UNA INQUIETUD MUY FRECUENTE EN LAS MADRES

¿Puedo seguir amamantando si tengo COVID?

Un reciente informe de la Sociedad Argentina de Pediatría apoya la lactancia materna en mujeres con coronavirus que deseen hacerlo. También recomienda seguir dando el pecho si la mamá recibió la vacuna.

Por
Escrito en SALUD el

La lactancia puede ser para muchas mujeres un período de dudas, en especial, cuando contraen alguna enfermedad o deben tomar algún medicamento, por los posibles efectos que pueden causar en el bebé a través de la leche. Y estas dudas suelen ser aún más frecuentes en tiempos de pandemia.

Para llevarles tranquilidad, un reciente documento elaborado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) apoya la lactancia materna tanto en mujeres COVID positivas como en madres sin infección pero que hayan recibido o estén por recibir la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Estas conclusiones surgen de una exhaustiva revisión sistemática de 50 estudios, y de la que se pudo determinar que la presencia del genoma del SARS-CoV-2 en la leche materna es poco común (5% de los casos) y que el recién nacido cursa la infección en forma asintomática o con síntomas leves que no contrarrestan la batería de beneficios que provee la lactancia. 

Leche bendita

Del informe de la SAP se desprende que 8 de cada 10 mujeres con COVID (o sea, el 83%) presentan alta presencia de anticuerpos contra el coronavirus en la leche materna.

Otro estudio que formó parte de los datos analizados para la elaboración del documento, fue un relevamiento sobre el manejo de los recién nacidos de madres COVID positivas realizado en 91 instituciones en Argentina, entre cuyas conclusiones se evidenció una gran coincidencia en las indicaciones a favor de la lactancia. El trabajo, que consistió en una encuesta a los profesionales de salud, mostró que 7 de cada 10 (70%) recomendaron la puesta al pecho con medidas de protección, un 23%, la administración de la leche de la madre mediante mamadera y solo un 7%, recurrió a las leches de fórmula. En el 90% de las instituciones, médicos y enfermeros refirieron involucrar a la madre en la toma de la decisión acerca de la alimentación de su hijo.

“Pese a todas las dudas que nos presenta la pandemia y la escasa información científica basada en evidencia con la que contamos, es contundente el consenso médico general de seguir recomendando la lactancia, decisiones que fueron precedidas del análisis de los datos disponibles y el conocimiento de los beneficios de la leche humana, destacándose también que se haya consensuado con las pacientes y respetado sus propias decisiones”, sostuvo la doctora Roxana Conti (MN 103.443) médica pediatra y neonatóloga, integrante del Comité Nacional de Lactancia de la SAP.

Madres vacunadas

Respecto de la lactancia en mujeres sanas expuestas a la vacunación contra el COVID-19, el trabajo de la SAP establece que se recomienda promover el inicio o la continuación de la lactancia materna.

Si bien no se cuenta con mucha información porque todos los estudios de investigación realizados hasta ahora excluyeron a la población de niños, embarazadas y puérperas lactando, la doctora Lucrecia Bossi (MN 106.410), pediatra y neonatóloga, Secretaria del CEFEN, aclara que  “como las vacunas en estudio son vacunas que no contienen virus replicativos, es poco probable que representen un riesgo para el niño que amamanta. Se considera que los riesgos virtuales desconocidos deben sopesarse contra el beneficio potencial de la protección neonatal contra la infección, a través de la transferencia pasiva de anticuerpos de la leche materna. La propia OMS recomienda no suspender la lactancia materna después de la vacunación”.

Para la Dra. Elizabeth Bogdanowicz (MN 66.915), médica infectóloga pediatra del Comité de Infectología de la SAP, “la decisión de vacunar contra el SARS-CoV-2 a mujeres en periodo de lactancia debe tener en cuenta el tipo de actividad laboral de esa mujer; si presenta o no otras enfermedades asociadas (enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas, diabetes y afecciones oncológicas, entre otras); las características de las vacunas; la disponibilidad de las mismas y la aprobación del paciente: siempre es importante consensuar con las mamás y dejarlo asentado”.

El trabajo de la SAP coincide con lo establecido por el Ministerio de Salud de la Nación con relación a la posibilidad de inocular con la vacuna Sputnik V a mujeres en período de lactancia cuando presenten un riesgo de exposición alto a la infección por SARS-CoV-2 y que éste no pueda evitarse, o que tengan enfermedades subyacentes que las incluyan dentro de los grupos de riesgo elevado de complicaciones graves y/o muerte por COVID-19. No obstante, “esta recomendación aplica también para las otras vacunas con las que se están estableciendo convenios para su disponibilidad en la Argentina”, agregó la doctora Bogdanowicz.

Sin relajarse

“Es importante recordar que si bien la vacunación es una instancia muy importante en el control de la pandemia, sigue siendo imprescindible aplicar todas las otras medidas para mitigar la transmisión del virus, como el distanciamiento social, el uso de barbijos y el testeo difundido con reconocimiento y aislamiento de los contactos estrechos”, concluyó la Dra. Bogdanowicz.