Nuevas esperanzas

Terapia de Oxigenación Hiperbárica: ¿Cuáles son los beneficios para pacientes con COVID-19?

Desde el año pasado se está probando en tres hospitales del AMBA con excelentes resultados. En una entrevista exclusiva para PRONTO, la doctora Mariana Cannellotto, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Hiperbárica e investigación (AAMHEI), nos cuenta de qué se trata esta terapia.
lunes, 12 de abril de 2021 · 17:43

La Oxigenación Hiperbárica es una terapia médica indicada para tratar diversas patologías que utiliza una cámara especial en la cual el paciente obtiene una mayor cantidad de oxígeno diluido en sangre. Si bien esta terapia tiene más de 200 años de antigüedad, el año pasado, a raíz de la pandemia de COVID-19, adquirió gran protagonismo por los beneficios que puede aportarle a los pacientes infectados, reduciendo las posibilidades de requerir el uso de respirador artificial, acelerar la recuperación y así liberar camas hospitalarias.

Para conocer los detalles de la Terapia de Oxigenación Hiperbárica y sus efectos sobre los pacientes con coronavirus, entrevistamos a la doctora Mariana Cannellotto, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Hiperbárica e investigación (AAMHEI).

¿Qué beneficios tendría esta terapia en pacientes con COVID-19?

La Oxigenación Hiperbárica es una terapia no invasiva que permite que el paciente respire oxígeno a altas concentraciones, llegando al 100%. Se realiza dentro de una cámara hiperbárica, que es un dispositivo médico donde el paciente respira este oxígeno en un ambiente presurizado, es decir, a una presión superior a la atmosférica (a más de 1.4 atmosferas). Este ambiente genera que el oxígeno respirado se disuelva más en el plasma, entre mejor a las células y a todos los tejidos y, de esta manera, pueda llegar a las zonas del cuerpo donde está faltando. Esto es muy beneficioso en pacientes que presentan neumonía hipoxémica severa por COVID, que pueden tener problemas de desaturación, es decir, que presentan bajos valores de oxígeno en sangre (hipoxemia). Si el cuadro avanza, con el paso del tiempo, se puede afectar al resto de los órganos, produciéndose una falla multiorgánica por falta de oxígeno en los tejidos y mayor inflamación.

¿Cómo funciona en estos pacientes?

Al llevar oxígeno a las células y a los tejidos, la Oxigenación Hiperbárica aumenta la producción de energía por las células, repara el estrés oxidativo, mejora la inmunidad y regula la inflamación. Esto último ocurre porque baja las interleucinas, que son los mediadores de la inflamación que están elevados en los pacientes COVID positivo. De esta manera, la Oxigenación Hiperbárica regula los procesos inflamatorios, inmunológicos, circulatorios y mejora la oxigenación. Al ser sometidos a esta terapia, los pacientes con neumonía severa por COVID mejoran sus niveles de oxígeno en sangre y todos estos parámetros permiten acelerar el proceso de recuperación y, en varios casos, evitar que esos pacientes lleguen a necesitar un respirador.

¿Puede usarse en casos más leves?

En trabajos realizados a nivel mundial también se ha visto que algunos pacientes con COVID más leve se pueden beneficiar con esta terapia ya que mejora los procesos inflamatorios, inmunológicos, y evita que el proceso avance. En términos generales, los beneficios de la Oxigenación Hiperbárica están relacionados con el aumento de oxígeno en los tejidos y las células y, a partir de ahí, mejorar la inmunidad y las defensas, reducir la inflamación, combatir el estrés oxidativo y el daño a las células, y acelerar los tiempos de recuperación.

¿Qué otras indicaciones tiene esta terapia?

La Terapia de Oxigenación Hiperbárica existe en el mundo hace más de 200 años, y más de 60 en Argentina. Tiene amplias indicaciones en diferentes patologías en forma complementaria. Entre ellas podemos nombrar las heridas graves, las úlceras, el pie de diabético, el dolor crónico, la artritis, la artrosis y otros procesos inflamatorios, las enfermedades neurodegenerativas que cursan con trastornos circulatorios cerebrales (isquemias, ACV), las quemaduras, los traumatismos, las fibromialgias. Es decir, puede indicarse en todo proceso en donde haya falta de oxígeno en los tejidos, dolor e inflamación.

