de pertenencia y compañerismo.

Esto se vio reflejado en la vida de Diana, tratando siempre de encajar dentro de la familia real, y sintiendo muy en su interior el rechazo como algo en extremo doloroso para su ser. A las Cancerianas les gusta nutrir a los demás tanto como les gusta ser nutridas, por ello, Diana vivió de manera punzante el rechazo del príncipe hacia su persona, la indiferencia y el destrato pueden ser armas letales si se aplican contra las personas de ese signo.

Siempre listas para brindar apoyo en el cuidado de quien las necesite, las Cancerianas pueden abocarse a la maternidad, nutriendo, cuidando y protegiendo a sus hijos de manera tierna y amable, y de ser necesario se enfrentarán al mundo entero para resguardar a sus hijos. Todas estas cualidades se vieron reflejadas en la etapa maternal de Diana, ella se mostraba muy cercana a sus hijos y siempre los llevaba a sus viajes (algo que en la realeza no era costumbre). La empatía de Cáncer, le permitió a Diana conectarse con las personas desde un lugar más cálido, honesto y emocional.

 

Luna en Acuario

Diana, con su Luna natal en Acuario, estaba destinada a seguir un camino original, aunque sea de una forma impopular. Íntimamente, el nativo con esta posición está más dispuesto a andar su propio camino de acuerdo con su visión del mundo, incluso si este es un camino solitario.

Interiormente, necesita como nada en el mundo la libertad personal y si puede hacerlo el sentimiento de comodidad emocional siempre está presente. Pero en un entorno con reglas tan estrictas, todas sus energías estaban predispuestas para ser "la oveja negra" de la realeza.

Acuario es pulso energético que posee una tendencia humanitaria, que desea ocuparse del bien de todos. Diana era extremadamente popular entre los "plebeyos" ya que sus ansias de conectar con los otros eran completamente honestas y esto podría percibirse fácilmente. También dedicó tiempo a causas humanitarias para aquellos más desposeídos, que la conmovían íntimamente. 

La libertad y la originalidad, cualidades que están fuertemente arraigadas a la Luna en Acuario, estaban presentes siempre en las acciones de Diana. Los nativos con Luna en Acuario son propensos a amar la diversidad de la vida, a los amigos y tienen diversas perspectivas y puntos de vista. A menudo, la visión de la realidad que tienen es utópica, pero esa visión les permite seguir adelante a pesar de las adversidades.

 

Ascendente en Sagitario

 

El ascendente en Sagitario aporta  ansia de aventura, de aprendizaje; y también idealismo. Estos nativos sienten que el mundo es un lugar con cosas nuevas para experimentar en todo momento y, sobre todo, un buen lugar. Dan una primera impresión de entusiasmo, aunque no lo demuestren todo el tiempo. Los grandes planes, las ganas de explorar y hacer cosas diferentes son los temas principales, aunque seguirlos al pie de la letra puede no ser una característica tan fuerte debido a la gama de posibilidades que se deben explorar. Diana a lo largo de su vida, demostró estas características, interesándose por cada lugar al que viajaba y sobre todo por las personas y la cultura del mismo.

La libertad es una de sus mayores banderas, así como el placer de vivir en todas sus acciones, por pequeñas que sean, como si fueran viajeros eternos, descubridores de los siete mares, que no soportan la monotonía. De esta forma, transmiten positividad, incluso si para algunos su forma de encarar la vida se considera inmadura. Estas energías generaban discordias y no concordaban con la vida estructurada, estricta y de largas tradiciones que se vive dentro de la realeza de Inglaterra.

Las personas con este Ascendente tienden a tener un corazón más generoso y suelen tener grandes deseos. Sienten que la vida se puede vivir con alegría, gratitud, brillo en los ojos y confianza en algo mayor, independientemente de qué creencias nutran su corazón, alimentando la percepción de que la vida es un movimiento constante, un ir y venir lleno de eventos imprevistos. Comprender esto es algo liberador, porque quien quiere controlar, eventualmente pierde la dirección de todo. El "control" que se quiso ejercer sobre Diana, solo generó el efecto contrario en ella, las ganas de sobresalir y demostrar sus cualidades, sentimientos que podrían haber terminado por opacar la Reina. 

 

La vida aunque corta, intensa

Como es visible, la energía astrológica de Diana era compleja, entre el ansia del hogar y el ansia de aventura, las ganas de mantener su libertad y la necesidad de nutrir a su familia con afecto, así como de recibirlo. 

Las energías de Diana se vieron reflejadas a lo largo de todo su camino: sus características iban de la mano con su Carta Astral. La Astrología demuestra todos los días que puede ser una gran herramienta a la hora de enfocarse en el auto-conocimiento. Sirve para comprendernos, y comprender a las personas que se encuentran a nuestro alrededor.