Se utiliza también como complemento de la radioterapia para evitar que aumenten los daños en la zona irradiada y los efectos adversos de este tratamiento que se usa para el cáncer, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

Además, se usa en medicina del deporte para mejorar el rendimiento, reducir el riesgo de lesiones, y acelerar los procesos de cicatrización de todo tipo de heridas.

¿En qué hospitales se está probando esta terapia actualmente?

Actualmente, la Oxigenación Hiperbárica se está probando en pacientes COVID positivo en el Hospital Muñiz, el Hospital Santojanni y el Hospital Central de San Isidro. En estos tres hospitales se instalaron cámaras hiperbáricas en el mes de mayo del año pasado y se empezó a armar un protocolo de tratamiento coordinado por la AAMHI para demostrar su uso en revertir la hipoxemia severa en pacientes con neumonía hipoxémica severa por COVID. Los resultados fueron muy buenos y este trabajo está próximo a publicarse.

Pero esta terapia no solo se está implementando en pacientes COVID positivo en los lugares donde están instaladas estas cámaras; sino también se está utilizando en los pacientes post-COVID para aquellos que quedan con baja energía, fatiga, inflamación pulmonar, trastornos neurológicos de coordinación y falta de concentración, e inflamación cardíaca. 

¿Cuáles son los resultados obtenidos hasta ahora?

Los resultados son muy alentadores y los pacientes tienen una muy rápida recuperación luego de las sesiones. Hemos observado que los pacientes entraban a la cámara hiperbárica con saturaciones de oxígeno muy bajas (cercanas a los 84, 85, 88), y luego de cada sesión salían con mejor saturación y la recuperación de esos pacientes se veía reflejada en 5 ó 7 días aproximadamente con el uso diario de la cámara hiperbárica.

Actualmente ya se cerró el protocolo de investigación y ahora se indica la Oxigenación Hiperbárica como tratamiento. Por otro lado, a nivel mundial hay miles de pacientes tratados y muchos trabajos científicos que se realizaron demostrando los beneficios de la Oxigenación Hiperbárica en esta nueva patología.

¿Puede producir efectos no deseados?

Esta terapia no presenta efectos adversos ya que se basa en la fisiología del oxígeno, es decir, la manera de llevar oxígeno a las células para revitalizar sus funciones.

¿Cuánto duran las sesiones y cada cuánto se realizan?

Para los pacientes COVID se realiza una sesión diaria de 90 minutos, y se les controla la saturación de oxígeno antes y después de la sesión. También se les hace una tomografía de pulmón pre y post la cantidad de sesiones indicadas, y se ve la mejoría no solo en la imagen sino también en la clínica del paciente y en los niveles de saturación diarios. Pacientes que ingresan con saturaciones muy bajas, con riesgo de tener que ingresar a la asistencia respiratoria mecánica, en 5 ó 7 días de sesiones de cámara hiperbárica diarias, vuelven a saturar por arriba de 93. Es decir, salen de la hipoxemia y del riesgo de la falta de oxígeno. Esto, a su vez, beneficia la recuperación de todos los órganos y evita lo que llamamos la falla multiorgánica por falta de oxígeno en el resto del organismo.

¿Cómo es la cámara donde se realiza el tratamiento?

El paciente entra a la cámara respirando oxigeno cercano al 100% a través de una máscara con reservorio. La cámara se cierra por completo y se presuriza el ambiente a 1.45 atmosferas. Esa presurización es la que permite que el oxígeno que está respirando el paciente se diluya en el plasma e ingrese a las células en mayor cantidad de lo que haría habitualmente. Para pacientes con neumonía hipoxemica severa por COVID se indica una sesión por día de 90 minutos. El promedio de sesiones para estos pacientes es de entre 5 y 10 sesiones diarias.